Imprimir Republicar

Política C&T

Comunión de intereses

El programa ConSITec reunirá a investigadores y empresas en proyectos comunes

La FAPESP lanzó el día 4 enero, en el Palácio dos Bandeirantes (sede del gobierno de São Paulo), el programa Consorcios Sectoriales para la Innovación Tecnológica (ConSITec), con el objetivo de ampliar la interacción entre la comunidad de investigación del estado de São Paulo y el sector empresarial.

El programa reunirá en consorcios, por un período mínimo de tres años, a la FAPESP, a investigadores vinculados a Universidades e instituciones de investigación y a grupos de por lo menos tres empresas con intereses tecnológicos comunes. “El consorcio es una demanda de la comunidad y pretende estimular la asociación de grupos de investigación con conglomerados de empresas”, afirmó José Fernando Perez, director científico de la FAPESP. La idea es que esas asociaciones reúnan a industrias de un sector o empresas de servicios, pudiendo incluir a agencias federales. El programa prevé el apoyo de la Fundación a un consorcio por cada sector tecnológico.

La FAPESP y las empresas involucradas en el proyecto se repartirán los gastos con la estructura básica del consorcio, como por ejemplo la instalación y modernización de laboratorios orientados a la investigación tecnológica. La Fundación también podrá financiar separadamente proyectos de investigación tecnológica presentados de manera individual por los miembros de grupos integrantes de los consorcios.

Fondo de sostenimiento
La participación de la Fundación en el financiamiento de la infraestructura del consorcio no será superior al 50% de las inversiones previstas y se restringirá a un máximo de 200 mil reales por año durante los primeros tres años. Ese apoyo tiene por objeto complementar los recursos aportados por las empresas y permitir que el consorcio administre su programa de investigación en asociación con otros patrocinadores. El total de recursos de la Fundación destinado al apoyo a la infraestructura será del orden de los 3 millones de reales, cifra que podría llegar a los 10 millones de reales, si se la suma a los recursos para el financiamiento de investigación, según la estimación de Perez.

Las empresas conglomeradas, por su parte, invertirán en el consorcio un mínimo de 50 mil reales por año bajo la forma de tasas de asociación, de manera de constituir un fondo para el sostenimiento de los proyectos. En los casos de asociaciones formadas por pequeñas empresas podrían redefinirse los valores mínimos de contribución. Esa posible desproporción con relación a la participación de la FAPESP será compensada en el transcurso de los tres primeros años del contrato.

Las actividades de los consorcios serán evaluadas por su calidad y el resultado de las investigaciones producidas. Cada uno de los proyectos presentados individualmente será monitoreado por la asesoría científica de la FAPESP o por otras agencias de fomento que financien proyectos individuales desarrollados en el ámbito del consorcio. “Uno de los criterios para medir el éxito de cada consorcio será a su capacidad para generar investigación”, aclara Perez.

La financiación inicial podrá extenderse por un período de tres años más, pero en ese caso, la participación de la FAPESP en el consorcio se restringirá a 100 mil reales por año. La expectativa es que al final del sexto año los consorcios sean autosuficientes. Dicho plazo podrá ampliarse en situaciones excepcionales. Podrán participar del Programa ConSITec grupos de investigadores de una o más instituciones de investigación que estén dispuestos a participar del costeo del consorcio, y grupos de empresas que se comprometan a contribuir con la tasa de asociación estipulada en el Programa.

Las propuestas dirigidas a la FAPESP deberán reunir informaciones sobre el foco técnico del consorcio, una justificación acerca del porqué de su formación, historial de las realizaciones del equipo y descripción de las instalaciones, entre otras cosas, además del compromiso de aplazar la publicación hasta el eventual depósito de patente y la definición de la política de propiedad intelectual que contemple tanto licencias no exclusivas y exentas de royalties como licencias exclusivas con royalties.

Las propuestas serán evaluadas de acuerdo con los criterios usualmente utilizados por la FAPESP: relevancia empresarial, definición del programa de investigación, grado de interacción entre la institución de investigación y la empresa, adecuación a los objetivos del ConSITec y grado de compromiso de las instituciones de investigación con el consorcio. La evaluación de cada un de los proyectos será anunciada seis meses después su recibimiento. Este modelo de asociación, que aproxima la investigación científica a las empresas, fue elogiado en un editorial del diario Folha de S. Paulo del día 8 de enero de 2001, titulado “Economía Reticular”.

Desarrollo de productos
El ConSITec se apoya en el éxito de los programas de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE) y Asociación para la Innovación Tecnológica (PITE). El PIPE, lanzado en 1997, financia investigaciones que tienen por objeto la innovación de productos con potencial de retorno económico en pequeñas empresas. Se encuentran en marcha 133 proyectos de investigación y otras 94 propuestas están en estudio. El PITE financia a fondo perdido proyectos de investigación desarrollados a pedido por empresas desde 1995. Ya han sido aprobados 50 proyectos en diversas áreas.

Republicar