Imprimir Republicar

Tecnociencia

La salvación de la caoba

La gran demanda por la madera de caoba (Swietenia macrophylla), la exploración predatoria y el consecuente riesgo de extinción llevaron a la reforestación de la planta en la región amazónica. El problema es que la larva Hypsiphylla grandella, conocida como barrenador de los brotes, ataca al árbol, impidiendo su desarrollo, especialmente en la reforestación, en donde la densidad es mucho mayor que en la selva. Un equipo de la Facultad de Ciencias Agrarias de Pará (FCAP), encabezada por el investigador Orlando Shigueo Ohashi, encontró una solución conjugada para este problema.

Con la colaboración de la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa, sigla en portugués) y del Departamento de Química de la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar), y con el apoyo financiero del Banco de la Amazonia y de la SECTAM/Funtec, Ohashi cultiva caoba junto con cedro australiano o cedro rojo (Toona ciliata), plantas que atraen hacia sí alrededor del 80% de los huevos de las mariposas de barrenador de los brotes. Cuando los huevos hacen eclosión, las larvas se alimentan con las hojas del cedro australiano, pero mueren por causa de algunas sustancias tóxicas presentes en dicha planta.

Sucede que el 20% de los huevos es depositado en los árboles de caoba. Para combatirlos, Ohashi creó una cola a base de polibuteno mezclada con un insecticida químico del grupo de los piretroides, muy usado en Brasil. “Echamos dos gotas de Colacid solamente en los brotes nuevos de las plantas de caoba en crecimiento”, dice el investigador. Este producto se ha mostrado eficaz en el control de la plaga sin ser tóxico para la planta. Y tiene otra ventaja: su costo es muy bajo. El tratamiento en una hectárea con 100 plantas de caoba cuesta, en promedio, 24 reales por año (Colacid más mano de obra).

Republicar