Imprimir Republicar

Ciencia

Un disparo certero

Una vacuna garantiza que solamente los animales infectados con aftosa sean sacrificados

Un investigador de Minas Gerais ha desarrollado una vacuna alternativa -del tipo recombinante, producida por ingeniería genética- contra el terror de los ganaderos: la fiebre aftosa, enfermedad viral que hace que los bovinos pierdan peso, capacidad de movimiento y potencial reproductivo. En un rebaño en donde se constata la infección, todos los animales deben ser sacrificados, una imposición legal para evitar el avance de una de las enfermedades más contagiosas que existe: la misma puede infectar a mil animales en tan solo un día. La ventaja de la vacuna de Mauro Moraes, de la Universidad Federal de Viçosa (Minas Gerais), consiste en que permite identificar a los animales infectados y salvar a los demás.

Moraes, que desarrolló la vacuna durante los dos años que pasó en Nueva York, como profesor del centro veterinario Plum Island, del gobierno estadounidense, no usó el virus entero muerto, como es usualmente se hace. En lugar de eso, Moraes usó un inofensivo adenovirus humano tipo 5 que actúa como vector, llevando tan solamente la estructura proteica del virus -llamada cápside. Esa parte contiene dos tramos de la secuencia codificadora de las llamadas proteínas estructurales: P1, retirado de la cepa (variedad) A24 del virus, y 3C, de la cepa A12. Son esos los tramos los que funcionan como antígenos. Éstos accionan la producción de anticuerpos contra la aftosa. Ese procedimiento también descarta la molécula de ARN (ácido ribonucleico), que contiene o genoma del virus y le garantiza la reproducción.

Probada en 38 cerdos Yorkshire, la vacuna tuvo un 100% de eficiencia -la misma del producto comercial, que fue el patrón de comparación. Hubo un experimento con 24 animales y otro con 14. Éstos recibieron una sola dosis de la vacuna y luego fueron desafiados con el virus vivo, en tres etapas: 7, 14 y 42 días después. Al final, solamente los animales del grupo de control -no vacunados- desarrollaron los síntomas de la enfermedad. Los resultados fundamentaron un artículo de Moraes, que fue aceptado para su publicación en la revistaVaccine .

La nueva vacuna ofrece menos riesgos. En el uso de la vacuna actual, es difícil distinguir a los animales infectados de los no infectados. Tanto la protección generada por la vacuna como la respuesta al ataque del virus real son medidas de acuerdo con la presencia de anticuerpos en la sangre de los animales. El problema es que, en ese examen, no se pueden diferenciar los anticuerpos producidos en respuesta al virus de los que resultaron de la aplicación da vacuna.

Por ser hecha solamente con las proteínas de la envoltura viral, que desencadena reacciones muy restringidas, la nueva vacuna permitiría distinguir la presencia de anticuerpos provocados por ésta de aquéllos que resultan de la infección. Así sería posible reconocer y eliminar a los infectados. “La vacuna recombinante podría ser utilizada en casos de emergencia, disminuyendo los costos del combate a la enfermedad”, dice el investigador. Otra ventaja es la producción descentralizada. Para Moraes, la vacuna puede ser producida sin riesgo en regiones libres de aftosa, cosa que la ley actual no permite, por temer que el virus se disemine en el aire. “Incluso laboratorios de poca experiencia en la manipulación de virus podrían multiplicar el adenovirus con el antígeno, sin peligro”, destaca. Actualmente, la inactivación del virus y la producción de la vacuna se concentran en laboratorios de alta seguridad.

Moraes hizo una prueba con cuatro bovinos. “La vacuna también los protegió, pero aún es necesario mucho trabajo hasta definir la mejor dosis”. Para avanzar, Moraes necesita un laboratorio de seguridad de nivel 3 en Pedro Leopoldo, cerca de Belo Horizonte (Minas Gerais), que el Ministerio de la Agricultura está construyendo este año. El laboratorio hará el control de los medicamentos e investigaciones: serán las únicas instalaciones públicas aptas para operar con el virus de la aftosa. “La producción depende de la iniciativa privada, pero las empresas con experiencia en vacunas no tendrían mayores dificultades, pues se trata de producción de virus con tecnología utilizada en otros sistemas.”

Republicar