Imprimir

Historia de la fapesp

FAPESP 50° Aniversario

Rumbo al cincuentenario

eduardo cesarAlckmin y Lafer (en el centro), en el auditorio Carvalho Pintoeduardo cesar

La FAPESP inauguró los festejos por sus 50 años, que se cumplen en mayo de 2012, en gran estilo. Durante un evento que contó con la presencia del gobernador de São Paulo, Geraldo Alckmin, la Fundación reinauguró el día 23 de mayo su auditorio en São Paulo, que pasó a denominarse Gobernador Carlos Alberto de Carvalho Pinto (1919-1987), en homenaje al líder político que dirigió al estado de São Paulo entre 1959 y 1963 y fue responsable por el decreto de creación de la FAPESP, firmado el 23 de mayo de 1962. Durante la ceremonia se anunciaron inversiones por 182,6 millones de reales en dos modalidades del Programa  de Apoyo a la Infraestructura de Investigación: la de Equipamientos Multiusuarios y la de Museos, Centros Receptores de Informaciones y Documentos y de Colecciones Biológicas. Otro anuncio importante lo constituyó el lanzamiento de un nuevo pliego del programa Centros de Investigación, Innovación y Difusión  (Cepid). Se destinarán alrededor de 495 millones de reales, durante los próximos 11 años, a la puesta en marcha de 15 centros de investigación de categoría internacional.

El presidente de la FAPESP, Celso Lafer, recordó los comienzos de la Fundación y destacó la figura del ex gobernador Carvalho Pinto. El homenaje es muy merecido, afirmó Lafer, recordando que la creación de la Fundación, prevista por la Constitución estadual de 1947, fue incluida por Carvalho Pinto en su Plan de Acción. Fue una iniciativa suya el proyecto que se transformó en la ley que autorizó al Ejecutivo a instituir la FAPESP, y así lo hizo efectivamente mediante el decreto 40.132, del 23 de mayo de 1962, dijo Lafer. Durante la ceremonia se descubrieron dos placas en homenaje a Carvalho Pinto, ante la presencia de su hija, Lia de Carvalho Pinto Lang.

Según Celso Lafer, las directivas expresadas en los estatutos de la Fundación, establecidos en 1962, se mantienen en vigor y revisten plena actualidad. Esas directivas, dijo el presidente, establecían que la FAPESP debería apoyar la investigación, y no hacer investigación, que debería proveer los elementos de orientación y apoyo financiero, sin interferir con la personalidad del investigador o de la institución y que no cabían restricciones en cuanto al género de la investigación realizada. Los estatutos determinan, también, el reconocimiento de la interdependencia entre la investigación básica y la investigación aplicada, la limitación de los recursos administrativos a un techo del 5% del presupuesto de la Fundación, la republicana rendición de cuentas y el esfuerzo por la objetividad e imparcialidad en la evaluación de las solicitudes presentadas, mediante el análisis por parte de pares, lo cual encaminó la integración de la comunidad académica en el proceso decisorio de la FAPESP, aseveró Lafer. También destacó el rol de los diputados constituyentes estaduales de 1989, que ampliaron del 0,5% al 1% el porcentaje de la recaudación de impuestos destinado a la FAPESP e agregaron la directriz de desarrollo tecnológico a la misión de la Fundación. En 2010, la FAPESP desembolsó 780,3 millones de reales para apoyo a la investigación, siendo un 36% para la formación y perfeccionamiento de recursos humanos, mediante la concesión de becas, y 64% para el apoyo directo a la investigación.

El director científico de la FAPESP, Carlos Henrique de Brito Cruz, le presentó al gobernador Alckmin datos sobre la Fundación, destacando la importancia de las nuevas inversiones anunciadas. Se destinarán 159 millones de reales a la compra de 251 equipamientos científicos en el marco de 118 proyectos aprobados en el Programa Equipamientos Multiusuarios (EMU). Uno de los objetivos del llamado a la presentación de proyectos, divulgado en 2009, consistió en equiparar los laboratorios de las instituciones de investigación del estado con los más modernos del mundo. Esos laboratorios centralizados se encuentran provistos de instrumentos sofisticados y la intención es que los utilicen investigadores de otras instituciones, e incluso, de otros estados y países, mencionó Brito Cruz. La lista aprobada de instrumentos se encuentra publicada en el sitio.

Conceptos innovadores
El Programa de Apoyo a la Infraestructura de Museos, Centros Receptores de Informaciones y Documentos y de Colecciones Biológicas contará con inversiones del orden de los 23,5 millones de reales para el desarrollo y la implementación de 40 proyectos seleccionados, que proponen conceptos innovadores para el almacenado, la organización y el acceso de los archivos. Los proyectos aprobados prevén la adecuación de las instalaciones, la informatización y la accesibilidad de los archivos del Museo de Zoología de la Universidad de São Paulo y del Instituto Butantan, la modernización del Archivo Público del Estado, la reorganización de los sistemas en la Pinacoteca del Estado de São Paulo, el acceso online para la Colección Anita Malfatti y la organización completa del archivo del Instituto Lina Bo y P. M. Bardi.

También se anunció la apertura del segundo llamado del Programa Centros de Investigación, Innovación y Difusión (Cepid), para la selección de hasta 15 propuestas. Tales centros tienen un enfoque multidisciplinario sobre diferentes áreas del conocimiento y su objetivo es desarrollar investigación básica, investigación orientada hacia la transferencia de tecnologías y actividades educativas y de difusión del conocimiento. Cada Cepid podrá recibir hasta 4 millones de reales anuales durante un período inicial de cinco años, renovable por otros dos períodos de tres años. El plazo para la presentación de las propuestas se extenderá hasta el 15 de agosto. En el año 2000, el programa aprobó la creación de 11 centros en las áreas de investigación y tratamiento del cáncer, óptica y fotónica, estudios de la metrópolis y de la violencia, sueño, genoma humano, terapia celular, desarrollo de materiales cerámicos, biología molecular estructural y toxinología. Estos centros podrán competir en la nueva convocatoria. Los Cepid, compuestos por equipos de investigación altamente calificados, se dedican a proyectos novedosos que dependen de un largo período de maduración, dijo el director científico de la FAPESP.

Brito Cruz destacó que las inversiones públicas en investigación en el estado de São Paulo provienen mayoritariamente de recursos estaduales (un 62%) en comparación con los recursos federales (un 38%). Ello revela el esfuerzo del gobierno estadual por garantizar recursos constantes para ciencia y tecnología, afirmó. El director enumeró proyectos apoyados por la FAPESP que tuvieron mención en importantes revistas científicas internacionales y dejó claro que la Fundación, además de invertir en investigaciones aplicadas que desarrollan nuevas tecnologías y curan enfermedades, también patrocina el avance del conocimiento en ciencia básica, que es el que hace más sabia a la humanidad.

En su discurso, el gobernador Geraldo Alckmin puso de relieve la producción científica del estado de São Paulo, que invierte el 1,64% de su PIB en Investigación y Desarrollo (I&D) y produce el 52% de la ciencia nacional, medida por el número de artículos publicados en revistas indexadas. La FAPESP es democrática en sus orígenes y en sus prácticas, ya que fue concebida en el clima democrático que siguió al Estado Novo. También es una institución de punta, que conjuga el saber especulativo con el desarrollo tecnológico, y sólida, gracias al flujo continuo de recursos administrados con rigurosidad y eficiencia, afirmó. El pueblo de São Paulo cuenta con la FAPESP para mantener al estado a la vanguardia de la ciencia y la tecnología.

Republicar