Imprimir Republicar

Tecnociencia

La mejor manera de encontrar ETs

Douglas Vakoch es un científico estadounidense que se dedica a investigar un lenguaje abstracto universal que permita responder a un eventual mensaje extraterrestre. Con base en un artículo del New York Times (del 6 de marzo), Vakoch crítica a las tentativas de comunicación interestelar. Entre éstas se encuentran las preciosidades incluidas en la sonda Voyager, lanzada más allá del sistema solar: una placa metálica llevó los dibujos de una pareja y diagramas que “muestran” la localización de la Tierra, y se grabó un disco con imágenes y músicas “representativas” de nuestro planeta.

Vakoch critica la idea de que la ciencia terrestre pueda ser la base de la comunicación con ETs: “Solamente porque estamos centrados en una descripción científica de nosotros mismos, eso no quiere decir que ‘ellos’ tomarán esto como punto inicial para una conversación”. Vakoch tampoco cree que diferentes civilizaciones con historias y formas físicas diversas deban necesariamente converger en la misma descripción científica de la realidad y pasar por los mismos estadios de desarrollo. El investigador cree que es posible, por ejemplo, que los extraterrestres hayan desarrollado tecnologías de comunicación sin ni siquiera conocer el concepto de átomo o la molécula de ADN.

Ningún mensaje, piensa Vakoch, está exento de ambigüedad. Pero no es del todo escéptico y aporta una sugerencia: imágenes tridimensionales que pudieran ser vistas desde cualquier ángulo y fueran gradualmente agrupadas en posiciones diversas, como un ballet de señales que sugiriera una forma de conversación. Ya existe una base para esto, la Lincos (Lengua Cósmica) creada en la década de 1960 por el matemático alemán Hans Freudenthal. Vakoch participa del Proyecto Fénix, del Instituto Seti de California, que escudriña mil estrellas cercanas del tipo solar con un radiotelescopio en busca de planetas y señales de vida.

Republicar