Imprimir

zoología

En los pantanos del Alto Tietê

Una nueva especie de ave es la primera que habita exclusivamente en áreas del estado de São Paulo

Hembra del hormiguerito de São Paulo (Formicivora paludicola)

Bruno RennóHembra del hormiguerito de São Paulo (Formicivora paludicola)Bruno Rennó

Dos docenas de pequeños marjales situados en las cabeceras de los ríos Tietê y Paraíba do Sul, a una distancia entre 50 y 100 kilómetros de la ciudad de São Paulo, son el único hábitat conocido de la primera especie de ave que vive exclusivamente en el estado de São Paulo, la Formicivora paludicola. No hay registros de ejemplares del hormiguerito paulista o bicudinho-do-brejo-paulista ‒los nombres populares de la especie‒ en ningún otro fragmento de bosque atlántico preservado del país. Esa especie fue descrita por investigadores en la edición de diciembre de la Revista Brasileira de Ornitologia. “Las aves endémicas de un estado son raras”, afirma Luís Fábio Silveira, del MZ-USP, uno de los autores del trabajo. “La naturaleza no respeta las fronteras políticas creadas por el hombre”. Los hormigueritos viven generalmente en pareja, un macho y una hembra, y tienen una autonomía de vuelo limitada, que alcanza tan sólo 25 metros. Nunca abandonan el ambiente pantanoso, donde saltan de una a otra hoja y tallo de las totoras, unas plantas típicas de los pantanos y vegas.

El hallazgo de una nueva especie de ave, el grupo de animales más estudiado de la biología, en el sector oriental de la mayor área metropolitana del país, constituyó una gran sorpresa. Con 11 centímetros (cm) de longitud y un peso promedio de 9 gramos, el frágil hormiguerito, que se alimenta de insectos, vive en los estratos medios de la vegetación en pantanos aislados que se encuentran en el territorio de los municipios de Mogi das Cruzes, Salesópolis, Biritiba-Mirim, São José dos Campos y Guararema. Esos humedales se encuentran en las cabeceras de los dos ríos citados, en alturas entre 600 y 760 metros por encima del nivel del mar. La nueva ave pertenece a la familia Thamnophilidae, que agrupa 226 especies (tiluchíes, hormigueritos, batarás) y 46 géneros. Con la inclusión del hormiguerito de São Paulo, el género Formicivora ahora consta de nueve especies.

Más allá de generar alegría, la identificación del pequeño habitante alado de los marjales de la región de Mogi das Cruzes también es motivo de preocupación. El hormiguerito paulista corre serio riesgo de desaparición en breve. Apenas se lo descubrió y ya puede considerárselo “críticamente amenazado de extinción”, la última categoría antes que una especie sea decretada extinta o casi extinguida, de acuerdo con los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, según su sigla en inglés). Estudios llevados a cabo por Silveira y Glaucia Del-Rio, su alumna de maestría, señalan que hubo una enorme contracción de las zonas de humedales que le servían de hábitat al ave, debido a la expansión de los centros urbanos y de las actividades rurales e industriales en el sector oriental del estado de São Paulo. “Estimamos que la población local de hormigueritos hoy se ubica entre 560 y 620 ejemplares”, dice Del-Rio. “Nuestros cálculos indican que el área actual con presencia de esa especie (teniendo en cuenta los pantanos donde fue hallada) es de 1,4 km²”. Una extensión de tierra más de mil veces menor que la ciudad de São Paulo.

Entre 1885 y 1905, según lo registrado en los mapas de la Comisión Geográfica y Geológica del Estado de São Paulo que consultaron Del-Rio y Marco Rêgo, había más de 410 km2 de pantanos y vegas en los alrededores del río Tietê y el Alto Paraíba do Sul, de los cuales, 300 km2 exhibían las características necesarias para cobijar a la especie. “Es casi una certeza que el hormiguerito habitó en la ciudad de São Paulo en un pasado no muy remoto”, dice Silveira.

Una especie hermana
La nueva ave es parecida a su especie hermana, la Formicivora acutirostris, popularmente denominada hormiguerito de Paraná u hormiguerito Marsh, que abunda en la franja costera que se extiende desde el estado de Paraná hasta el norte de Rio Grande do Sul. Pero el hormiguerito de São Paulo presenta diferencias anatómicas y genéticas en relación con su pariente más cercano. Los muslos y el vientre de los machos son negros, de un tono más oscuro que las mismas partes del hormiguerito del sur. Su dorso presenta una tonalidad pardo-grisácea oscura, igualmente distinto del de su especie hermana. La porción superior expuesta de su pico también es menor que la del ave que habita la región meridional. Las hembras de ambas especies presentan similares diferencias en su apariencia. Estudios moleculares indican que el último ancestro común de las dos clases de hormigueritos habría vivido en un período anterior al surgimiento del hombre moderno. “Analizamos el ADN mitocondrial de ambas especies y estimamos que, evolutivamente, ellas se separaron entre 250 mil y 640 mil años atrás”, informa Silveira.

Entre el avistamiento de los dos primeros hormigueritos paulistas y la descripción oficial de la especie, pasaron algo más de nueve años. El primero que observó y registró los sonidos de ejemplares de esa ave fue Dante Renato Corrêa Buzzetti, del Centro de Estudios Ornitológicos, una ONG de São Paulo, uno de los autores del trabajo científico recientemente publicado. El 4 de octubre de 2004, durante una expedición a través de una vasta ciénaga en Mogi das Cruzes, plagada de totoras y otras plantas acuáticas, Buzzetti se topó con una hembra y un adulto joven de los que, en un principio, consideró como ejemplares de F. acutirostris, el hormiguerito del sur. Intrigado por la presencia de esas aves inusitadas para la región, regresó al mismo sitio, al día siguiente, avistó un hormiguerito de vientre negro y capturó dos ejemplares de esos pájaros.

Poco después, Silveira encontró también a esa ave en pantanos del municipio de Biritiba-Mirim. En febrero de 2005 descubrió una población integrada por unos 100 hormigueritos en esa localidad. “El problema era que el área estaba por ser inundada debido a la construcción de una represa”, recuerda el ornitólogo del MZ-USP. “Tuvimos que montar rápidamente un proyecto para sacar a las aves de allá y reintroducirlas en ubicaciones con las mismas características”. Se rescataron setenta y dos hormigueritos y se los reubicó en media docena de marjales de la región. Por eso es que actualmente hay lugares donde la presencia del ave es espontánea, natural, y otros donde se la introdujo (observe el mapa de arriba). Sin embargo, si los humedales del Alto Tietê siguen reduciéndose, el hormiguerito paulista puede desaparecer para siempre.

Proyecto
Distribución, hábitat y tamaño del territorio del hormiguerito de São Paulo (Formicivora sp. nov.) (nº 2011/ 16251-7); Modalidad Beca de Maestría; Investigador responsable Luís Fábio Silveira; Becaria Glaucia Cristina Del-Rio; Inversión R$ 43.360,02 (FAPESP).

Artículo científico
BUZZETTI, D.R.C et al. A new species of Formicivora Swainson, 1824  (Thamnophilidae) from the state of São Paulo, Brazil. Revista Brasileira de Ornitologia. v.21, n. 4, p. 269-91. dic. 2013.

Republish