Imprimir Republicar

Biotecnología

Para hacer copias de la perfección

La empresa ProClone trabaja para aportarle calidad y competitividad a la producción de plantas ornamentales en Brasil

miguel boyayanAlmácigos de kalanchoe en el invernadero: la última etapa de la clonaciónmiguel boyayan

Reproducir la belleza de algunas flores, repetir aquel tono que solamente una orquídea consigue tener en el auge de su floración: esos son los desafíos que quienes trabajan con clonación de plantas ornamentales encaran desde hace algunos años. Dicha técnica utiliza un pedacito minúsculo de un pimpollo -más exactamente el meristema, un conglomerado de células de 0,1mm- para multiplicar flores ejemplares sin diferenciación genética. Aunque es utilizada comercialmente hace más de 20 años, esta técnica pasa por constantemente por perfeccionamientos.

Quienes consiguen utilizarla con mayor precisión y bajos costos, produciendo copias perfectas en grandes cantidades, libres de enfermedades y con combinaciones inesperadas, ganan mercado y nombre. Objetivo estos que están en la trayectoria de la empresa ProClone Biotecnología, instalada en la ciudad de Holambra, en la región de Campinas.

La empresa busca calidad y competitividad al incrementar la producción de clones de diversas especies de plantas, tales como orquídeas, gerberas y lirios de agua. Con el apoyo de la FAPESP en el marco del Programa de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE) desde 1997, ProClone, que produce 40 mil cepas por mes, se está preparando técnicamente para ganar el mercado externo. Su estructura de exportación está lista, pero “hibernando”, dice la propietaria de la empresa, la bióloga Monique Inês Segeren, que se asoció a una empresa holandesa, la Ceres Vitro, para poder conquistar al consumidor externo.

Con ello, Monique alcanzará uno de los objetivos que la llevaron a abrir las puertas de su laboratorio en 1989: participar del mercado mundial de flores y plantas, que mueve, en toda su cadena productiva, cerca de 100 mil millones de dólares anuales. De ese total, los productores son responsables por valores próximos a los 16 mil millones. Holanda es el principal exportador e importador mundial de flores y plantas ornamentales y sirve de base a las mayores multinacionales del sector. En Brasil, el sector de la producción responde por el 30% de la facturación, que alcanza unos 1.300 mil millones de reales anualmente, cabiéndole al estado de São Paulo la responsabilidad por el 70% de ese valor.

Sólo en Holambra, son comercializados más de 273 millones de reales en flores por año. Este pequeño municipio de 10 mil habitantes, ubicado a 155 kilómetros de la capital paulista, tuvo su origen en una hacienda, en donde fue formada una cooperativa de agricultores holandeses que abandonaron Europa después de la Segunda Guerra Mundial. En las últimas décadas, esos agricultores se dedicaron al cultivo de flores, tornándose una referencia nacional en el sector.

En el atrayente mercado de la producción de flores, la especialidad de la ProClone es clonar cepas creadas por especialistas en mejoramiento, propiciando una multiplicación acelerada con todas las características originales de la planta preservadas. Ese proceso, además de ser designado como clonaje o clonación, es llamado también micropropagación in vitro. El perfeccionamiento de esa técnica está en desarrollo por la empresa desde que ella participa del PIPE hace cuatro años. Las innovaciones tecnológicas dieron como resultado un equipo propio de autoclave que hace la esterilización y prepara el medio de cultura usado en recipientes para la multiplicación de las cepas. Una vez listo, el medio de cultivo es distribuido, de forma controlada, en 650 recipientes en un período de tres horas. “En el proceso manual, seria posible llenar solamente 20 en el mismo tiempo”. Además de la demora y el margen de error, el método manual implica mayor gasto de energía y costo de mano de obra.

Por el momento, el equipamiento de autoclave está instalado en la ProVitro, una joint venture formada entre la empresaria y Ceres Vitro, que está incubada en la Compañía de Desarrollo del Polo de Alta Tecnología (Ciatec) de Campinas. Según la empresaria, la esterilización del medio de cultivo con el autoclave será hecha en el laboratorio de la ProClone, en Holambra, cuando las obras de ampliación estén concluidas y sean instaladas otras dos máquinas autoclave.

Para lograr una mejor esterilización
El autoclave fue proyectado por el ingeniero Sérgio Koseki con equipos totalmente nacionales. Fue patentado por ProClone con el nombre de Equipo de Esterilización de Medio de Cultivo y Distribución Automática y, según Monique, no tiene similar nacional. La máquina existente con funciones similares es alemana, pero la desarrollada por el técnico brasileño tiene como diferencial una hélice, que torna a los líquidos más homogéneos y mejora la esterilización.Para Monique, el hecho de que ProVitro esté ubicada en el seno de una incubadora es fundamental para el desdoblamiento de la segunda fase del proyecto, el desarrollo de una máquina complementaria para el proceso de clonación de plantas que ya está en fase de pruebas.

Se trata del esterilizador de plasma de la Valitech -otra empresa participante del PIPE e incubada en el Ciatec-, que usa peróxido de hidrógeno en la esterilización de potes plásticos, un proceso revolucionario y con reducido gasto energético. Según el investigador de la empresa, Tadashi Shiosawa, la máquina esteriliza hasta 2 mil potes plásticos en una hora. Las otras formas de esterilización provocan daños para la salud y el medio ambiente, al margen de consumir mucha energía, afirma el investigador. “El óxido de etileno es cancerígeno y causa daños ambientales, y la radiación por rayos gama tiene restricciones por su peligrosidad”. La máquina también va a permitir la reutilización de los potes plásticos después del lavado, lo que no es hecho ni siquiera en Holanda, agrega Monique.

Con los nuevos equipos, ProClone estará condiciones de prestar un servicio más elaborado y rápido para el primer eslabón de la cadena productiva de plantas e flores, el llamado beneficiador. Este profesional tiene especímenes guardados en invernaderos, que funcionan como herramientas para las investigaciones de variación genética y mutación. Con ellas, es posible crear cepas con características propias, como, por ejemplo, una flor de loto con color diferente o un plátano resistente a determinada plaga. Según Monique, esos experimentos tienden, fundamentalmente, al aprovechamiento comercial del resultado. En el caso de flores, el beneficiador muestra su creación en exposiciones que funcionan como una vidriara para reproductores de plantas y flores en busca de novedades.

Ganancia de escala
Como el beneficiador tiene solamente algunas cepas del nuevo producto, es necesaria una multiplicación para que el productor pueda llevar la planta al mercado con rapidez y ganancia de escala. Así, el beneficiador transfiere la matriz a un laboratorio como el de ProClone, donde es realizada la multiplicación de cepas por micropropagación. Después de las pruebas con el grupo de plantas para verificación de la calidad, es escogido el lote que será multiplicado en gran escala. La próxima etapa aún está en el mismo laboratorio, o en la llamada biofábrica. La cepa es transformada en millones de cepas, bajo condiciones controladas, en medio de cultivo y con reducido espacio de tiempo. Después de esa multiplicación, las cepas son entregadas al productor, y solo entonces, saldrán de sus potes para ser plantadas en canteros de tierra del invernadero, para su crecimiento, floración y consiguiente entrega a los distribuidores y floricultures.

Para garantizar que la cepa que será multiplicada por ese sistema esté libre de enfermedades conocidas, es hecha prueba de calidad basada en el método Elisa (Enzyme Linked Immunosorbent Assay). La aceptación en el exterior de cepas clonadas en Brasil pasa por el test Elisa. Se trata de un método patrón internacional usado para probar las reacciones ocurridas con las cepas ante la acción de virus conocidos y específicos para cada planta.

Certificado de origen
O consultor contratado por ProClone, el investigador José Alberto Caram Souza Dias, del Instituto Agronómico de Campinas (IAC), agrega que esa prueba es determinante para obtener el certificado fitosanitario de origen, que comprueba la calidad y la inexistencia de virus y funciona como garantía de entrada de la cepa allá afuera. En su trabajo en ProClone, Caran desarrolla máquinas para realizar la prueba: se trata de un inyector-lavadora y de un aspirador para el secado de las microplacas con 96 cavidades donde son depositadas las muestras y los reactivos, una operación que se repite tres veces con cada muestra. El precio del conjunto importado varia entre 2 mil y 8 mil dólares. Caram estima que las dos máquinas adaptadas por éste cuestan menos de mil reales.

Evasión de matrices
La mayor capacitación técnica en la producción de plantas ornamentales en Brasil puede traer aparejada una situación como mínimo preocupante: la evasión de matrices brasileñas, cuyo caso más flagrante es el de varias especies de orquídeas autóctonas que están siendo reproducidas en el exterior y reexportadas a Brasil. Según Monique, una cepa importada de orquídea cuesta 4 reales, mientras es posible reproducirla aquí a 10 reales el lote de 50 cepas. La empresaria agrega que existen hoy cuatro grupos (géneros) de orquídeas con excelente aceptación comercial – Phalaenopsis, Dendrobium, Oncidium, la llamada lluvia de oro, y la Paphiopedilum, conocida como zapatito- y otros dos también muy buscados para reproducción: Catleya y Laelia, géneros apreciados por los orquidiófilos, profesionales que reproducen y venden estas plantas en exposiciones y ferias. “La colección brasileña está bastante diseminada, pero la orquídea es una planta altamente dependiente del laboratorio”, dice Monique.

ProClone también acelera la multiplicación del lirio de agua (Zantedeschia), género con 40 especies de variados colores, que tienen una demanda creciente en el mercado nacional. Esta planta es importada de Holanda, pero su origen es África del Sur. Otras plantas que componen el stock de ProClone son la Gerbera y laKalanchoe, además de follajes como los helechos (Dicksonia y Polypodium) y filodendros (Philodendron). ProClone también realiza la reproducciónin vitro de variedades de anturio (Anthurium) desarrolladas y producidas por el IAC.

La estrategia de Monique es bastante clara: clona y desarrolla cepas que el mercado desea y se anticipa a la competencia y al deseo de los consumidores. Para eso innova en la producción de equipamientos, busca brechas de mercado y se asocia a aliados tecnológicos y de inversiones. La empresa cuenta con seis empleados y cinco becarios. El apoyo financiero de las instituciones de fomento a la investigación forma parte de su rutina desde el inicio de las actividades de la empresa, con el Programa de Capacitación de Recursos Humanos para Actividades Estratégicas (Rhae) del Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCT).

Inversiones en la producción
Mientras esperaba que el proyecto de la FAPESP fuera aprobado, Monique cumplió un programa de trabajo de ocho meses en Kenia, donde administró un laboratorio con más de cien empleados de Ceres Vitro. Esa experiencia fue importante para solidificar los lazos empresariales con el socio Hendrikus Petrus Schouten y para la formación de ProVitro. Schouten, además de ser titular de Ceres Vitro, también es propietario de Ceres International, con sede en Holanda.

La mirada del socio holandés se posa por lo menos cuatro veces al año en la nueva y embrionaria empresa, para la cual ya adquirió un área de siete hectáreas en la región de Holambra. Allí, tan pronto como el empresario identifique el momento oportuno para invertir, va a iniciar la construcción de una biofábrica que producirá cepas clonadas de varias especies -a gran escala- con grandes perspectivas de exportación. El costo evaluado para ese emprendimiento es de 1,5 millones de reales. Por el momento, Monique dice que su socio, en sus viajes a Brasil, realiza la prospección del terreno y conoce a los productores socios, ya que en sus invernaderos se reproducen las cepas mejoradas de la ProClone.

El Proyecto
Desarrollo de Control de la Calidad de Cepas en Laboratorios Interrelacionados de Biotecnología (nº 99/11514-6); Modalidad Programa de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE); Coordinadora Monique Inês Segeren – ProClone; Inversión R$ 263.000,00

Republicar