Imprimir

Astronomía

¿Una nueva fuente de ondas gravitacionales?

Mensajes posteados en Twitter por dos astrónomos de universidades estadounidenses el 18 de agosto difundieron el rumor de que el Observatorio Interferométrico de Ondas Gravitacionales (Ligo), habría realizado un nuevo gran descubrimiento. Desde septiembre de 2015, el Ligo midió en tres oportunidades la producción de ondas gravitatorias –oscilaciones del espacio-tiempo que viajan a la velocidad de la luz, dilatando y comprimiendo aquellos objetos que encuentran en su camino– resultantes de la fusión de dos agujeros negros. Ahora, el observatorio, que posee dos detectores en suelo estadounidense, habría registrado un nuevo tipo de ondas gravitacionales, proveniente de la fusión de dos estrellas de neutrones, que son cuerpos celestes extremadamente densos que se originan a partir de la implosión del núcleo de estrellas gigantes. El evento, inédito, habría sido detectado en un punto de la galaxia NGC 4993, situado en la constelación austral de Hidra, a 130 millones de años luz de la Tierra. El rumor se difundió y lo replicaron los sitios web de revistas de divulgación científica, tales como los de la británica New Scientist y Nature. Los medios de comunicación confirmaron que hubo pedidos del Ligo y del Virgo, el observatorio europeo de ondas gravitacionales emplazado en Italia, para que los telescopios en el espacio y en tierra firme apuntaran sus objetivos hacia esa galaxia con la finalidad de intentar producir alguna imagen del fenómeno. El 25 de agosto, la colaboración americano-europea emitió un comunicado informando que “se detectaron algunos eventos prometedores de ondas gravitatorias en los datos recabados por el Ligo y el Virgo en nuestras evaluaciones preliminares y compartimos lo que actualmente sabemos con otros colaboradores del área de la astronomía gravitacional”.

Republicar