Imprimir

Investigación empresarial

Más control en el cielo

Las nuevas tecnologías de Atech para la gestión del tráfico aéreo disminuyen los atrasos e incrementan la seguridad de los vuelos Brasil

Eduardo Cesar Despegue en la pista del aeropuerto de Congonhas, en São Paulo. Al fondo, pantalla del sistema Sagitario de control de aeronavesEduardo Cesar

El sector aéreo brasileño ha crecido en forma acentuada en los últimos años. La cantidad de pasajeros transportados trepó de 50 millones en 2005 a 120 millones en 2015. El movimiento de aviones en el espacio aéreo del país, referente a aterrizajes y despegues, subió de 2,7 millones en 2008 a 3,8 millones en 2015, según una estimación de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB). Para dar cuenta de esta evolución en un lapso de tiempo relativamente corto, la FAB, responsable del control y de la vigilancia del espacio aéreo nacional, implementó una serie de medidas tendientes a modernizar el sector. Entre ellas se implantaron dos nuevas tecnologías nacionales para la gestión de la navegación aérea: los sistemas Sagitario, para el control de las aeronaves en tiempo real, y Sigma, una herramienta de optimización del flujo aéreo. Al operar juntas, estas soluciones permitieron que el tráfico aéreo creciera en los últimos años sin los graves problemas ocurridos en 2006 y 2007, cuando una serie de fallas en la infraestructura hizo que millares de pasajeros abarrotasen los aeropuertos sin saber si lograrían embarcar.

El desarrollo de los nuevos sistemas tecnológicos fue importante para ayudar a normalizar la situación y a suplir las necesidades del gran movimiento aéreo durante la Copa del Mundo de 2014 y los Juegos Olímpicos de este año. La concesionaria Rio-Galeão, que administra el Aeropuerto Internacional Tom Jobim, conocido también como Galeão, en Río de Janeiro, informó que 90 mil pasajeros pasaron por esa terminal el 22 de agosto, el día siguiente a la clausura de los Juegos Olímpicos –el doble que el promedio diario– sin que se registrasen atrasos. “Las características operativas del Sagitario se basan en referentes de entidades internacionales de control de tráfico, tales como la estadounidense FAA [Federal Aviation Administration], y la europea Eurocontrol [European Organization for the Safety of Air Navigation]”, afirma Edson Carlos Mallaco, presidente de Atech, con sede en São Paulo. La empresa pertenece 100% al grupo Embraer desde 2013.

El proyecto del Sagitario, siglas de Sistema Avanzado de Gestión de Información de Tráfico Aéreo y Reportes de Interés Operativo, empezó en 2007, y durante todo el período de desarrollo, la empresa mantuvo una asociación con el Laboratorio de Simulación del Instituto de Control del Espacio Aéreo (Icea), con sede en la localidad de São José dos Campos, donde se entrenan los controladores, y donde se instaló un prototipo del Sagitario para su evaluación y para sometérselo a las críticas y sugerencias de los profesionales de diversos centros de control del país. “Esa asociación nos ayudó a alcanzar rápidamente un nivel de madurez operativa”, comenta Mallaco.

Empresa
Atech
Centro de I&D
São Paulo capital
Personal
1180 empleados en I&D&i
Principales productos
Sistemas de control de tráfico aéreo, sistemas de monitoreo, de gestión y de información, y sistemas de control meteorológicos

El Sagitario es usado por los controladores de vuelo para monitorear el movimiento de aviones en el espacio aéreo brasileño. Desarrollado a partir del concepto de gate to gate (puerta a puerta), está formateado para asegurar operaciones más seguras desde el despegue de la aeronave, pasando por el vuelo en ruta y finalizando con el aterrizaje en el aeropuerto de destino. Se trata de un sistema de control de aviones y helicópteros que utiliza información de radares y de otros tipos de sensores de vigilancia aérea, proporcionándole al controlador información precisa.

Este sistema fue concebido por el equipo de investigadores de Atech, formado por 180 profesionales, dedicados a las áreas de desarrollo de producto e innovación tecnológica. Alrededor del 90% de los colaboradores de la empresa, con sede en São Paulo, tienen nivel superior en diversas áreas del conocimiento, tales como ingenierías (civil, mecánica, eléctrica, electrónica, infraestructura aeronáutica y de computación), ciencias exactas (matemática, estadística y física) y ciencias humanas (administración de empresas, economía, marketing y gestión de proyectos). La mayoría del personal cuenta con más de 10 años de experiencia, 27 poseen maestría y seis tienen doctorado. Atech invierte alrededor del 9% de su facturación en investigación, desarrollo e innovación.

Eduardo Cesar Personal del Centro de Control de Aproximación de São PauloEduardo Cesar

La pantalla gris
Una de las innovaciones más visibles del Sagitario es el modo como aparece la información en las pantallas de las computadoras en la sala de control de vuelo. Mientras que en el sistema antiguo, conocido por la sigla X-4000 (y que también se fabricó en Atech), el fondo de pantalla era negro, en el nuevo sistema es de color gris. “Esta alteración forma parte de la nueva estandarización de uso de colores adoptada para el Sagitario, basada en estudios y recomendaciones internacionales. El color gris, cuando se lo compara con otros, disminuye la fatiga visual del controlador”, afirma Marcos Ribeiro Resende, director de Tecnología e Innovación de Atech. Este cambio también hace que la pantalla genere un contraste mayor de colores, facilitando así la identificación de cada funcionalidad del sistema.

La nueva herramienta también innova en la consola, más ergonómica y más fácil de operar. Antes, las orientaciones que les transmitían los controladores a los pilotos –pedidos de cambio de ruta, de velocidad o de nivel de vuelo, por ejemplo– debían digitarse en el teclado. Ahora, esos comandos pueden ejecutarse más rápido con la ayuda del mouse. Los planes de vuelo –documento con datos esenciales, tales como la identificación del avión, el horario de partida y de llegada e informaciones sobre la ruta– también se visualizan en la pantalla en un recurso denominado “etiqueta inteligente”. Hasta hace pocos años, el plan se visualizaba en una pantalla aparte o se lo imprimía en una etiqueta de papel, que quedaba delante del ordenador. Cuando se necesitaba chequear datos del vuelo, había que sacar la mirada de la pantalla, dejando de seguir el movimiento de los aviones.

Más allá del alto nivel de automatización, el nuevo sistema tiene una función conocida como coordinación silenciosa. Durante el vuelo, el avión debe ser continuamente transferido de un controlador ‒que se encarga de determinado sector del espacio aéreo‒ a otro. “Antes, esa transferencia se hacía por teléfono, en una comunicación sujeta a ruidos y problemas fónicos. Con el Sagitario, la misma se concreta mediante una interfaz disponible en la etiqueta inteligente donde el sistema genera mensajes estandarizados internacionalmente”, explica el experto en sistemas de control de tráfico aéreo Edson Fagundes, gerente comercial de Atech. “Todas estas innovaciones disminuyeron el uso del teléfono que efectúa el controlador y redujeron el estrés constante al que el profesional está sujeto, lo que asegura un mayor confort y mayor seguridad operativa”, afirma Fagundes.

Eduardo Cesar La pantalla del sistema Sagitario muestra las posiciones de las aeronavesEduardo Cesar

Según el experto en transportes aéreos Jorge Eduardo Leal Medeiros, docente del Departamento de Ingeniería de Transportes de la Escuela Politécnica de la Universidad de São Paulo (USP), el Sagitario, con sus nuevas funcionalidades, ubicó a Brasil en el grupo de naciones que dominan la fabricación de las más modernas tecnologías de gestión de tráfico aéreo. “La solución de Atech está al mismo nivel de otros sistemas similares desarrollados en el exterior”, afirma Medeiros, ingeniero aeronáutico y de aeronaves egresado del Instituto Tecnológico de Aeronáutica (ITA). Según el investigador, los requisitos de gestión de flujo aéreo son estipulados por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y las soluciones tecnológicas desarrolladas por los fabricantes deben estar de acuerdo con las normas de la entidad.

El investigador destaca también que el Sagitario es el resultado de una inversión realizada por el gobierno brasileño a lo largo de los años con el objetivo de formar profesionales capaces de desarrollar nuevas tecnologías para el sector aéreo. Un grupo de ingenieros que trabajaron en el Sistema de Vigilancia de la Amazonia (Sivam), un programa elaborado por los organismos de defensa del país para asegurar el control del espacio aéreo de la región amazónica, formó Atech en 1997.

El Sagitario está instalado en cuatro de los cinco Centros de Control de Área (ACC, en inglés) que gestionan el espacio aéreo de Brasil; falta instalarlo únicamente en el centro de control de la región del océano Atlántico bajo responsabilidad del país. El primero ACC que recibió el sistema, en 2010, fue el de Curitiba, que se encarga de la navegación aérea en la región sur y parte del sudeste. Luego se instalaron versiones actualizadas en los centros con sedes en Brasilia (que cubre la región centro-oeste y parte del sudeste), Manaos (que abarca la región norte) y Recife (que se encarga de la región nordeste, además del océano Atlántico). El sistema también funciona en nueve Centros de Control de Aproximación (APP) del país y en las instituciones de formación y capacitación del Comando de la Aeronáutica, en São José dos Campos y en la Escuela de Especialistas de la Aeronáutica (EEAR), con sede en Guaratinguetá (São Paulo). Y reemplazará al sistema X-4000 en otras 16 APPs durante los próximos tres años. Mientras que los APPs gestionan el espacio aéreo de los alrededores de los aeropuertos, durante el despegue y la aproximación al aterrizaje, los ACCs monitorean a las aeronaves cuando llegan al nivel de crucero (vea la infografía).

Uno de los últimos lugares que recibió el sistema de Atech fue el Centro de Control de Aproximación de São Paulo, que es el mayor del país y es el responsable del control de salidas y llegadas de aeronaves de los aeropuertos de Congonhas, Guarulhos, Campo de Marte, Campinas y São José dos Campos. “Por ahora el Sagitario sólo está en operación en el país, pero estamos buscando oportunidades para exportarlo. Apuntamos a los mercados de países de Asia, África y Medio Oriente”, explica Mallaco.

Flujo organizado
La otra solución que Atech creó para volver más eficiente la gestión del tráfico aéreo es el Sistema Integrado de Gestión de Movimientos Aéreos (Sigma). Empleado en la planificación estratégico con fines de cálculo de demanda de vuelos y capacidad del espacio aéreo, incluso en los aeropuertos, el Sigma integra información de compañías aéreas, aeropuertos y órganos de control, y permite adecuar el crecimiento de la demanda del sector a la capacidad de infraestructura aeronáutica brasileña. “Mientras que el Sagitario se encarga de la gestión en tiempo real de los aviones que vuelan de un punto al otro, el Sigma se utiliza para planificar con antelación el flujo de aviones en los cielos de Brasil y para operar en tiempo real, en el movimiento aéreo corriente, resolviendo en forma colaborativa, con las compañías aéreas y los órganos de control, eventuales problemas que generen cambios en los vuelos, provocados por las condiciones meteorológicas, por ejemplo. Se lo creo debido al aumento del tráfico aéreo nacional”, dice Mallaco, quien hace hincapié en que se trata de la primera herramienta del género desarrollada en Brasil y una de las pocas del mundo. La producción del Sigma se concretó en asociación con la FAB, y el sistema también se encuentra en operación en la India. Una unidad del Sigma fue adquirida por la Autoridad de Aeropuertos de la India (AAI). “Ganamos una licitación internacional contra proveedores norteamericanos y europeos, e implementamos el sistema en la India en 2014. Allí se llama SkyFlow”, comenta Resende.