Imprimir

Design

Santos-Dumont

Exposición en São Paulo muestra talento poco conocido del inventor

En este año del centenario del vuelo del 14-Bis, Alberto Santos-Dumont es protagonista de una exposición que muestra un lado aún poco conocido del inventor genial. El artista plástico Guto Lacaz trató de mostrar un talento del brasileño volador que, para el ojo del artista, es obvio. Santos-Dumont es uno de los pioneros del design de producto, afirma Lacaz. Él proyectó, construyó y piloteó 22 aeronaves siempre procurando el mejor diseño para conseguir el mejor desempeño de cada balón y avión. Para mostrar más esa faceta de  pionero, el artista montó Santos=Dumont Designer en el Museo de la Casa Brasileña, en São Paulo, con reproducciones de balones, aviones, hangar, diseños y maquetas de la casa de Petrópolis, entre otros proyectos. Todos tienen la marca de la osadía del inventor.

Lacaz dio solución a un interés que tuvo su inicio al leer Mis balones, de Santos-Dumont, hace casi 20 años. Como tantos brasileños, en la época el artista creia que el 14-Bis era su única creación. Comenzó a coleccionar informaciones y fotos de todo lo que se refería a él. En 1998 dio la clase inaugural de historia del Design en la Facultad de Artes Plásticas de la Fundación Armando Álvares Penteado (FAAP), con el tema Santos-Dumont designer, a invitación de Adélia Borges, profesora de la disciplina. Fue ella quien lo convidó a concebir y montar la exposición en el Museo de la Casa Brasileña aún en 2003, cuando asumió la dirección de esa institución especializada en diseño.

Lacaz trató de garantizar una buena retaguardia para ser fiel a Santos-Dumont. Fernando Martini Catalano, especialista en aerodinámica y profesor de ingeniería mecánica de la Universidad de São Paulo en São Carlos, y Henrique Lins de Barros, físico del Centro Brasileño de Investigaciones Físicas (CBPF), de Río de Janeiro, prestaron asesoría. Fueron contratados maquetistas y la exposición se hizo con el patrocinio de la Aço Villares. Todo el trabajo resultó en una clase sobre la originalidad de Santos-Dumont  en especial cuando se queda sabiendo que en cada proyecto hecho por él había siempre alguna innovación tecnológica. Podía ser un timón mayor, un nuevo formato de balón, un motor adaptado a la nacela (cesta) del dirigible o diseños originales para un nuevo avión.

Contribuciones
En la sala central del museo hay túneles de viento donde modelos en escala del 14-Bis y del Demoiselle vuelan literalmente. Una Torre Eiffel estilizada con el balón nº 6 recuerda el premio que el brasileño ganó al probar la capacidad dirigible de los balones, en 1901. Hay otras aeronaves reproducidas en escala y hasta la recreación del Campo de Bagatelle, de París, en los jardines del museo. Allí son realizadas demostraciones mecánicas de los vuelos del 14-Bis, con modelos. En una de las salas fue montada la maqueta de un hangar con otra creación suya: la puerta de correr, que exigía una fuerza mucho menor para ser abierta. Otras contribuciones de Santos-Dumont son una ducha original, en verdad, un balde con huecos, colgado arriba de la cabeza donde se mezclaban el agua fría y la caliente, esta calentada con alcohol. La Encantada, casa del inventor construida por él en Petrópolis, aparece detallada en otra curiosa maqueta abierta. La exposición va hasta el 16 de julio. Más informaciones están disponibles en www.santosdumontdesigner.com.br

Fue el interés común de Lacaz y Adélia lo que llevó a la exposición de la obra de Santos-Dumont como un grande designer. ?El conocimiento de mecánica, de tecnología y de materiales que él habilitaba para materializar la solución para sus necesidades y oportunidades en objetos o mecanismos perfectamente originales?, escribió ella en el catálogo. Un raro sentido de elegancia, a su vez, le permitía a él ir más allá de la practicidad para distinguirse por el apuro de las formas.

Design es solución, dice Guto Lacaz. Los nuevos diseños de balones y aviones que Santos-Dumont hacía eran para resolver problemas. Él obtenía mucho éxito porque las soluciones eran siempre muy simple y correctas.El físico Henrique Lins de Barros, uno de los mayores estudiosos del aviador, confirma esa sagacidad tecnológica que llevaba con frecuencia a proyectos exitosos. Santos-Dumont salió del balón para el avión, el 14-Bis, sin pasar por el planador. fue el único que lo consiguió, dice Barros.

Lacaz considera al 14-Bis algo excéntrico dentro de la obra del inventor. Para él, parecía extraño imaginar el 14-Bis volando por el lado erróneo, y no como se vuela hoy. Siempre tuve dudas de si él era realmente bonito, cuenta. Pero, al ver en el aire la réplica hecha por el piloto Alan Calassa, de Caldas Nuevas (GO), el artista no tuvo más duda: Quedé convencido de que el 14-Bis vuela lindamente, con suavidad. El proyecto más emblemático que refuerza la idea de que Santos-Dumont fue un pionero del design de producto es el Demoiselle, un ultraligero muy copiado. Él publicó el proyecto en la revista Popular Mechanics en 1910 y más de 200 unidades fueron construidas por pequeñas empresas o particulares  situación ilustrada con miniaturas en formación en el cielo escenográfico de una de las salas de la exposición , lo que lo torna el primer avión a ser producido en serie. Es el modelo que realmente va a influenciar la aeronáutica.