Imprimir

trayectorias

Una ley que ofrece incentivos a la innovación

Las empresas brasileñas productoras de bienes de informática que invierten en investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) tienen plazo hasta el 31 de marzo para beneficiarse con los incentivos fiscales previstos en la Ley de Informática. Deben inscribirse en el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovación y Comunicaciones (MCTIC), que analizará las propuestas. El documento debe reunir información referente a los productos para los cuales se solicita el incentivo, detalles del proyecto de investigación que se pretende llevar adelante tales como compensación e información general sobre la empresa.

Sancionada en octubre de 1991, la Ley de Informática ofrece reducción de la alícuota del Impuesto sobre Productos Industrializados (IPI) para bienes tales como hardware y componentes electrónicos hasta 2029. Como contrapartida, las empresas deben invertir el equivalente al 4% de la facturación anual de las mercaderías beneficiadas en I+D+i, una vez descontados los impuestos de comercialización. Las empresas que no cuentan con una línea de I+D+i propia pueden invertir el incentivo a través de institutos privados que realizan investigación bajo demanda. En el estado de São Paulo existen 18 institutos de este tipo (lea en Pesquisa FAPESP, edición nº 248).

Existe también la posibilidad de entablar colaboraciones con centros que posean convenios con la Empresa Brasileña de Investigación e Innovación Industrial (Embrapii), como el Centro de Estudios y Sistemas Avanzados de Recife (Cesar), en Pernambuco, y con los Centros de Referencia en Tecnologías Innovadoras (Certi), de Santa Catarina. Más información en: bit.ly/LeInfo.