Imprimir Republicar

Política C&T

Expansión continua

La FAPESP continua incrementando sus inversiones en becas, pero a un ritmo menor

La inversión de la FAPESP en becas en el país continua creciendo, aunque a tasas inferiores a las de años anteriores. Esto se verificó a lo largo de 2001 y con relación al año pasado, tomando como base de comparación las concesiones efectuadas hasta el mes de agosto. Hasta el día 31 de ese mes estaban en vigencia 9.291 becas en el país, frente a 9.197 en igual fecha del año pasado. La variación positiva del 1% puede parecer poco significativa. Pero ésta refiere a valores de expansión bastante expresivos, acumulados desde 1996. En dicho año, estaban en vigencia 3.199 becas, lo que significa un crecimiento en los otogamientos del 190,4% en los últimos cinco años, como muestra el gráfico 1. Merece ser destacada la expansión de las modalidades de becas de posgrado.

Las becas de posdoctorado registraron, desde agosto de 1996 hasta agosto de 2001, un crecimiento del 480,1%, elevándose de 106 a 615. La expansión de las becas de doctorado en igual período fue de un 444,3% (su número creció de 654 a 3.560) y la de las becas de maestría fue del 134%, ascendiendo de 1.085 a 2.539. Según José Fernando Perez, director científico de la FAPESP, la eclosión del número de becas otorgadas por la Fundación en los últimos años refleja el crecimiento de los programas de posgrado y de las solicitudes de becas en el estado de São Paulo: entre 1995 y 2000, el crecimiento de la demanda fue íntegramente absorbido por la FAPESP.

Durante este año, hasta el mes de agosto y en comparación a marzo, el número de becas en vigencia en el país, teniendo en cuenta todas las modalidades, creció un 2,7%. Entre las modalidades de posgrado, las becas de maestría experimentaron una reducción del 6,4% (se redujeron de 2.711 a 2.539). Esa caída fue compensada con el aumento en el número de bolsas de posdoctorado – un 11,8%, elevándose de 550 a 615 – y de doctorado – de un 3,3%, pasando de 3.444 a 3.560, como muestra el gráfico 2, implicando un aumento también en la inversión. Al fin y al cabo, el valor anual de la bolsa de maestría es de 12,1 mil reales, mientras que el de la de doctorado es de R$ 24,9 mil reales.

De cualquier manera, la expansión se encuentra muy por debajo de la demanda. “La FAPESP continua con su compromiso llevar adelante una inversión expresiva y constante en becas, pero desgraciadamente no logra atender la demanda”, dice Perez. El director espera que esta situación se modifique, con una elevación de las cotas de bolsas por parte de las agencias federales para São Paulo. Mientras esto no ocurre, la FAPESP está pidiéndoles a sus asesores un análisis aún más riguroso de los pedidos de becas, de manera tal que sus dictámenes puedan contribuir para evaluar el grado de excelencia del proyecto.

Dichos dictámenes deberán permitir que el análisis comparativo al que están siendo sometidas las solicitudes con dictámenes favorables sea más ecuánime y criterioso. La Fundación se empeñará aún más para que las respuestas a los pedidos de beca, cuya inscripción va hasta el 30 de octubre, sean dadas en el mes de febrero, y no marzo, como estaba previsto. Es digno de registrarse el crecimiento del número de becas de iniciación científica, una modalidad que, en última instancia, hace posible un posgrado más eficiente y de mejor calidad.

Republicar