Imprimir Republicar

Memoria

A 140 años de una injusticia

La máquina de escribir fue inventada por un sacerdote de Paraíba, pero fue patentada por un extranjero

Durante la Exposición Nacional, en Río de Janeiro, en 1861, los cariocas sesorprendieron al ver una máquina diferente, en la cual era posible imprimir señales taquigráficas con solo presionar sobre las teclas. El invento permaneció expuesto durante 44 días y fue uno de los nueve premiados con medalla de oro entre los 1.136 participantes. El cura paraibano Francisco João de Azevedo (1814-1880), inventor de la máquina taquigráfica, acabó transformándola, con un algunas pequeñas modificaciones, en una máquina de escribir.

Pero quien se llevó los laureles y la patente fue el inventor estadounidense Christopher Latham Sholes. Y Azevedo entró a la galería de los inventores injustamente postergados, como Santos Dumont (el avión) y Landel de Moura (la radio).

Entre junio y diciembre de 1872, un extranjero, probablemente norteamericano, se llevó el prototipo de la máquina de Francisco João de Azevedo al exterior. El sacerdote habría sido persuadido a dejar que se llevaran el prototipo con la promesa de que había gente interesada en fabricarlo. En marzo de 1873, Christopher Latham Sholes les presentó como suyo un modelo prácticamente idéntico a la máquina brasileña a los armeros Remington, que la industrializaron. Existen relatos sobre otras tentativas de construir máquinas de escribir de 1714 y 1833, es decir, anteriores al de Francisco João de Azevedo . La diferencia es que el modelo brasileño fue el primero que funcionó. Azevedo creó su máquina en el Arsenal de Guerra de Pernambuco, en Recife, oficina en donde se fabricaban equipamientos para el Ejército.

El sacerdote construyó la máquina taquigráfica pensando en algo práctico para registrar discursos y debates orales rápidamente. Luego la transformó en una máquina de escribir. Su deseo era llevarla a la Exposición de Londres, en 1862, pero la comisión encargada vetó el proyecto, alegando que no había más espacio en el pabellón brasileño.

Republicar