Imprimir Republicar

transporte

Visión electrónica

Una empresa del Pipe desarrolla un sistema inédito que monitorea vehículos a distancia

Generar mayor seguridad y mejorar el control de los más variados sectores del transporte es la propuesta de un nuevo equipamiento que va a ayudar a resolver los problemas del sector, como los robos, la elección de rutas y la supervisión del transporte público. Fruto de un proyecto del Programa de Innovación Tecnológica para Pequeñas Empresas (PIPE) de la FAPESP, la Unidad Móvil de Registro de Rutas fue desarrollada por la empresa Compsis Computadores e Sistemas, de São José dos Campos.

El dispositivo, basado en los tradicionales sistemas localizadores de vehículos a distancia, agrega al rastreo usual una serie de opciones ofrecidas por la informática. En fase de finalización, esta diminuta computadora móvil pone a disposición varias funciones e informaciones que van desde el mapeamiento de la ruta recorrida hasta minuciosos informes sobre el cumplimiento de horarios en cada punto del trayecto. La Unidad Móvil registra, si fuera necesario, actividades específicas del vehículo, tales como el consumo de combustible, la velocidad en cada punto del trayecto e incluso la temperatura de una carga refrigerada.

Incluso pueden computarse los registros de apertura de puertas y los tiempos de las detenciones. Registros electrónicos en porterías de empresas, pago automático de peaje y en estaciones de servicio también están previstos entre las configuraciones disponibles. Más adelante, en el caso particular y preocupante de la seguridad, si un vehículo sale de una ruta preestablecida, el equipo podrá desconectar ciertos sistemas, pasando a controlar la ignición del motor, la apertura de la compuerta del baúl, los faroles, las trabas de las puertas y la radio, emitiendo un aviso dirigido a la central o directamente a la seguridad responsable.

Compacto y escondido
El artefacto se parece a la caja negra existente en las aeronaves. Esta compuesto por una caja metálica compacta del tamaño de un paquete de cigarrillos y una antena igualmente pequeña, ambas estratégicamente embutidas en el vehículo, en locales seguros y sin estar a la vista, dificultando las posibilidades de violación.

El sistema de comunicación entre el vehículo y la sede de la empresa se estructura a partir de conexiones con estaciones de radio UHF o por el sistema de telefonía celular. Los satélites de comunicación, como el Brasilsat, usados por las competidoras, están descartados, debido a su alto costo. No obstante, como algunos de sus similares, la Unidad Móvil utiliza la tecnología Global Positioning System (GPS), basada en la constelación de satélites que informa la latitud e longitud de cada punto del planeta. Con el GPS, el equipamiento logra registrar los trayectos de los vehículos sobre mapas digitalizados, exhibiendo las coordenadas e identificando el nombre de las calles.

El potencial del dispositivo de Compsis ha despertado gran interés en pruebas y exhibiciones, pero hay un hecho que llama la atención y favorece aún más al proyecto: el detalle de que fue desarrollado íntegramente en Brasil. “Valoramos bastante este triunfo”, exalta Ailton Queiroga, director presidente de la Compsis y coordinador del proyecto.

Menor costo
Otro éxito de Compsis consiste en que el dispositivo es más barato y presta servicios más económicos que sus competidores, dependientes de la tecnología extranjera. “Nosotros producimos el equipamiento, mientras que otras empresas trabajan con representantes”, comenta Queiroga. El origen de Compsis se remonta 1989, cuando la empresa inició sus actividades como proveedora del sector aeroespacial existente en São José dos Campos. En años recientes, la compañía comenzó a instalar peajes electrónicos y desarrolló software y artefactos electrónicos para las líneas de montaje de la industria automotriz.

Las cualidades del sistema de localización de Compsis ya han sido testeadas por Pamcary, la mayor aseguradora de cargas del país. Esta empresa avaló al final del año pasado la instalación del dispositivo en camiones. Concesionarias de diversos servicios públicos también estudian la posibilidad de adoptar el equipamiento para fiscalizar a sus flotas. En la gestión de una flota de ómnibus, por ejemplo, se puede registrar cada detención y el tiempo utilizado en ella, la velocidad desarrollada y el kilometraje, además de las rutas de cada vehículo.

Otra área de gran potencial es el chequeo de la ruta de los vehículos que transportan basura común, hospitalaria o química. Se puede incluso indicar el peso que el vehículo carga y, un dato importante desde el punto de vista sanitario, el destino real de descarga. Queiroga cree que con esto la fiscalización de esos servicios se verá facilitada y libre de fraudes. “El control no necesita ser inmediato, porque puede realizarse al final del día, o incluso semanalmente”, explica el ingeniero Leopoldo Yoshioka, de Compsis.

Mucha información
El equipamiento puede configurarse para varias capacidades de memoria y, si hubiera necesidad, los dados generados por el sistema pueden criptografiarse (lenguaje cifrado). El sistema produce informes, formaliza gráficos y también cruza informaciones a partir de archivos generados en un formato compatible con el popular conjunto de software MS-Office, de Microsoft. Se apuesta de este modo a la utilidad de esos datos tanto con fines de auditoría como para optimizar el gerenciamiento de los servicios prestados.

En esta fase de lanzamiento, Compsis pretende abocarse a sectores determinados, como el de carga, incluidas tanto las empresas que transportan sus propios productos como las transportadoras, además del segmento de pasajeros. En una etapa posterior, la empresa atenderá a otras flotas de vehículos comerciales y militares, sin dejar de lado a las ambulancias y los vehículos particulares. Queiroga cree también que existen buenas posibilidades en el mercado externo.

En un primer momento, falta aún tomar una decisión: si Compsis solamente venderá el producto o también se encargará de la prestación de servicios. Esta respuesta no es tan sencilla, por tratarse de una pequeña empresa. Aunque en los últimos dos años, ésta duplicó el número de empleados: la compañía emplea actualmente a 130 personas. Con relación al incremento previsto en la facturación, la empresa afirma que eso es aún imposible de calcular. Por ahora, el objetivo es finalizar el producto y sacarlo al mercado.

El proyecto
Sistema Automático para el Monitoreo de Rutas de Vehículos (nº 97/07403-9); Modalidad Programa de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE); Coordinador Ailton de Assis Queiroga – Compsis; Inversión R$ 44.193,80 y US$ 153.100,00

Republicar