Imprimir

Investigación empresarial

Recetas innovadoras

Para conquistar espacio en el mercado, Alibra desarrolla nuevos ingredientes destinados a la industria alimenticia

Placa para análisis microbiológico, en el laboratorio de la empresa

Eduardo CesarPlaca para análisis microbiológico, en el laboratorio de la empresaEduardo Cesar

Incluso quienes nunca escucharon hablar de Alibra Ingredientes pueden haber consumido algunos de los productos de esa empresa 100% brasileña. Creada en 2000, y con sede en Campinas (São Paulo), la firma provee aditivos, derivados lácteos y mezclas alimenticias en polvo a industrias de alimentos y bebidas, entre ellas Nestlé, Vigor, Bunge, Mococa y Nissin Ajinomoto. Su cartera cuenta con más de 600 productos de ingredientes utilizados en la fabricación de helados, panes, galletas, lácteos, pizzas y salsas. El buque insignia lo constituyen los compuestos lácteos a base de suero de leche. Y cuenta también con una línea de alimentos listos que se los vende a supermercados y mayoristas, tales preparados a base de cacao en polvo, harina láctea y cereales en polvo; y un conjunto de productos destinados a cocinas industriales, restaurantes y empresas de platos colectivos (para aviación u hospitales), tales como alimentos semilistos e ingredientes para la preparación de platos dulces y salados.

La historia de la empresa, fundada por exalumnos de la carrera de Ingeniería de Alimentos de la Universidad de Campinas  (Unicamp), está singada por su espíritu pionero. Alibra fue la primera industria brasileña en fabricar, en 2009, un alimento análogo al queso, con las mismas características físicas y sensoriales de dicho producto lácteo, pero la materia prima utilizada en su formulación no es la leche. “Existen empresas que venden un producto similar, pero que utilizan en su formulación materias primas tradicionales, como el propio queso. Dominamos la técnica de fabricación de este análogo a partir de proteínas lácteas funcionales, almidones especiales de maíz o mandioca y grasas vegetales”, explica el director presidente, Humberto Salvador Afonso, uno de los fundadores de la empresa.

Los socios Alonso y Stefanini, a partir de la izquierda, y empleadas del centro de I&D con sede en la ciudad de Campinas

Eduardo Cesar Los socios Alonso y Stefanini, a partir de la izquierda, y empleadas del centro de I&D con sede en la ciudad de CampinasEduardo Cesar

El queso análogo se elaboró para sustituir parcial o totalmente a los quesos tradicionales. De acuerdo con Afonso, el producto tiene las mismas características que los quesos y un valor nutricional equivalente, pero cuesta hasta un 20% menos. “El análogo reemplaza satisfactoriamente a la mozzarella y es un elemento importante de nuestra línea food service. Investigamos, importamos equipos y tardamos cinco años para desarrollar su fórmula. El resultado es un alimento innovador y que no depende de ingredientes puramente lácteos”, dice el director presidente de Alibra. El queso análogo se utiliza fundamentalmente en pizzas y en la fabricación de alimentos prelistos, tales como snaks rellenos con queso.

El año pasado, la empresa salió a la delantera de sus competidores al desarrollar el primer aceite en polvo de Brasil, una opción para industrias que buscan ingredientes ricos en ácidos grasos esenciales. Y más recientemente, innovó al elaborar una línea de helados fortificados, formulados con nanopartículas de hierro y vitamina C. “Lanzamos un lote experimental el 23 de septiembre, el día del helado, para llamar a atención de la industria de helados acerca de la importancia de una alimentación sana”, explica Afonso.

Empresa
Alibra
Centros de I&D
Campinas (São Paulo) y Marechal Rondon (Paraná)
Personal
220 empleados
Principales productos
Ingredientes para las industrias de lácteos, galletas y pizzas, además de productos listos tales como preparados a base de cacao en polvo y cereales en polvo

En un mercado pulverizado y con tantos competidores como el de ingredientes y productos alimenticios, la marca Alibra es prácticamente desconocida entre los consumidores. “La población no sabe quiénes son los fabricantes de ingredientes. Pero tenemos 900 clientes en Brasil y apostamos a la innovación para diferenciarnos. Ésta es nuestra fortaleza”, dice. Según Afonso, lo que diferencia a la empresa es su constante búsqueda de la innovación y el desarrollo de productos con alto valor tecnológico.

La empresa posee dos centros de investigación y desarrollo (I&D), uno en Campinas y otro en su unidad fabril de Marechal Cândido Rondon, en el interior del Paraná. En total, trabajan en ellos diez personas. Alrededor del 1% de la facturación, que en 2015 llegará a los 150 millones de reales, se invierte anualmente en actividades de I&D, ya sea en el desarrollo de productos, en la compra de equipos o en el montaje de laboratorios. “Planeamos instalar en Campinas un equipo de UHT [Ultra High Temperature], que efectúa la esterilización de varios productos. Es una tecnología importante y que dará mayor eficacia a la creación de nuevos productos”, cree el director ejecutivo Roberto Stefanini, socio fundador de Alibra y responsable del área de I&D.

Preparación y pruebas de nuevos ingredientes

Eduardo CesarPreparación y pruebas de nuevos ingredientesEduardo Cesar

Stefanini explica que, para dar cuenta de la demanda de nuevos productos de sus clientes, la empresa recurre siempre a la innovación. “No hacemos investigación pura en nuestros laboratorios, sino que desarrollamos soluciones a la medida. Realizamos proyectos especiales enfocados en formulaciones personalizadas para contemplar las necesidades de aplicación de cada cliente. Nuestro objetivo final es que el producto adquiera las características deseadas”, dice Stefanini. Esas soluciones personalizadas pueden materializarse en un nuevo aditivo que vuelva a un alimento más estable o en un ingrediente que altere la fórmula original del producto del cliente, dejándolo más viscoso, por citar algunos ejemplos.

Suero de leche
Los productos principales de Alibra son los compuestos y las mezclas lácteas fabricadas con suero de leche y grasas vegetales o lácteas. El suero es un coproducto de la fabricación del queso y, hasta hace diez años, se lo desechaba en las queserías, o se lo utilizaba para alimentar cerdos. Este producto tiene un 6,5% de material sólido, fundamentalmente lactosa, sales minerales y proteínas no coaguladas durante la formación del queso tales como lactoalbúminas y lactoglobulinas. Las queserías le envían a Alibra el soro pretratado y concentrado, con un tenor de sólidos de alrededor del 65%. Con su amplio dominio de la técnica de secado, la empresa transforma ese suero en un concentrado a base de polvo. En dicho proceso, el producto, en su forma líquida, es puesto en torres de secado para eliminar el agua presente en el concentrado (un 35% del total).

Productos de la empresa preparados para el análisis de proteínas

Eduardo CesarProductos de la empresa preparados para el análisis de proteínasEduardo Cesar

El suero en polvo resultante se utiliza en la fabricación de compuestos y mezclas lácteas. Las diferencias entre esos dos ingredientes se encuentran en el tenor de proteínas, que se ubica por debajo del 9% en las mezclas, y en la presencia de leche en polvo en la formulación exclusiva de los compuestos. “Ambos, los compuestos y las mezclas lácteas, constituyen las materias primas para la fabricación de helados, panes, galletas y pastas. También comercializamos directamente con los clientes el concentrado del suero en polvo”, dice Stefanini. Alibra vende como productos finales los compuestos lácteos endulzados en polvo Merilú y Nutrisim, que son marcas propias y que contienen en su fórmula proteínas de leche asociadas con carbohidratos, vitaminas y grasa. Para consumirlo, basta con mezclarlo con agua, tal como se hace con las leches en polvo tradicionales. Nestlé cuenta con un compuesto lácteo similar que se vende en la región nordeste de Brasil con la marca Ideal.

Otro producto de la empresa que tiene un proceso de fabricación similar al del concentrado de suero es el aceite en polvo, lanzado en 2015, para cuya fabricación se utiliza la tecnología de producción spray dryer. Se trata de un proceso empleado en torres de secado que transforma ingredientes líquidos en polvo. Aparte de tener un alto valor nutritivo y energético, el aceite en polvo presenta ventajas tales como su facilidad de almacenamiento, de manipuleo y de transporte. La empresa se lo vende a la industria de alimentación enteral, aquélla indicada para pacientes con dificultades de ingestión de alimentos en forma líquida o en polvo por vía oral, y a empresas de nutrición animal y fabricantes de suplementos para atletas y productos naturales.

Experimento con destilador de nitrógeno para la preparación de muestras

Eduardo CesarExperimento con destilador de nitrógeno para la preparación de muestrasEduardo Cesar

Una adquisición estratégica
Con el fin de fortalecer su presencia en el mercado, Alibra adquirió en 2015 el control de Genkor, una empresa especializada en la fabricación de microingredientes (colorantes, estabilizantes, espesantes y emulsionantes). Esta compra formó parte de una inversión por un monto total de 23 millones de reales que Alibra concretó durante los dos últimos años para diversificar su actuación. Con dicha adquisición, Genkor se convirtió en una unidad de negocios de Alibra. “Las dos empresas tenían productos complementarios y mantenían algunas colaboraciones en actividades de las áreas técnicas y comerciales. Siempre existió el deseo de realizar la fusión y había buenas perspectivas con la incorporación”, afirma Afonso. Genkor y Alibra integran el mismo conglomerado: el grupo Káiros, conformado por diez empresas del sector alimenticio y controlado por Afonso.

Y fue otra empresa del grupo Káiros la que, en alguna medida, inspiró a Alibra a lanzar su helado de agua fortificado en septiembre del año pasado. Especializada en la elaboración de ingredientes a escala nanométrica, la división Funcional Mikron de Ultrapan transfirió a Alibra el conocimiento necesario para crear los helados de agua con nanopartículas de hierro y vitamina C. “El nanoencapsulado de los elementos fortificantes evita los sabores desagradables y deja al producto nutritivo y sabroso. Otras características sensoriales, tales como el aroma, el color y la sensación en la boca también se preservan”, explica la tecnóloga de alimentos Debora Laschi, asistente técnica del área de Postres Helados. “Con esta innovación, la intención de Alibra no es crear una línea de helados de agua fortificados, sino venderle el sistema nutricional encapsulado a fabricantes de helados.”