HUMANIDADES

Print Friendly

Juegos de poder en las pantallas

Investigador muestra los intereses políticos y económicos presentes en los noticieros cinematográficos de la era desarrollista en Brasil

MÁRCIO FERRARI | ED. 238 | DICIEMBRE 2015

 

La “feria del candango”

La “feria del candango

Entre mediados de los años 1930 y 1980, todos los espectadores de cine de Brasil, cada vez que fueron a ver largometrajes extranjeros, tuvieron también la oportunidad de ver compilaciones de actualidades: eran los noticieros cinematográficos. Según el investigador Rodrigo Archangelo, de la Cinemateca Brasileña, con sede en São Paulo, los noticieros de cine corresponden casi a la mitad de todo lo que se filmó en el país hasta la época en que dejó de producírselos: fueron más de 13 mil entre los 40 mil títulos registrados en la Cinemateca, que se suman a la estimación de colecciones conocidas pero que aún no han sido incorporadas a su base de datos.

“Los noticieros cinematográficos constituyen una fuente histórica sumamente importante a la que nunca se le ha dado la debida atención”, afirma Maria Luiza Tucci Carneiro, docente del Departamento de Historia de la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias Humanas de la Universidad de São Paulo (FFLCH-USP) y directora de tesis de Archangelo en sus investigaciones de maestría y de doctorado. En esos estudios, el investigador reveló las huellas de los juegos de poder entre políticos del primer equipo, entre ellos los presidentes brasileños Juscelino Kubitschek, Jânio Quadros y João Goulart.

El gobernador Cid Sampaio con el senador Ted Kennedy...

El gobernador Cid Sampaio con el senador Ted Kennedy…

La constancia de la producción de los noticieros cinematográficos se debe a las leyes de obligatoriedad de exhibición de un “complemento nacional” en las sesiones cuyas programaciones principales eran películas extranjeras. Ese espacio se destinaba a cortometrajes de cualquier índole, pero los noticieros rápidamente se convirtieron en el plato principal por diversos factores, entre ellos su costo relativamente bajo y la oportunidad de que hicieran las veces de propaganda de intereses políticos y económicos. La demanda de noticieros cinematográficos también llegaba en buena hora para que las empresas productoras se ejercitasen y se mantuviesen activas. “Los noticieros aseguraban una recaudación segura y hacían  que los técnicos practicasen para las películas de ficción, que eran el gran objetivo”, dice Eduardo Morettin, docente de la Escuela de Comunicación y Artes (ECA) de la USP.

Archangelo, quien empezó desempeñándose en la Cinemateca como pasante y actualmente es investigador del Centro de Documentación e Investigación, conjuga en sus estudios la investigación del contenido de los noticieros cinematográficos con la verificación del material archivado en la institución. La escasa cantidad de estudios históricos realizados con base en los noticieros cinematográficos en Brasil se debe a las dificultades de acceso y preservación de los archivo fílmicos en general, sumadas al inmediatismo con que los propios productores los trataban. El deterioro de los negativos y de las copias, las dificultades de almacenamiento, la falta de mano de obra para la catalogación y de fondos para la recuperación, aparte de las disputas judiciales, son algunos de los obstáculos que traban el acceso de los investigadores.

...João Goulart con los militares...

…João Goulart con los militares…

Propaganda
No obstante, allí están. Testigos de al menos medio siglo de historia brasileña, incluso con las imágenes de sí mismos con que los gobernantes desearían pasar a la posteridad. El potencial propagandístico de los noticieros cinematográficos fue detectado por los líderes políticos antes incluso de la ley de obligatoriedad. A comienzos de la década de 1920, el gobernador de São Paulo y futuro presidente Washington Luís le encomendó al realizador pionero, Gilberto Rossi, la producción de noticiosos. Otro político paulista –el alcalde y gobernador Adhemar de Barros– y su imagen, promovida por el noticiero cinematográfico oficial, llamado Bandeirante da tela (1947-1956), fueron objeto de la tesina de maestría de Archangelo, que saldrá pronto publicada en libro por editorial Alameda, bajo el título de Um andeirante nas telas: o discurso adhemarista em cinejornais [Un bandeirante en la pantalla. El discurso adhemarista en los noticieros cinematográficos]. En ese caso, se trataba de un archivo menor, con diversas lagunas, pero que se encontraba relativamente bien conservado, incluso porque estaba en la Cinemateca hacía mucho tiempo (desde comienzos de los años 1970), y el investigador pudo por ello materializar su intención de analizar de qué modo Adhemar de Barros era mostrado en su “ritual del poder”, en la expresión acuñada por el crítico y profesor Paulo Emílio Salles Gomes, fundador de la Cinemateca Brasileña, para referirse a la imagen de los hombres públicos en las películas de “cavação” (películas arregladas, material de propaganda pagada) en los albores del cine en Brasil.

En su doctorado, Archangelo realizó una investigación inédita sobre los noticieros cinematográficos Notícias da semana y Atualidades Atlântida, que están guardados en la Cinemateca desde 2009 y fueron producidos por el grupo Severiano Ribeiro (GSR), muy actuante en las áreas de distribución y exhibición cinematográfica. El investigador estudió el período 1956-1961. Aparte de analizar la ritualidad alrededor de los presidentes Juscelino Kubitschek, Jânio Quadros y João Goulart, en la investigación abordó la forma de trabajo de GSR con los noticieros, tendiente a dotar de visibilidad a los hombres públicos y a las entidades que representaban a sus intereses como distribuidor y exhibidor. “El telón de fondo está constituido por las decisiones del productor referentes a las mejores oportunidades políticas y económicas en el apogeo del período nacional-desarrollista, y también durante su agotamiento y en el reordenamiento de las fuerzas decisorias en 1961”, dice Archangelo.

... y Carlos Lacerda en una recepción: una pauta conservadora

… y Carlos Lacerda en una recepción: una pauta conservadora

Los noticieros cinematográficos de GSR guardan semejanzas con Cine Jornal Brasileiro, producido por el Departamento de Prensa y Propaganda (DIP, por sus siglas en portugués) de la dictadura de Getúlio Vargas, en la actualidad una de las colecciones más conocidas entre las que se encuentran archivadas en la Cinemateca, por ser también la que está mejor preservada. “La presencia de Kubitschek en los noticieros cinematográficos recupera la imagen de un país y de un héroe nacional que caminaban hacia la modernidad y la emancipación económica del Estado Novo”, afirma Maria Luiza Tucci Carneiro. “Aun siendo una iniciativa privada, los noticieros cinematográficos de GSR operan con la ritualidad de la agenda presidencial de una manera análoga a la de los noticieros cinematográficos del período varguista”, prosigue Archangelo. Y la presentación ganaba en credibilidad debido a la presencia de Herón Domingues en la locución, la famosa voz que comandaba el noticiero radiofónico Repórter Esso y que sería convocada para narrar la inauguración de Brasilia, al frente de un consorcio de emisoras de radio, que en ese entonces era el medio de comunicación de mayor alcance en Brasil.

En los noticieros cinematográficos producidos por GSR, cobran relieve particular Estados Unidos y su cultura. Como distribuidor y exhibidor, el grupo necesitaba mantener buenas relaciones con la producción de Hollywood, que en esa época mantenía un “embajador” (hoy en día se le diría cabildero) en Brasil: Harry Stone – representante de la Motion Pictures Association of America. “En un contexto con ambiciones de modernidad, GSR cubría inauguraciones de fábricas y le daba énfasis a la presencia de invitados internacionales y de su propio presidente, Luiz Severiano Ribeiro Jr., en los festejos oficiales de la inauguración de la nueva capital”, dice Archangelo. Las actividades de la Asociación Comercial de Río de Janeiro, a cuyos dirigentes se los mencionaba como “clases productoras”, recibían cobertura periodística con regularidad. Y la presencia del gobernador del estado de Guanabara, Carlos Lacerda (1961-1965), uno de los principales opositores a João Goulart, se volvió cada vez más frecuente a finales del período estudiado. “GSR movilizó camarógrafos para acompañar a Lacerda en un viaje a Miami, donde habló ante familias cubanas que habían huido del comunismo”, relata el investigador.

Copias y negativos de películas con las marcas del tiempo y el material impreso utilizado en el trabajo de investigación

Copias y negativos de películas con las marcas del tiempo y el material impreso utilizado en el trabajo de investigación

En cambio, el elemento popular fue escasamente documentado. “En la apertura de la fábrica de Volkswagen, los obreros no aparecen, y en la inauguración de Brasilia, se hace mención a un desfile de candangos [n. del tr.: nombre que se les dio a los trabajadores migrantes que construyeron la nueva capital y que constituyeron su primer núcleo poblacional], pero no se los muestra en imágenes”, dice Archangelo. Un reportaje sobre la “feria del candango”, donde habitantes de ciudades lejanas sufrían con la falta de transporte para comprar provisiones en la nueva capital, muestra el evento como algo pintoresco. Según el investigador, la expropiación del ingenio de caña Engenho Galileia (del estado de Pernambuco) fue retratada como una concesión del gobernador conservador Cid Sampaio, sin mencionar que esa medida fue precedida por una intensa movilización de los agricultores de las Ligas Campesinas.

Para investigar el contenido de los dos noticieros cinematográficos de GSR, Archangelo utilizó como guía la documentación escrita que acompaña al material fílmico en los archivos de la Cinemateca. Los papeles incluyen los guiones de locución y las pautas semanales de noticias. Las sorpresas desagradables surgieron al compararlos con el contenido de las latas. Mucho material solicitado por documentalistas –en el período anterior a su archivado en la Cinemateca– fue sencillamente cortado y sacado de los rollos de negativos. “Tuve que montar un rompecabezas”, comenta Archangelo.

Las investigaciones en cine exigen esa inmersión. “Todo historiador necesita ver el material original para verificar su autenticidad y si hay injertos de imágenes, por ejemplo”, dice José Inacio Melo Souza, uno de los pioneros de las investigaciones con noticieros periodísticos. El trabajo de Archangelo llegó a los elementos mínimos (los fotogramas de los filmes y los snapshots de la pequeña parte del material que ya estaba digitalizado). “Tomé plano por plano, realicé la captación de las imágenes y guardé todo en carpetas de archivo electrónico”, dice. Este trabajo resultó en aproximadamente 15 mil imágenes captadas y alrededor de 60 dictámenes de desecho, un procedimiento instituido por ley para la destrucción de material que ya no está en condiciones de utilización.

Proyecto
Imágenes de la nación: Política y prosperidad en los noticieros cinematográficos Notícias da semana y Atualidades Atlântida (1956-1961); Modalidad Beca en Brasil – Regular – Doctorado; Investigadora responsable Maria Luiza Tucci Carneiro (FFLCH-USP); Becario Rodrigo Archangelo (FFLCH-USP); Inversión R$ 147.778,30.


Matérias relacionadas

TRAYECTORIAS
Comunicación eficiente
TRAYECTORIAS
Bajo los reflectores
ARTE
Almeida Júnior creó sus figuras inspirándose en la pintura naturalista