Imprimir Republicar

Ciencia

De regreso a la batalla

La vitamina C recupera la movilidad de las células de defensa de la sangre

En los diabéticos, los glóbulos blancos de la sangre, encargados de la protección del organismo contra los ataques de sustancias externas y de la producción de anticuerpos, tienen mayores dificultades para migrar para combatir focos de infección. Pero una investigadora del Instituto de Ciencias Biomédicas (ICB) de la Universidad de São Paulo (USP), Zuleica Bruno Fortes, comprobó que la administración de antioxidantes, como la vitamina C (ácido ascórbico) y el probucol (una droga que reduce la tasa de colesterol), restablece el nivel normal de movilidad de los leucocitos, las células de defensa, fundamentales en el proceso inflamatorio. En ratones con diabetes inducida experimentalmente, ese abordaje no presentó efectos colaterales.

Zuleica analizó la capacidad de los leucocitos de dislocarse e iniciar el proceso de defensa contra las infecciones en varios tejidos de los roedores: piel, intestino, fascia (revestimiento transparente del músculo) y músculo esquelético. Con auxilio de fármacos, simuló en los ratones la diabetes mellitus – caracterizada por el exceso de azúcar en la sangre debido a la baja síntesis de la hormona pancreática insulina – y les provocó una inflamación aguda con carragenina, un agente químico. Utilizando un circuito cerrado de TV acoplado a un microscopio que amplía la imagen hasta 2.500 veces, Fortes observó in vivo lo que sucedió en los microvasos sanguíneos de esos tejidos.

Sin ningún tratamiento, los animales diabéticos desplazaban menos leucocitos hacia el área inflamada. Si recibían dosis de antioxidantes, el número de células implicadas en la tarea retornaba a los niveles normales. “Los animales tratados pasan a responder al estímulo inflamatorio como si no fueran diabéticos”, dice la investigdora. La menor capacidad de migración de los glóbulos blancos de la sangre parece ser un fenómeno común en animales que contraen la enfermedad.

La idea de testear el efecto de la vitamina C y del probucol -que neutralizan la acción negativa de los llamados radicales libres, especies reactivas de oxígeno producidas en exceso por el organismo como consecuencia de enfermedades, por ejemplo – surgió de una constatación: en los pacientes con diabetes, aumenta la generación de radicales libres, que consumen antioxidantes sintetizados de forma natural por el organismo.

Coadyuvante
La falta de antioxidantes no es la causa principal de la dificultad de los diabéticos para movilizar leucocitos y combatir inflamaciones. El problema deriva de la carencia de insulina, agravada por el exceso de radicales libres. Por eso, la investigadora resolvió averiguar si el uso de antioxidantes, ya testeados en diabéticos para controlar otras disfunciones desencadenadas por la enfermedad, tendría alguna influencia en la capacidad de movilizar leucocitos. Zuleica subraya que no hay que crear falsas expectativas. “El uso de antioxidantes es un tratamiento coadyuvante”, dice. “La propia insulina que el diabético toma para controlar a la enfermedad lleva al restablecimiento de la capacidad migratoria de los leucocitos.”

Aun así, puede darse una eventual utilización de esas sustancias en la batalla contra las infecciones. “Incluso cuando un enfermo recibe las dosis adecuadas de insulina, la diabetes difícilmente deja de provocar complicaciones a largo plazo”, afirma Zuleica. Una de esas complicaciones es justamente la menor capacidad para movilizar a los glóbulos blancos de la sangre para combatir infecciones.

EL PROYETO
Posibles Mecanismos Implicados en las Alteraciones de la Respuesta Inflamatoria Observados en la Diabetes Mellitus Experimental
MODALIDAD
Línea regular de auxilio a la investigación
Coordinadora
Zuleica Bruno Fortes – ICB/USP
Inversión
R$ 47.407,33 y US$ 43.000,00

Republicar