Imprimir

Buenas prácticas

Giro en Japón

Una investigación acerca de un nuevo método para producir células madre mediante la exposición de células maduras en un medio ácido, denominado pluripotencia desencadenada por estímulo (Stap, según su sigla en inglés), fue objeto de averiguaciones para hallar evidencias de mala conducta científica. El estudio, que fue publicado en enero en la revista Nature, fue liderado por científicos del Centro de Biología del Desarrollo Riken, en Japón, y cobró repercusión en la comunidad científica. La autora principal de la investigación, Haruko Obokat, de 30 años, fue acusada por el comité disciplinario del centro Riken de haber fraguado y manipulado datos en forma intencional. Entre las evidencias del fraude, se citaron notas de laboratorio fragmentadas y sin fecha, así como una imagen que habría sido utilizada con anterioridad en la tesis doctoral de la investigadora. Obokat alega que la imagen fue incluida por error. En una entrevista concedida a la Nature, la investigadora dijo que el juicio fue “inaceptable” y que apelará la decisión en la Justicia. En una nota, Nature informó que no haría comentarios sobre el caso hasta realizar su propia averiguación, analizando las conclusiones de la investigación realizada por la institución japonesa.