Imprimir Republicar

Análisis

El Tidia está en alza

Se estudiarán anteproyectos en el marco del Programa de Internet avanzada

Los coordinadores del Programa Tecnología de la Información en el Desarrollo de Internet Avanzada (Tidia) tienen por delante, y durante los próximos tres meses, una dura tarea: analizar y consolidar las propuestas de 123 anteproyectos presentados a la FAPESP en respuesta a la convocatoria lanzada en octubre. “Fue una agradable sorpresa”, dice Carlos Antônio Ruggiero, del Instituto de Física de la Universidad de São Paulo de São Carlos, uno de los coordinadores del Tidia. “El más optimista del grupo apostaba a que el número de anteproyectos no pasaría de 80.”

Todos serán analizados, clasificados y reunidos en un pequeño número de proyectos cooperativos, en torno a temas y objetivos comunes. Los resultados del análisis de los proyectos serán publicados en febrero o marzo de este año.

El Tidia tiene como objetivo transformar a Internet en un objeto de investigación. Prevé la creación de una red de fibra óptica con velocidad de 400 gigabits/s, construida en asociación con la iniciativa privada, que conecte inicialmente a São Paulo, Campinas y São Carlos, y posteriormente a otros municipios del estado de São Paulo. Dicha red será un campo de pruebas (test bed) con una estructura capaz de servir de soporte para un laboratorio comunitario multiusuarios, en donde se desarrollarán investigaciones en el marco del programa que serán implementadas por las redes académicas. El apoyo a la investigación atiende al segundo objetivo del programa, que consiste en formar especialistas en desarrollo de tecnologías para Internet.

Tecnología de red
Los temas de investigación propuestos en los 123 proyectos también sorprendieron por el equilibrio en torno a dos temas: aplicaciones de Internet y tecnología de red propiamente dicha. “La mitad de las propuestas aborda investigaciones en telemedicina, teleeducación, gobierno virtual y biblioteca virtual, entre otras. Temíamos que solamente el personal de red respondiera al llamado”, celebra Ruggiero.

Un primer análisis de los proyectos reveló también la falta de interacción entre el grupo de investigadores con propuestas de investigación sobre la aplicación de Internet y el grupo que pretende investigar la infraestructura de la red. “Son grupos distintos. Al integrar los proyectos en el Tidia estaremos impulsando el trabajo cooperativo”, afirma. En el transcurso del análisis de los proyectos, la coordinación del programa podrá consultar a la comunidad sobre la consolidación de los anteproyectos y, eventualmente, abrir espacio para nuevas propuestas.

Los proyectos contarán con recursos de la FAPESP (como mínimo 10 millones de reales), pero también recibirán apoyo de las empresas privadas, futuras socias del programa. “Estamos en contacto con fabricantes de equipos de telecomunicaciones, concesionarias de telecomunicaciones, proveedores de acceso y algunos órganos del gobierno paulista. Todos éstos ya han demostrado interés en participar en el programa.” Pese a que los proyectos son de contenido abierto, Ruggiero no duda de que el Tidia contará con el apoyo expresivo de los socios.

Cada empresa podrá participar en áreas de interés específico, como sucede en Estados Unidos, en donde Internet 2 no es solamente un proyecto de red de alta velocidad, sino también de cooperación con la iniciativa privada. El apoyo del gobierno también es considerado fundamental, ya sea en su carácter de socio o en la condición de agente facilitador, ya que el programa necesitará de una autorización para utilizar las tuberías de fibra óptica que se extienden al lo largo de las carreteras paulistas, por ejemplo.

El nuevo programa consolida la participación de la FAPESP en la historia de Internet en Brasil, que comenzó con la creación de la red ANSP en 1989. La Fundación también ya fue el único y principal link internacional, responsable por el tráfico académico y, a pedido del Comité Gestor de Internet, es actualmente responsable por el registro de dominios en el país.

Republicar