Imprimir Republicar

Innovación

Asociaciones con el PIPE

Incubadora abre otras 78 vacantes y estructura nuevos proyectos juntamente con la FAPESP

BRAZDespués de pasar por una amplia reforma que demandó 1,1 millones de reales y llevó a triplicar sus instalaciones, el Centro Incubador de Empresas Tecnológicas (Cietec) de São Paulo llamó a concurso para albergar 78 nuevos emprendimientos que también pueden obtener financiamiento de la FAPESP. Los candidatos a obtener un lugar en la incubadora deben retirar las bases hasta el día 20 de septiembre en el Cietec, sito en las instalaciones del Instituto de Investigaciones Energéticas y Nucleares (Ipen), en la Ciudad Universitaria de São Paulo.

Las propuestas deben ser dirigidas al Cietec para una preselección hasta el 24 de septiembre. El resultado final será conocido el 28 de febrero de 2002. Otras informaciones pueden encontrarse en el sitio: www.ipen.br/cietec/cietec.html.

El Cietec, el mayor polo incubador de Brasil, alberga a 53 emprendimientos caracterizados por su innovación tecnológica en productos, servicios o procesos. Entre dichos emprendimientos, ocho cuentan con financiamiento de la FAPESP en el marco del Programa de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE), y otros 17 se encuentran en proceso de análisis. Sumados, los financiamientos superan los 1,5 millones de reales, equivalentes al 60% de los recursos obtenidos por las empresas incubadas en agencias financiadoras. “La FAPESP es la institución que más aporta en los proyectos de Cietec”, dice Sérgio Wigberto Risola, gerente del Cietec. “Nuestra misión es apoyar a las empresas generadoras de tecnología”, agrega.

Diversas modalidades
La expectativa de Risola es que 350 interesados se presenten para concurrir a las 78 nuevas vacantes abiertas en las áreas de biomedicina, biotecnología, tecnología de la información, química, medio ambiente, técnicas nucleares, instrumentación, ingeniería de materiales y software. Las empresas podrán elegir entre cuatro modalidades: hotel de proyectos ( preincubación), empresa residente, asociada o de software.

El hotel de proyectos apoya la creación de negocios que aún no estén en condiciones de iniciarse inmediatamente. “Muchas veces, el emprendedor tiene una buena idea, pero no tiene recursos. Nosotros lo ayudamos en la captación”, explica Risola. La incubadora de empresas residentes se destina a emprendimientos constituidos que ya tengan dominio de la tecnología, dispongan del capital mínimo y de un plan de negocios definido. A éstos les será cedida un área de até 50 metros cuadrados.

La incubadora de empresas asociadas tiene el mismo perfil, con la diferencia de que esas empresas tienen su sede en otro local y utilizan el Cietec para hacer el puente tecnológico con la universidad y los centros de investigación. Por último, la incubadora de software se orienta exclusivamente hacia proyectos de ese segmento.Las empresas incubadas disponen de una completa infraestructura para sus actividades. Además de las instalaciones del Cietec, también cuentan con el apoyo de consultores de tecnología, marketing y comercialización, asistencia jurídica y asesoramiento sobre patentes. “Quizás lo más importante sea la posibilidad de acceso a todo el conocimiento generado en la USP, el Ipen y el IPT (Instituto de Investigaciones Tecnológicas, sigla en portugués)”, dice Risola.

Intercambio mundial
Creado en septiembre de 1996, el Cietec fue elegido por la Asociación Nacional de Entidades Promotoras de Emprendimientos de Tecnologías Avanzadas (Anprotec) como núcleo de referencia en marketing y comercialización entre las 145 incubadoras del país. “Queremos llevarles nuestros conocimientos a las demás incubadoras brasileñas”, afirma Risola. Este intercambio ganará cuerpo durante la Conferencia Mundial de Incubadoras de Empresas (WCBI), que se realizará entre el 23 y el 26 de octubre en Río de Janeiro, reuniendo a todas las incubadoras brasileñas y a los mejores especialistas de otros países.

Republicar