Imprimir Republicar

Política C&T

El nuevo Recife Antiguo

El estado de Pernambuco comienza a invertir 33 millones de reales en la construcción del Puerto Digital

El proyecto del Puerto Digital comienza a salir del papel y cambiar el escenario de Recife Antiguo a orillas del río Capibaribe, barrio que dio origen a Recife, la ciudad capital del estado de Peranambuco, hace 464 años. Almacenes antiguos y casas coloniales de la zona portuaria, que en el pasado eran prostíbulos, están siendo ocupadas por empresas de informática y telecomunicaciones. Cerca de 250 de ellas se instalarán en el barrio desde ahora y hasta el año 2005, moviendo 400 millones de reales.

El proyecto, lanzado el año pasado, recibirá por parte del estado de Pernambuco inversiones del orden de los 33 millones de reales, obtenidos con la privatización de la Companhia Energética de Pernambuco (Celpe), la antigua estatal de energía eléctrica. De dicho total, 23 millones de reales tienen como destino la reurbanización del barrio. Otros 10 millones financiarán a las empresas.

El gobierno ya ha depositado 5 millones de reales en el Fondo de Capital de Riesgo, que comenzará a operar en agosto y que contará con otros 5 millones de reales de socios privados, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Financiadora de Estudios y Proyectos (Finep). Otros 10 millones de reales alimentarán al Fondo de Capital Humano, destinado a formar recursos humanos y ubicar a pesos pesados de la informática a las plantillas de las empresas. “No somos un polo tecnológico común, sino una plataforma de negocios”, explica Cláudio Marinho, secretario de Ciencia y Tecnología de Pernambuco, mentor del proyecto.

El sector de informática facturó 300 millones de reales el año pasado en Pernambuco, creciendo un 8%. Sumado el sector de telecomunicaciones, el mercado total gira en torno a de 1.300 millones de reales. Eso representa más del 60% del PBI agropecuario, la actividad económica más tradicional de la región. El impulso proviene de las universidades, creadoras de talentos. Ocho de ellas forman a alrededor de mil alumnos en computación por año. Una de las más conceptuadas de Brasil, el Centro de Informática de la Universidad Federal de Pernambuco (UFPE) tiene 50 doctores y 300 alumnos cursando posgrado.

Hasta hace poco tiempo, el destino de esa mano de obra eran las empresas del centro y sur del país e incluso del exterior, como la sede de Microsoft en Estados Unidos, frecuente reclutadora de profesionales pernambucanos. Creado hace cinco años, el Centro de Estudios y Sistemas Avanzados de Recife (Cesar) revirtió ese éxodo al identificar socios comerciales y desarrollar tecnologías capaces de configurar buenos y rentables negocios.

Actualmente maduro, con otros nueve proyectos listos para llegar al mercado, el Cesar es uno de los propulsores del Puerto Digital. Toda su estructura administrativa y operacional está siendo trasladada a una casa del siglo XIX, en Recife Antiguo. El actual edificio de la Capitania dos Portos, de la Marina, será ocupado por los laboratorios de investigación y posgrado del Centro de Informática de la UFPE. El Softex, incubadora de 34 pequeñas empresas de software dedicadas a la exportación, será trasladado a las instalaciones de una antigua industria gráfica, con un costo de 6 millones de reales. Los almacenes del Puerto de Recife están siendo adaptados para albergar al Centro de Negocios y Tecnología de la Información, una especie de shopping center digital con más de 30 empresas.

La idea es crear un espacio de convivencia entre el patrimonio histórico y la tecnología moderna. En los últimos años se invirtieron cerca de 19 millones de reales en la revitalización del barrio y la urbanización de la Favela do Rato, que creció en las ruinas portuarias. En cinco años, el número de personas que trabajan en el barrio se elevará de 11 mil a 16 mil, atrayendo restaurantes, hoteles y otros servicios de apoyo. Para el año próximo, 100 empresas tecnológicas estarían ya funcionando en Recife Antiguo.

Republicar