Imprimir Republicar

Tecnociencia

Mira de láser hecha a la medida para la policía

En medio de las discusiones sobre seguridad pública, surge en São Carlos el primer prototipo de mira de láser brasileña, hecho en aluminio y acero inoxidable. El mismo fue desarrollado a pedido del comando de la Policía Militar en dicha ciudad para su uso en los revólveres y pistolas de la corporación en situaciones de enfrentamiento. Los modelos existentes actualmente en el mercado, que son importados, cuestan en torno a 700 reales, lo que restringe el uso de ese equipamiento, utilizado para darle seguridad al tiro. El modelo nacional, que se encuentra en fase de patentamiento, saldrá por alrededor de 100 reales. La concepción del proyecto y la construcción de la mira de láser es del jefe del Departamento de Física de la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar), Fernando Araújo Moreira.

Todo empezó con una reflexión del profesor. “¿Cómo se podría, con nuestros conocimientos, intentar modificar la situación y combatir los problemas de seguridad?”, fue la pregunta que se hizo al darse cuenta de que la cuestión está cada vez más presente en el día a día. Araújo decidió entonces ir a buscar a la PM de la ciudad para saber cómo podría ayudar y, a partir de esa charla, decidió desarrollar la mira de láser con luz roja. Durante un año fueron realizados tests –con el apoyo operativo de los policías militares–, que resultaron en el producto final. El punto de láser funciona como los bolígrafos señalizadores utilizados en conferencias. “La mira de láser compensa la dificultad de la mira física existente sobre el arma”, explica Moreira. Los gastos con el prototipo fueron de alrededor de mil reales, solventados por el propio investigador, que considera que este proyecto –que no forma parte de su actividad de investigación– es una contribución suya en su calidad de ciudadano científico.

Otra diferencia destacada por el profesor es que la pieza fue desarrollada para ser acoplada rápidamente al arma, dentro de un concepto de integración, en tanto que el módulo disponible en el mercado tiene un alambre de cobre que sale de la mira y va al cabo del arma, lo que dificulta la acción policial rápida, al margen de que se quiebra con facilidad. La mira pesa 60 gramos y puede cargarse en el chaleco de los policías. Dos empresas ya han manifestado su interés en fabricarla, pero sus nombres aún no pueden ser revelados por una cuestión de secreto. Otros proyectos en el área de seguridad están en marcha, entre los cuales se destaca un sensor para detectar drogas.

Republicar