Imprimir Republicar

Política C&T

Brasil en la red

Acuerdo con la NSF conecta a investigadores en alta velocidad

La National Science Foundation (NSF), principal agencia de fomento a la investigación de Estados Unidos, aprobó la conexión de la red ANSP (Academic Network at São Paulo), creada por la FAPESP, a la red de alta velocidad conocida como Internet 2. A través de este canal exclusivo, que opera a una velocidad de 155 megabits por segundo, investigadores de los alrededor de 100 instituto de investigación del estado de São Paulo podrán conectarse con investigadores de 180 instituciones y Universidades norteamericanas para intercambiar informaciones en tiempo real, con alta resolución de texto, imagen y voz. Actualmente, las conexiones por Internet común se realizan a una velocidad de 12 megabits. El anuncio del acuerdo con la NSF fue efectuado el día 4 de enero, en el Palácio dos Bandeirantes.

“Internet 2 es clave para la comunicación”, afirmó José FeARNndo Perez, director científico de la FAPESP. El pasaporte de acceso a esa red de alta velocidad mantenida por la NSF fue el proyecto SinBiota, un sistema de información ambiental que integra el proyecto Biota/FAPESP de mapeamiento y análisis de las informaciones sobre la biodiversidad en el estado de São Paulo. Los datos del SinBiota estarán disponibles vía Internet 2 para los investigadores estadounidenses que participan del proyecto Species Analyst, de la red de informaciones sobre biodiversidad de América del Norte, y viceversa.

Pero más allá del Biota, también existe la posibilidad de integrar, por medio de esa red de alta velocidad, las investigaciones del proyecto Genoma Humano del Cáncer con el National Cancer Institute (NCI), para el secuenciamiento de genes humanos; el proyecto de secuenciamiento y análisis de genes de una variante de la bacteria Xylella fastidiosa que ataca los viñedos de California, desarrollado en asociación con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos; y las investigaciones para descodificar el ADN de dos cepas de la Xylella que atacan los almendros y una planta ornamental conocida como oleandro (adelfa), desarrolladas en asociación con el Joint Genome Institute (JGI).

La conexión a la red Internet 2 se efectúa a través de cables de fibra óptica entre São Paulo y Chicago – único punto en el que todas las redes mundiales confluyen -, lo que le permitirá a la FAPESP planear nuevos acuerdos bilaterales para interconectar centros de investigación paulistas también a instituciones de Europa y Asia. “En breve estaremos hablando al mismo tiempo con el resto del mundo”, prevé Perez.

Banda ancha
La Internet común no distingue las informaciones que circulan por la red: e-mails, imágenes, sonidos y textos son transmitidos juntos, sin ningún privilegio. “Es como si fuera una carretera de cuatro pistas usadas igualmente por cualquier usuario”, compara Hartmut Glaser, director de la red ANSP. Internet 2 ofrece un servicio diferenciado, separando en franjas: la Internet común de un canal de conexión directo de punta a punta para la transmisión, por ejemplo, de imágenes, sonidos y conferencias en tiempo real y con calidad. “Si esas mismas informaciones circularan por un canal congestionado, lleno de e-mails, la imagen se verá distorsionada”, dice Glaser. La banda ancha es una de las condiciones para la operación de ese canal exclusivo. Y no se trata de los servicios de banda ancha ya disponibles no mercado brasileño, que operan a una velocidad de 256 kilobits. “Estamos hablando de 155 megabits“, subraya Glaser. “En este caso, cualquier aplicación pasa.”

Ni bien finalicen las pruebas de interconexión, ese canal de alta velocidad y resolución permitirá que la compilación de datos del SinBiota – imágenes, texto y sonidos – esté accesible con calidad y en tiempo real para los investigadores estadounidenses. Permitirá incluso que estudiosos de ambos países interactúen, también en tiempo real, en horarios predeterminados.

Internet 2 podrá ser utilizada en telemedicina: una cirugía realizada en un hospital paulista, por ejemplo, podrá ser presenciada y dirigida por una junta médica en el exterior. También será una importante herramienta para la meteorología, ya que permitirá una lectura más precisa de las imágenes transmitidas vía satélite.

A mediano plazo, Internet 2 podrá llegar al gran público. Será posible, por ejemplo, ver una película por un canal de Internet, siempre y cuando existan bandas en número suficiente para atender la demanda. Por ahora, Internet 2 es una herramienta de trabajo de la comunidad académica. En los Estados Unidos ese canal de alta velocidad está siendo implementado por un consorcio que reúne a 180 Universidades y 45 empresas, el University Consorcio for Advanced Internet Development (Ucaid), del cual ahora también es parte la FAPESP.

La FAPESP también tiene planes para iniciar un proyecto de investigación en red de alta velocidad para el desarrollo de nuevos productos, que reuniendo institutos de investigación y empresas. “La idea es hacer una especie de genoma de Internet”, adelanta Perez.

La expectativa de la Fundación, para un proyecto de ese porte, es motivar la investigación y el desarrollo en ese área de internet para llevar el conocimiento en tecnologías de red de transmisión en el estado de São Paulo a los niveles internacionales, a través de la capacitación de profesionales calificados en las áreas de investigación, servicios, equipamientos y aplicaciones. “Lo que motiva el programa es el reconocimiento por parte de la FAPESP de la enorme importancia que las nuevas tecnologías de transmisión de la información desempeñan hoy, y desempeñarán en el futuro”, argumenta Perez.

Una de las estrategias del programa será promover el intercambio entre Universidades, empresas y sectores del gobierno, en la búsqueda de un mejor entendimiento de las necesidades de la sociedad en ese sector, de modo de amplificar la utilización de los recursos existentes, ya sea por medio de fondos o incentivos para su desarrollo. “Se espera el desarrollo de nuevos productos y servicios, que aumenten nuestra actividad económica y reduzcan la necesidad de importación de servicios y equipamientos”, afirma Perez.

Republicar