Imprimir Republicar

Estrategias

La fruticultura contará con el apoyo de una biofábrica

Durante este mes de noviembre, en la ciudad de Campos, Río de Janeiro, se ha dado inicio a la construcción la más moderna biofábrica de plantines del país. Con la asociación entre la Secretaria de Ciencia y Tecnología del Estado de Río y Cuba, el proyecto tendrá un papel importante en el Programa de Fruticultura del Norte Fluminense. “Para que el programa tenga posibilidades de éxito, vamos a crear una infraestructura para producir 4 millones de plantines por año, de cinco tipos: banana, guayaba, ananá, papaya y caña”, explica Sílvio Lopes Teixeira, del Laboratorio de Fitotecnia del Centro de Ciencias y Tecnología Agropecuaria de la Universidad Estadual del Norte Fluminense (Uenf). La Uenf está recibiendo y poniendo en práctica la tecnología cubana. La biofábrica de Campos será la más moderna del país. “Usaremos luz natural en vez de artificial y obtendremos con ello una economía de un 20% en el consumo de energía”, dice Teixeira. Además, la esterilización será realizada en medio químico (en vez de usar autoclave). La construcción ocupará 600 metros, y la superficie en la cual las plantas serán cultivadas, otros 8 mil metros. La Uenf está trabajando con el Instituto de Biotecnología de Plantas de la Universidad de Las Villas de Cuba.

Republicar