Imprimir PDF

Editorial | 50 años FAPESP

Para contar una historia ejemplar

La planificación de esta edición especial de Pesquisa FAPESP se orientó enteramente por una concepción que maduró en el marco de una reunión del Consejo Técnico Administrativo (CTA) de la Fundación, desarrollada durante el segundo semestre de 2011, cuando se discutían algunos detalles de las celebraciones de los 50 años de la institución, que se cumplieron el 23 de mayo de 2012.  Estaban allí presentes el presidente de la FAPESP, Celso Lafer, y los integrantes del Consejo, es decir, el entonces director presidente, Ricardo Renzo Brentani (fallecido el 29 de noviembre y reemplazado en febrero de este año por José Arana Varela), el director científico, Carlos Henrique de Brito Cruz, y el director administrativo, Joaquim de Camargo Engler. De acuerdo con esa concepción, la edición especial debería contar con 50 reportajes relativos a 50 proyectos apoyados por la Fundación a lo largo de su historia, escogidos por ser representativos del éxito del accionar de la FAPESP en la construcción del conocimiento científico en todas las áreas.

Como paso siguiente, el director científico y sus coordinadores adjuntos tendrían la nada fácil tarea de decidir acerca de los 50 proyectos que, con base en una lista de 100 elaborada por el equipo de la revista, serían efectivamente seleccionados para figurar en la edición especial. Se debería considerar en dicha selección la misma proporcionalidad entre las instituciones de origen de los proyectos que se tienen en cuenta de hecho en la distribución del apoyo de la FAPESP, por mérito, ante las propuestas que le llegan.

A decir verdad, éste era tan sólo el comienzo del trabajo que esta edición requeriría de los asesores, todos integrantes del comité científico de Pesquisa FAPESP, junto a los tres directores de la Fundación. Hasta el cierre final de los archivos que se enviarían a imprenta, el pasado 22 de mayo, ellos no cesaron de recibir –y atender siempre– los innumerables requerimientos de los periodistas que elaboraban los reportajes en busca de información, entrevistas, datos, sugerencias de artículos científicos y, posteriormente, de lecturas críticas, para despejar dudas o para recabar ideas para la elaboración de complejas infografías. Nombrarlos acá, por lo tanto, con los agradecimientos del equipo de la revista, resulta indispensable, y para eso mantengo el orden en que sus nombres aparecen en calidad de “comité científico” en el staff de la revista. Son ellos: Luiz Henrique Lopes dos Santos (presidente), Cylon Gonçalves da Silva, Francisco Antônio Bezerra Coutinho, João Furtado, José Roberto Parra, Luís Augusto Barbosa Cortez, Luís Fernandez Lopez, Marie-Anne Van Sluys, Mario José Abdalla Saad, Paula Montero, Sérgio Queiroz, Wagner do Amaral y Walter Colli. Vale aprovechar la oportunidad para reiterarles a los lectores que Pesquisa FAPESP resulta siempre de un trabajo de cooperación intensa y creativa entre investigadores, nuestras fuentes principales, y periodistas, mediadores de la información, para lograr textos lo más claros posibles sobre la producción científica más relevante de este país. Y no fue distinto para esta edición.

Cabe por último referirme aquí, al enorme trabajo periodístico y de arte movilizado por esta edición especial. En primer lugar, es necesario recordar que todo se concretó en el marco de una estrecha cooperación con la gerencia de comunicación de la Fundación, con Graça Mascarenhas al frente, a quien desde enero le solicitamos información, datos, textos e imágenes ininterrumpidamente, que nos llegaron siempre con gran eficiencia. Y también contamos con el apoyo diario del consultor de comunicación de la FAPESP, Carlos Eduardo Lins da Silva, quien además nos aportó un sinnúmero de excelentes ideas para perfeccionar la calidad del producto. Para terminar, es necesario señalar que fue sumamente gratificante, y efectivamente placentero, liderar un buen equipo formado por los mejores periodistas brasileños de ciencia, entre los que forman parte del equipo regular de Pesquisa FAPESP y los colaboradores de otros medios que convocamos para componer esta voluminosa edición: no los nombro ahora porque son muchos, pero sus nombres figuran en la firma de cada texto al que se abocaron. Destaco el trabajo excelente de Carlos Fioravanti como asistente directo en esta tarea y, en arte, el hermoso trabajo de la diseñadora Mayumi Okuyama, quien ya fuera editora de arte de la revista y a la cual fui a buscar para esta misión especial. Me explico: esta edición iba siendo preparada mientras seguía adelante el proceso normal de elaboración de las ediciones regulares de la revista, por lo tanto, era crucial valerse de recursos externos. Esperamos que la edición especial de la revista destinada a celebrar los 50 años de la FAPESP se mantenga duraderamente en carácter de testimonio vivo e impreso de cómo esta Fundación ha contribuido al avance del conocimiento en sus 50 años de existencia.

 

Republicar