Imprimir Republicar

Tecnología

Hagan sus apuestas

El 3º Venture Fórum abre nuevos caminos para el desarrollo de productos innovadores al reunir a empresas de base tecnológica e inversores de capital de riesgo

CAROL QUINTANILHASilva: un aparato que analiza las estructuras metálicas internas del hormigón armadoCAROL QUINTANILHA

Las innovaciones tecnológicas propuestas por pequeñas empresas brasileñas recibieron un fuerte estímulo durante la tercera edición del Venture Fórum, una iniciativa de la Financiadora de Estudios y Proyectos (Finep) en colaboración con la FAPESP, de la Asociación Brasileña de Capital de Riesgo (ABCR) y de la Asociación Brasileña de Compañías Abiertas (Abrasca). Durante el Fórum, realizado en el Hotel Maksoud Plaza, en São Paulo, durante los días 18 y 19 de abril, por un lado estaban los ejecutivos de 45 instituciones financiadoras de capital de riesgo, nacionales y extranjeras, dispuestas a invertir en emprendimientos que redunden en un alto retorno financiero. Por otro lado, 16 pequeños empresarios presentaron sus productos y sistemas innovadores que requieren de apoyo para salir al mercado.

Esas 16 empresas fueron seleccionadas por consultores de la Finep entre un total de 300 inscritas para el evento. Seis de esas empresas reciben actualmente financiamiento de la FAPESP, en el marco del Programa de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE), para desarrollar investigaciones dentro de sus instalaciones.En simultáneo con el fórum, la Fundación presentó la tercera Exposición “La FAPESP y la Innovación Tecnológica”, una muestra en pequeños stands de otras 54 empresas participantes del PIPE y 21 proyectos del Programa Asociación para la Innovación Tecnológica (PITE), que reúne a empresas y instituciones académicas.

Una nueva perspectiva
Los dos eventos reforzaron la necesidad de aproximar cada vez más investigación y medios productivos. En Brasil la articulación entre la generación de conocimiento y su transformación en riqueza “es aún frágil”, evaluó el profesor Carlos Henrique de Brito Cruz, presidente de la FAPESP, en la sesión inaugural del Venture Fórum. Para Brito Cruz, es fundamental en este momento del desarrollo del país la aproximación entre aquellos que desarrollan tecnología – en las empresas y en las instituciones académicas – y los inversores, dispuestos a apostar en la concreción de productos y sistemas con valor tecnológico agregado.

“Existe hoy una oportunidad impostergable para superar el desfasaje tecnológico y poner a la ciencia y la tecnología en el epicentro de la actividad económica en Brasil”, dijo el ministro de Ciencia y Tecnología, Ronaldo Mota Sardenberg, presente en el segundo día del evento. Otro invitado, el presidente de la Federación de Industrias del Estado de São Paulo (Fiesp), Horácio Lafer Piva, se valió de un ejemplo para reforzar la necesidad de inversiones en el fortalecimiento del desarrollo tecnológico. “En mis viajes por Brasil, encuentro gente con óptimas ideas y con dificultades para encontrar inversores”, afirmó.

Del lado del capital, la expectativa es grande. “El número de inversores inscritos superó nuestras expectativas”, dijo Jorge Ávila, director de la Finep. La platea que escuchó las exposiciones de los 16 representantes de las empresas dispone de alrededor de 3.800 millones de dólares para invertirlos en buenas y rentables ideas. Según la ABCR, el año pasado se desembolsaron en el país 750 millones de dólares en inversiones para empresas nacientes o emergentes. Cifras de ese porte hacen brillar los ojos de los emprendedores de las 16 empresas seleccionadas.

Un escenario diferente
Para aproximar a emprendedores e inversionistas, los encuentros del estilo del Venture Fórum son esenciales. Constituyen el puntapié inicial para la concreción de nuevos negocios. Estas experiencias se realizan en Estados Unidos hace ya algunos años. Paul Myers, director de The Capital Network, una compañía norteamericana que realiza eventos similares al Venture Fórum en Estados Unidos, brinda una idea del potencial de este tipo de encuentro. “De las 230 empresas que ya han participado de forums realizados por nosotros en EE.UU. desde 1996, 77 obtuvieron financiamiento a partir de los encuentros, totalizando 270 millones de dólares invertidos”, contabiliza Myers.

Peter Jones, del Darby Technology Group, dijo que, en el año 2000, 100 mil millones de dólares fueron destinados a proyectos de empresas en Estados Unidos: un récord histórico. “Internet impulsó ese movimiento”, dijo. Para este año, el escenario es bastante diferente. El total invertido caería a 40 mil millones a causa de la decepción de los inversores con los parcos retornos ofrecidos por los negocios ligados a Internet. Hecho que no es necesariamente malo, según Jones. “Ahora el capital de riesgo se vuelca hacia otros sectores de la tecnología y busca oportunidades con más criterio y atención.”

Altruismo y ambiciones
Durante el Venture Fórum, los inversionistas tuvieron la oportunidad de confirmar ese nuevo escenario también en Brasil, y fueron muy claros al enviar su mensaje a los emprendedores. “El capital de riesgo está ávido por altos retornos”, dijo Luiz Spínola, de UBS Capital America. “No invertimos por altruismo, invertimos para ganar dinero a la salida.”

La salida es el momento de dejar el emprendimiento, extrayendo del mismo las utilidades, que deben ser mayores que aquellas que proporciona el mercado financiero. El riesgo es la posibilidad de que el emprendimiento no tenga éxito, situación natural que se cierne sobre los negocios innovadores con los cuales aún se tiene poca experiencia.

La intención de los inversores no es mantener el control o quedarse con la empresa para siempre. La esencia de la actividad indica que el inversor debe deshacerse del negocio cuando crea que éste llegó a un estadio de maduración suficiente como para generar un buen retorno.

Búsqueda en la universidad
“Invertimos principalmente en empresas de infraestructura ligadas a Internet, pero ahora estamos visitando universidades e incubadoras”, dijo José Carlos La Motta, uno de los socios de E-Platform, un fondo con cuatro socios y participación de Unibanco. La Motta revela que está en tratativas con un grupo de investigadores gaúchos (de Rio Grande do Sul). “Por ahora no puedo decir quiénes son ni de qué se trata”, despista. “Nuestro objetivo es entrar en empresas nacientes con una participación de entre el 25% y el 30%.”

Clóvis Meurer, director de la Companhia Riograndense de Participações (CRP), presentó aquello que todos dicen que es fundamental para el desarrollo del capital de riesgo en Brasil: historias exitosas. CRP fue una de las financiadoras del proveedor de Internet NutecNet a mediados de la década del 90. Actualmente, tras un período llamándose Zaz, el negocio integra el megaportal internacional Terra, de la española Telefónica. La empresa, después de implementar dos fondos de inversión en empresas emergentes de base tecnológica, el RSTec para Rio Grande do Sul, y el SCTec para Santa Catarina, prepara el SPTec. “Estamos estructurando una filial en São Paulo”, anuncia Meurer.

Tanto los inversores como los emprendedores salieron satisfechos del intercambio de experiencias promovido por el 3º Venture Fórum. “Estar en contacto con ideas innovadoras es siempre productivo”, dijo Cláudio Vidal, ejecutivo de Santander Private Equity. “Necesitamos multiplicar oportunidades como ésta”, propuso el profesor Brito Cruz. Dos nuevas rondas del Venture Fórum ya tienen fecha y lugar estipulados: la primera, en agosto, en Belo Horizonte, y la otra, en octubre, en Río de Janeiro.

Republicar