Imprimir Republicar

Especial

Pensando San Pablo: Agencias y Empresas

Pese a las dificultades, los dirigentes son optimistas con relación al desarrollo tecnológico

La última fase del Fórum São Paulo Siglo XXI, organizado por la Asamblea Legislativa del Estado de São Paulo los días 12 y 25 de abril, fue dedicada a los pronunciamientos de los representantes de las entidades de fomento, las empresas y las fundaciones. Todos reconocieron que aún hay que superar muchas cuestiones antes que Brasil, y específicamente el estado de São Paulo, entren en una fase de real desarrollo tecnológico.

Pero de una manera general se manifestaron optimistas con relación al futuro. En la opinión de los dirigentes, la industria brasileña está dándose cuenta de la necesidad de innovar más en productos y procesos, y nuevos medios de financiación y colaboración están facilitando la aproximación entre empresas y universidades e institutos de investigación.

Sin embargo, no todos están tranquilos. El ingeniero Paulo Anthero Barbosa, ex director del Instituto de Investigaciones Tecnológicas (IPT) y uno de los creadores de la Fundación Zerbini, por ejemplo, manifestó su preocupación con los nuevos rumbos de la sociedad. En su opinión, nunca hubo en el mundo tanta libertad política y el ciudadano nunca estuvo tan libre de las presiones ejercidas por los gobiernos. Pero tampoco nunca estuvo tan sujeto a la voluntad de las empresas, de sus empleadores.

De cualquier manera, se comenzó a apuntar algunas soluciones para el problema de la tecnología. Flávio Grynzpan, del departamento de tecnología de la Federación de Industrias del Estado de São Paulo (Fiesp), mencionó al pasar que organismos como la Organización Mundial del Comercio (OMC) están atentos para cohibir medidas de los gobiernos para facilitar exportaciones. Pero ni siquiera la OMC protesta cuando un gobierno destina dinero a la base, a la investigación tecnológica.

Republicar