Imprimir

Odontología

Innovación dental

Grupos académicos originan tres empresas que producen material para odontólogos

Odonto2Miguel BoyayanEl dolor en el arco dental provocado por líquidos o alimentos calientes o fríos es un problema recurrente en todo el mundo, conocido entre los odontólogos como hipersensibilidad de la dentina, un tejido vivo ligado al nervio por microtubos que queda expuesto cuando el esmalte del diente presenta fallas debido al desgaste natural o por factores relacionados con dietas ácidas, reflujo estomacal o retracción de las encías. El tratamiento realizado por los odontólogos contará a la brevedad con un nuevo aliado al lanzarse un material que promete combatir el dolor local mediante la reconstitución de la dentina. La empresa Vitrovita Bio, que se encuentra en proceso de formación por parte de un grupo de investigadores de la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar) producirá el Biosilicato, nombre dado al producto registrado por la empresa. Es un compuesto bioactivo, formado por silicio, sodio, potasio, calcio y fósforo, en forma de polvo, y capaz de unirse al esmalte dental. Es una de las tres empresas formadas a partir de proyectos formulados en dos universidades paulistas.

Las otras dos son ProtMat Materiais Avançados, instalada en la Incubadora para Innovación y Emprendimiento (Inove) en la localidad de Guaratinguetá, interior paulista, especializada en la fabricación de bloques cerámicos utilizados en la producción de prótesis dentales en el marco de un proyecto originado en la Escuela de Ingeniería de Lorena, perteneciente a la Universidad de São Paulo (USP), y Binderware, otra spin-off de la UFSCar y de la USP cuyo foco está puesto en la producción de un cemento reparador para aplicación en endodoncia, la especialidad de la odontología relacionada con las enfermedades de la pulpa y nervios dentales.

El Biosilicato de Vitrovita es un material que se deposita en la abertura de los microtubos de la dentina, formando una capa aislante frente a los fluidos calientes o helados hasta el nervio, que era la situación que provocara hipersensibilidad. La gran ventaja de este nuevo material en comparación con los utilizados en los tratamientos convencionales es su capacidad de reaccionar fijándose al esmalte dental, posibilitando un tratamiento rápido y de larga duración. “Pocos minutos después de su aplicación, el Biosilicato induce la formación en el lugar de una capa de hidroxiapatita, una sustancia que posee la misma composición química y estructura del tejido mineral de los dientes y huesos”, expresa el ingeniero de materiales Edgar Dutra Zanotto, profesor del Laboratorio de Materiales Vítreos del Departamento de Ingeniería de Materiales de la UFSCar y uno de los socios de la empresa. El Biosilicato no presenta ningún efecto tóxico y, según Zanotto, puede utilizarse también para la remineralización del esmalte luego del tratamiento de clarificación dentaria, recomposición de masa ósea en la periodoncia (tratamientos gingivales o de encías) y protección pulpar, en los casos de nervio expuesto.

Los estudios que originaron el Biosilicato se iniciaron en 2001 y formaron parte de la tesina de maestría del ingeniero de materiales Christian Ravagnani, socio de Vitrovita, orientado por Zanotto y por el profesor Oscar Peitl. También participaron del proyecto investigadores de la Facultad de Odontología y Ciencias farmacéuticas de la USP de Ribeirão Preto. El desarrollo contó con financiación por parte de los programas Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (Pipe) y Apoyo a la Propiedad Intelectual, ambos pertenecientes a la FAPESP.

Odonto1Miguel BoyayanBarrera mineral
También con sede en São Carlos, Binderware espera sacar al mercado este mismo año el cemento reparador denominado aluminoso, desarrollado bajo la coordinación del profesor Victor Carlos Pandolfelli, de la UFSCar. El producto, que cuenta con licencia de patente por parte de la universidad, fue bautizado con el nombre de EndoBinder. Está conformado por un compuesto en base de cemento de aluminato de calcio (óxidos de aluminio y calcio) de alta pureza, mezclado con aditivos que permiten aplicaciones en zonas de endodoncia. “Hasta el momento, nuestro cemento ha sido utilizado con éxito en tres casos clínicos: tratamientos de perforaciones de las paredes del canal de la raíz del diente, obturación de la punta de la raíz dentaria y como sellador en cuadros en que el diente pasa a ser absorbido por el propio organismo. En ese caso, el cemento configura una barrera de protección en la región de absorción”, explica el ingeniero Hebert Rosetto, uno de los socios de Binderware.

“El EndoBinder es un agregado mineral que representa una nueva generación de ese tipo de material”, dice la ingeniera Tathiana Moreira, directora de Binderware. Según ella, el producto presenta menor tiempo de endurecimiento que el material utilizado en el tratamiento convencional, su coloración es naturalmente blanca, similar a la de la estructura dental, cuenta con porosidad reducida y posee buena resistencia a la compresión. La empresa comenzó a operar a inicios del año pasado en la incubadora ParqTec, de São Carlos, y en diciembre último se instaló en una sede propia.

Creada en diciembre de 2007, ProtMat espera el aval de la Anvisa para la comercialización de sus bloques cerámicos utilizados para la fabricación de pilares intermedios y prótesis dentales.  Los pilares son los conectores entre los implantes – las clavijas insertas en el hueso- y la prótesis. Los materiales cerámicos escogidos poseen compuestos de zirconia estabilizado con itria o alúmina (óxido de aluminio). La zirconia es una cerámica sintética fabricada a partir del mineral zirconita o zircón. “La zirconia estabilizada con itria es una de las cerámicas que presenta mayor resistencia a la fractura. Además, posee buenas características para su aplicación como componente de prótesis dentarias, buena adhesión con otras cerámicas de recubrimiento de prótesis, porcelanas y translucidez excelente”, destaca el ingeniero Claudinei dos Santos, profesor del programa de posgrado de la Escuela de Ingeniería de Lorena, en la USP y socio de ProtMat junto con el profesor Carlos Elias, del Instituto Militar de Ingeniería (IME), de Río de Janeiro.

El desarrollo de ese nuevo material cerámico ocurrió en el marco del proyecto Jóvenes Investigadores, de la FAPESP, finalizado en septiembre de 2008. “El objetivo del proyecto residía en crear en el país pilares intermedios de material cerámico para ser utilizados en sistemas de implantes dentales”, explica Santos. “Esos pilares son usualmente metálicos, lo que trae aparejado la reducción de la calidad estética de las prótesis, pues se oscurecen al ser observadas al trasluz. La idea fue sustituir esos pilares metálicos por cerámicas de alta resistencia mecánica que tuviesen buena apariencia. Creamos, entonces, los bloques cerámicos de zirconia que son tallados  y transformados en pilares o en las propias prótesis”.

A partir de las imágenes digitalizadas del modelo de un diente, por ejemplo, un software determina todos los parámetros necesarios para la fabricación de la pieza. “Nuestra empresa verificó que en un futuro próximo varios centros de fabricación protéticos se instalarán en Brasil. Siendo así, podremos proveer materiales cerámicos con propiedades mecánicas y precios competitivos para abastecer el consumo de esos centros”, expresa Santos.

Los Proyectos
1. Desarrollo y caracterización de pilares cerámicos biocompatibles en base a compuestos ZrO2-Al2O3 (nº 04/13523-2); Modalidade Programa Jóvenes Investigadores; CoordinadorClaudinei dos Santos – USP; Inversión R$ 233.935,00 y U$S 1.280,00 (FAPESP)
2. Desarrollo de un proceso optimizado y económicamente viable para la producción de biosilicato para el tratamiento de la hipersensibilidad dentaria (nº 04/07435-3); Modalidade Investigación Innovadora en la Pequeña y Micro Empresa (Pipe); Coordinador Christian Ravagnani – Vitrovita; Inversión R$ 416.231,85 y U$S 121,64 (FAPESP)

Republicar