Imprimir

Cerrado

La agricultura reseca el Cerrado

Imágenes captadas por satélite en la región del Cerrado: el área agrícola duplicó su tamaño entre 2003 (imagen superior) y 2013

MUSTARD LAB / UNIVERSIDADE BROWN Imágenes captadas por satélite en la región del Cerrado: el área agrícola duplicó su tamaño entre 2003 (imagen superior) y 2013MUSTARD LAB / UNIVERSIDADE BROWN

Cuanto más vegetación autóctona de la sabana brasileña cede áreas a la agricultura, más se reduce el volumen de lluvias disponible para la propia actividad agrícola. Esta advertencia surge de un estudio encabezado por Stephanie Spera, de la Universidad Brown (EE. UU.), y colaboradores, entre los que incluso figura la ecóloga brasileña Marcia Macedo, del Centro de Investigaciones Woods Hole (Global Change Biology, 29 de marzo). Ellos analizaron imágenes satelitales tomadas durante 11 años de la región a la cual se conoce con el nombre de Matopiba, que abarca los estados de Tocantins, Maranhão, Piauí y Bahía, y notaron un gran avance de la frontera agrícola. En 2003, había 1,2 millones de hectáreas (ha) cultivadas. Para 2013, la agricultura ocupaba 2,5 millones de ha. Tres cuartas partes del avance de las plantaciones se produjeron sobre tierras anteriormente cubiertas por vegetación nativa, casi toda de la sabana brasileña, conocida con el nombre de Cerrado. A partir de las imágenes por satélite, también se pudo analizar la cantidad de agua emitida en la atmósfera por las plantas, el proceso denominado evapotranspiración. Durante la estación lluviosa, entre los meses de octubre y abril, cuando los cultivos están creciendo, la evaporación en las superficies de cultivo es similar a la que se registra en las áreas con vegetación nativa. El problema sobreviene con el advenimiento del período seco, cuando los campos de cultivo atraviesan el período entre cosechas. Durante los meses de sequía, el volumen de evapotranspiración es, en promedio, un 60% menor en las áreas de cultivo que en las de vegetación autóctona. El riesgo radica en que la falta de humedad del aire profundice la sequía y finalmente postergue el inicio de la estación lluviosa, acortando el período productivo. Como la humedad circula mediante corrientes de aire, los autores temen que los efectos de esa sequía no se restrinjan al Cerrado y lleguen a la Amazonia. Una forma de atenuar el problema consiste en plantar dos cultivos por año en la misma tierra, tales como el maíz de segunda cosecha a continuación de la soja. Esta práctica prolonga el período de crecimiento de las plantas y puede representar una menor reducción de la evapotranspiración.

Republicar