Imprimir Republicar

Política C&T

Un refuerzo para la CTNBio

Especialistas integrarán un equipo que evalúa transgénicos

El gobierno federal brasileño va a reforzar el trabajo de la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNBio), responsable por la evaluación de riesgo y el establecimiento de normas y reglamentos sobre la utilización de organismos genéticamente modificados y la utilización de técnicas de ingeniería genética, entre otras actividades. El ministro Ronaldo Sardenberg anunció en una reunión realizada el día 15 de febrero, en el Instituto Ludwig de Investigaciones sobre el Cáncer, en São Paulo, que el Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCT), órgano responsable por la comisión, va a crear un programa para fortalecer la política nacional de bioseguridad con proyectos de investigación específicos.

Participaron del encuentro, además del ministro, el secretario ejecutivo del MCT, Carlos Américo Pacheco; el director científico de la FAPESP, José Fernando Pérez; el director del Instituto Ludwig, Ricardo Brentani; el coordinador del Laboratorio de Genética del Cáncer del Instituto, Andrew Simpson; Carlos Alberto Moreira Filho, del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de São Paulo; el representante de la industria de biotecnología en la CTNBio, Joaquim Machado; y el representante del Centro de Biotecnología de la Universidad Federal de Río Grande do Sul, Jorge Guimarães.

La intención es contratar, en este semestre, a un grupo de especialistas para agilizar los dictámenes de los procesos evaluados por los 36 científicos que forman la CTNBio. “La bioseguridad es un tema permanente, y el fortalecimiento de la CTNBio hará que el mismo vaya en ascenso”, afirmó Sardenberg. También están previstos la acreditación y la creación de nuevos laboratorios para el examen de productos relacionados con la utilización de la ingeniería genética. La comisión deberá, además, estrechar relaciones con la comunidad científica internacional y aumentar el intercambio con instituciones extranjeras. “Necesitamos ampliar los contactos para que podamos evaluar como anda la cuestión de la bioseguridad en los países más avanzados”, agregó Sardenberg.

Política nacional
La CTNBio fue creada en 1995. Tiene entre sus atribuciones, la tarea de proponer la política nacional de bioseguridad, el Código de Ética de Manipulaciones Genéticas, el clasificar los organismos genéticamente modificados. según el grado de riesgo, emitir dictámenes técnicos sobre los proyectos relacionados con transgénicos y fiscalizar el desarrollo de esos proyectos. Desde su creación, la comisión ya evaluó más de mil procesos de experimentos con transgénicos. “La CTNBio tiene una concepción original: toma decisiones genéricas, pero evalúa proceso por proceso”, explica el ministro. En los últimos años, sin embargo, el avance de la polémica en relación con los organismos genéticamente modificados exige que los trabajos de la comisión -integrada por 18 titulares y 18 suplentes indicados por los diferentes ministerios- ganen, como dice el ministro, un carácter de rutina.

“Es necesario garantizarles mejores condiciones de trabajo para que esos temas sean tratados en régimen normal”, justifica Sardenberg. Desde su creación, la CTNBio autorizó la siembra y el cultivo de un único organismo genéticamente modificado, la soja Roundup Ready, de Monsanto. Pero una acción judicial promovida por el Instituto Brasileño de Defensa del Consumidor (Idec) y por Greenpeace impidió el inicio de la siembra. Los dos órganos quieren condicionar la liberación del cultivo de cualquier transgénico al estudio del impacto ambiental (EIA-Rima) y a la elaboración de normas para la evaluación de riesgos para la salud. El proceso está siendo juzgado en el Tribunal Regional Federal, en Brasilia.

Republicar