Imprimir Republicar

Especial

Un espacio para la política

En la Unicamp y en la Unesp, archivos con la historia de las izquierdas

La idea de formar un archivo sobre asuntos políticos brasileños surgió a comienzos de la década de 1970. Un grupo de profesores del Instituto de Filosofía y Ciencias Humanas (IFCH) de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp) decidió crear un centro de documentación adecuado para las investigaciones que comenzaban a hacerse en el marco de los programas de posgrado. El punto de partida fue la adquisición del material acumulado a lo largo de toda su vida por el líder anarquista Edgar Leuenroth (1881-1968). La Unicamp compró su colección de periódicos, revistas, panfletos, cartas y otros documentos. El archivo, que recibió el nombre de Leuenroth, se constituyó en 1974.

Fue el punto de partida para uno de los mayores conjuntos de documentos existentes sobre los movimientos obreros y la izquierda en general en Brasil. El material de Leuenroth se vio rápidamente en compañía de otros documentos, adquiridos vía permuta, donaciones o compras. Del exterior llegó material del Internationaal Instituut voor Sociale Geschiedenis de Amsterdam, del Archivio Storico del Movimento Operaio Brasiliano de Milán, del Ministèrio degli Affari Ersteri de Roma y del National Archives de Washington. De Brasil se puso especial énfasis en la represión política durante el régimen militar.

“El AEL creció mucho y el espacio original se había reducido de manera tal que era difícil trabajar”, cuenta la profesora Ângela Maria Carneiro Araújo, del Departamento de Ciencia Política del IFCH. Carneiro Araújo era directora del archivo en 1998, cuando empezaron a llegar las inversiones del Programa de Infraestructura de la FAPESP. El financiamiento recibido por el AEL, de 619 mil reales, fue uno de los mayores entre los otorgados por el programa. Con éste, el material fue ordenado adecuadamente, se recuperó el edificio del archivo y se instalaron los equipamientos necesarios para el mantenimiento del acervo .

Mesas correctas
El trabajo comenzó con la informatización del acervo y la recuperación de la red de computadoras. “Fuimos equipando el lugar con todo lo que era necesario”, recuerda la profesora. Por ejemplo, la mesa de higienización donde se limpian los documentos eliminándolos de polvo e insectos, era improvisada. “Con el dinero del Infra, compramos las mesas adecuadas, actualizamos la red de informática, cambiamos las estanterías fijas por otras deslizantes, climatizamos el edificio entero y constituimos un sistema de seguridad”, recuerda Carneiro Araújo.

Una parte importante de la reforma del archivo tuvo que ver con el extremo cuidado por parte del personal de la Unicamp con el dinero recibido. La conservadora y restauradora Maria Aparecida Remédio, por ejemplo, fue una de las encargadas de estirarlo al máximo. Ella misma midió los espacios, diseñó las estanterías y repisas ynegoció con los proveedores.

Remédio llegó incluso a acompañar la fabricación de piezas hechas a pedido. Esto tuvo una enorme utilidad. En el medio del camino, descubrió que algunos estantes cederían ante el peso de libros y documentos. “Como conocía bien las normas técnicas, convencí al fabricante para rehacer todo dentro de las especificaciones, para que el dinero no se perdiera”, recuerda.

Nitrógeno
Maria Aparecida también creó un sistema para la eliminación de insectos, para el cual ya ha tramitado una patente, para evitar que la Unicamp tenga que pagar royalties por un trabajo desarrollado dentro de ella. El proceso consiste fundamentalmente en colocar los documentos en bolsas plásticas, en las cuales quedan inmersos en gas carbónico durante cinco días y en nitrógeno por diez días. “Eso es suficiente para matar piojos de libros, termitas y otros insectos”, afirma. El proceso, al margen de ser sencillo, es barato y no deja residuos que puedan perjudicar a los empleados y usuarios.

El proceso se aplica también en los llamados “documentos bastardos”, aquellos que deja en cajas, en la puerta del edificio del archivo, gente que no quiere identificarse, y que se suman así a las preciosidades, como una parte de los archivos del líder comunista Luiz Carlos Prestes y del periódico Voz da Unidade, de Partido Comunista Brasileño (PCB), los estudios realizados por el Instituto Brasileño de Opinión Pública (Ibope) entre 1942 y 1987 y la colección Brasil Nunca Mais, con más de 700 causas de presos políticos.

La memoria de la Unesp
Sin embargo, no se trata del único archivo dedicado a temas políticos que contó con el decisivo apoyo de la FAPESP. El Centro de Documentación y Memoria (Cedem) de la Universidad Estadual Paulista (Unesp) fue creado en 1987 con el objetivo preservar la memoria de la universidad. Actualmente, se ha transformado en uno de los más importantes centros de documentación sobre la historia de las izquierdas en Brasil.

El momento decisivo llegó en 1994, cuando el Instituto Astrogildo Pereira trasladó al Cedem, bajo régimen de custodia, parte del archivo del Partido Comunista Brasileño (PCB). El material contenía la mayor parte de la documentación relativa a las décadas de 1980 y 1990, mostrando así la transición del PCB al actual Partido Popular Socialista (PPS). Al mismo tiempo, el Cedem recibió el Archivio del Movimento Operaio Brasiliano, que estaba bajo custodia de la Fundación Feltrinelli en Milán, Italia.

A ellos se juntaron los archivos del Centro de Documentación Mário Pedrosa (Cemap), bajo custodia de la Universidad de São Paulo (USP), y el Centro de Documentación de la Ciudad de São Paulo (Cedesp), con documentos relativos al período en el que Luiza Erundina fue alcaldesa de São Paulo, entre 1989 y 1992. El Cedem estaba de esa manera frente a dos desafíos: organizar toda esa documentación y cumplir con su misión original: registrar la historia de la Unesp.

Sitio en Internet
La inversión efectuada por la FAPESP en el Cedem fue de 413,6 mil reales. “Solicitamos recursos para organizar documentos y para comprar muebles, archivos deslizantes, la lectora de microfilms y las copiadoras”, recuerda la coordinadora Anna Maria Martinez Correia. Antes, la documentación no era abierta al público. Hoy, cualquier persona puede obtener informaciones a distancia, en el sitio cedem.unesp.br.

El archivo reúne informaciones extremadamente valiosas sobre los orígenes del Partido de los Trabajadores (PT), por ejemplo. Existen otros documentos de valor, como el acta redactada en de la reunión de la Internacional Comunista que aprobó la revuelta de 1935 en Brasil redactada en ruso.

Actualmente los investigadores del Cedem están abocados a la tarea de organizar un acervo referente al Movimiento de los Sin Tierra (MST), con más de 50 mil fotografías y otros documentos, y a reunir la memoria de los 31 institutos y centros de estudios que funcionan en 15 ciudades del Estado y que integran la universidad. Para ello, además del material escrito, ya se han grabado 165 entrevistas.

Republicar