Imprimir

Memoria

Los guardianes de la historia

Los institutos históricos y geográficos de São Paulo y de Bahía cumplen 120 años e intentan integrarse al siglo XXI

Una exposición de mapas de municipios bahianos recibe visitantes en 1940. En la actualidad, la mapoteca se encuentra digitalizada

IGHBUna exposición de mapas de municipios bahianos recibe visitantes en 1940. En la actualidad, la mapoteca se encuentra digitalizadaIGHB

Durante el tiempo en que se crearon la mayoría de los institutos históricos y geográficos (IHGs) en Brasil, en el siglo XIX, no había una institución destinada a reunir el conocimiento de la época, estimular el debate cultural y conservar la historia de las ciudades y los estados. Existían algunas facultades de medicina y de derecho y unos pocos museos de historia natural y academias. Los IHGs congregaban a las elites intelectuales y comerciales, que traían y discutían noticias del exterior, presentaban estudios sobre aspectos culturales y científicos y disponían espacios para las colecciones personales de figuras públicas. En 2014, dos de dichos institutos cumplen 120 años: el de Bahía (IGHB), en mayo, y el de São Paulo (IHGSP), en noviembre. Con la actual diversidad de universidades, entidades de protección del patrimonio y centros de memoria y divulgación cultural, se ha vuelto frecuente la indagación acerca de cuál es el rol que estas centenarias instituciones deben desempeñar en el siglo XXI.

“Los institutos deben encarar los desafíos contemporáneos produciendo conocimiento, contribuyendo a su propagación, constituyendo archivos, construyendo memorias e identidades y brindando asesoría en políticas públicas”, dice Arno Wehling, ex rector de la Universidad Gama Filho y presidente del Instituto Histórico y Geográfico Brasileño (IHGB), el primero que se fundó en 1838, en Río de Janeiro. “Pero es necesario tener claro nuestro perfil: somos instituciones académicas distintas a las estrictamente profesionales, como lo son las universidades”. De acuerdo con Wehling, el papel central de los 23 institutos estaduales y 52 municipales consiste en recibir a los docentes, ya sean investigadores universitarios o no, y a ensayistas y coleccionadores, además de editar textos científicos y consolidar, inventariar y ampliar los archivos para que se erijan en centros de referencia documental.

Euclides da Cunha, socio del IHGSP, leyó la primera parte de Os sertões en el instituto

ReproducciónEuclides da Cunha, socio del IHGSP, leyó la primera parte de Os sertões en el institutoReproducción

Sin embargo, es necesario velar también para que los IHGs no se anquilosen, como si estuviesen detenidos en el tiempo, advierte Consuelo Pondé de Sena, presidenta del IGHB. “En Bahía hacemos todo lo que los otros institutos hacen, pero siempre intentamos ir más allá y ofrecer cursos y conferencias sobre las más diversas áreas de la cultura”, dice. Y menciona un encuentro con el objetivo de discutir la historia y la destinación del Palacio Episcopal de Salvador, y un mini curso sobre Dorival Caymmi para celebrar su centenario, el 30 de abril. El IGHB  –conocido como “la Casa de Bahía”– se encarga de la celebración de la fecha de la independencia en Bahía, el 2 de julio de 1823. Pese a la festejada independencia de Brasil el 7 de septiembre de 1822, había aún partes del país ocupadas por fuerzas lusitanas. La victoria de los bahianos sobre los portugueses, casi un año después, ayudó a sellar el proceso de emancipación de Brasil.

“Ese aspecto histórico ayuda a ubicar a una institución tradicional más cerca de la población que participa en las actividades”, explica el abogado y profesor Edivaldo Boaventura, socio del IGHB. El presidente de honor del instituto, el ex gobernador Roberto Santos, se refiere a su rico archivo: “Contamos con la más completa colección de periódicos de nuestra tierra y nuestro valiosísimo archivo es consultado por innumerables investigadores, que encuentran en él un excepcional campo para la preparación de trabajos académicos originales destinados a múltiples finalidades”, dice.

La administración pública puede también beneficiarse con los archivos. En la colección cartográfica es posible conocer la formación de las 417 ciudades bahianas. En 1940, el IGHB fue sede de una exposición con 150 mapas. Ahora, con el agregado de otros mapas digitalizados, el archivo quedará disponible online.

El bahiano Theodoro Sampaio fue un socio activo de las instituciones de Bahía y de São Paulo

ReproducciónEl bahiano Theodoro Sampaio fue un socio activo de las instituciones de Bahía y de São PauloReproducción

El homólogo paulista del instituto bahiano es una entidad más formal, sin la misma vocación popular. El IHGSP siempre suministró información sobre la historia de la ciudad, sus instituciones y sus figuras más influyentes. El ingeniero y escritor Euclides da Cunha, por ejemplo, realizó en el instituto una lectura pública de los textos que compondrían la primera parte de Os sertões, en 1898. “Somos el principal guardián de la memoria paulista y contribuimos para aclarar puntos todavía oscuros de la historia de São Paulo”, dice su presidenta, Nelly Candeias.

Uno de estos puntos abordó el surgimiento del barrio paulistano de Lapa. El profesor José Carlos de Barros Lima, socio del IHGSP y propietario de la escuela Instituto Santo Ivo, comprobó que el barrio nació en 1590 y no en 1745, tal como se pensaba. “Al investigar en los textos de Theodoro Sampaio disponibles en el instituto y en los documentos de la en ese entonces Cámara de la Villa de São Paulo, establecí la nueva fecha, comprobada por historiadores profesionales”, comenta Barros Lima. En estos momentos, la colección del IHGSP pasa por un proceso de recuperación y digitalización en el Archivo Público del Estado de São Paulo.

Republish