Imprimir Republicar

Política C&T

El compromiso con la innovación

Carlos Vogt, el nuevo presidente da FAPESP, mantendrá la política administrativa "racionalizada" y preservará los recursos destinados a becas

Carlos Vogt, el flamante presidente de la FAPESP, asumió el día 26 de junio, en una ceremonia realizada en la sede de la Fundación. Vogt tomó posesión del cargo con el firme propósito de mantener aquello que califica como una “política administrativa racionalizada”, de manera tal de no superar el 5% del presupuesto de 300 millones de reales con gastos administrativos. “Vale resaltar que ese porcentaje no llega ni al 3,5% del presupuesto”, subraya Vogt. En lo que se refiere a inversiones, Vogt asegura que preservará el nivel actual de un 35% del presupuesto para becas, y seguirá encarando el desafío de “innovar siempre”.

Y destacó, a modo de ejemplo, las inversiones que la FAPESP hará en el programa Sistema Integrado de Monitoreo y Previsión Hidrometeorológica para el Estado de São Paulo (Sihesp), para la observación y el monitoreo del clima y de los recursos hídricos. Dicho sistema permitirá, entre otras cosas, advertir a la población con antelación sobre la intensidad y la ubicación de las lluvias. El Sihesp prevé la instalación de estaciones automáticas de superficie, radares doppler, que pueden medir el viento y la lluvia, perfiladores de viento y temperatura, un sistema de monitoreo del mar y del litoral y una red de detección de descargas eléctricas, entre otros. El proyecto, presupuestado en 15 millones de dólares entre infraestructura y equipamientos, requerirá de una asociación con los gobiernos estadual y federal.

Vogt adelantó que ya ha iniciado los entendimientos con el gobierno federal para hacer efectiva la transferencia del predio de 56 hectáreas de la Compañía de Entrepuestos y Almacenes Generales del Estado de São Paulo (Ceagesp), que la FAPESP recibió como regalo del gobierno federal por ocasión de la celebración de sus 40 años. “Ya nos hemos reunido con el Ministerio de Planeamiento para tratar el tema. Tenemos que estudiar los aspectos jurídicos y legales. El área, de 700 mil metros cuadrados, le asegurará a la FAPESP un funding muy grande y representará un aumento de la capacidad de inversión”, comentó Vogt.

Un equipo sintonizado
Vogt es lingüista y poeta, y fue rector de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp) entre 1990 y 1994, en donde también ejerció la función de coordinador del Centro de Lingüística Aplicada y jefe del Departamento de Lingüística. Fue fundador y director ejecutivo del Instituto Uniemp y es vicepresidente de la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia (SBPC). Vogt acumula también la función de editor jefe de la revista Ciência e Cultura, publicada por la SBPC, y es director de redacción de la revista electrónica ComCiência. Sustituye en la presidencia de la FAPESP al ingeniero y físico Carlos Henrique de Brito Cruz, que dejó ese cargo para ocupar la rectoría de la Unicamp, el pasado 19 de abril.

“Vogt es el primer científico del área de las Ciencias Humanas que llega a un cargo de tamaña expresión y por el cual pasaron personalidades de fuste provenientes de las Ciencias Exactas”, subrayó José Jobson de Andrade Arruda, miembro del Consejo Superior de la Fundación, al saludar a Vogt en un discurso proferido en la ceremonia de asunción. Andrade recordó que Vogt, nominado para el Consejo de la Fundación en septiembre de 2001, en poco tiempo conquistó “el apoyo decidido de todos los consejeros, obteniendo la votación máxima para el cargo de presidente”. Ese resultado, completó, tradujo la certeza del consejo de que “el programa de acción encarado por la Fundación en los últimos ocho años no sufriría ninguna interrupción”.

Brito fue despedido por el director científico de la FAPESP, José Fernando Perez, que atribuyó el éxito de la Fundación en los últimos ocho años -con el desarrollo de programas como Genoma Biota, Políticas Públicas, Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE) y Asociación para la Innovación Tecnológica (PITE), entre otros-, a la relación “fuerte” de la dirección científica con el Consejo de la Fundación, encabezado por Brito. “El consejo acicateó a la dirección para innovar cada vez más. Debemos dar continuidad a esa acción audaz”, dijo Perez. Brito prefirió adjudicar los buenos resultados de las investigaciones “a la suerte de haber contado con un equipo sintonizado” en un momento en el que el conocimiento adquiría un reconocimiento pocas veces alcanzado en el pasado.

En la ceremonia, cerca de 300 personas -entre investigadores, científicos, empresarios, representantes del gobierno estadual y parlamentarios- colmaron el auditorio de la FAPESP. El secretario de Ciencia, Tecnología, Desarrollo Económico y Turismo, Ruy Altenfelder Silva, afirmó que, con Vogt en la presidencia, la FAPESP “continuará en buenas manos. De acuerdo con la evaluación del presidente de la Legislatura paulista, Walter Feldman (Partido de la Socialdemocracia de Brasil – PSDB), el comando de la Fundación pasa de las Ciencias Físicas a las Humanas “sin transición”.

Ciencia y poesía
En su discurso de asunción, Vogt citó al biólogo Walter Gilbert -que calificó al proyecto Genoma de Estados Unidos como el grial de la Genética Humana y la respuesta final al mandamiento: “conócete a ti mismo”- y al ex presidente estadounidense Bill Clinton -que, con motivo de la conclusión del secuenciamiento del código genético humano, dijo: “Estamos aprendiendo el lenguaje con el que Dios creó la vida”-, para probar que no existe incompatibilidad en el hecho de que un poeta y lingüista se interese por cuestiones ligadas a la ciencia, la tecnología y el desarrollo científico.

“No es preciso hacer muchas ilaciones para leer en la declaración del científico y en el entusiasmo del presidente la voluntad de afirmación del hombre a través del conocimiento”, sostuvo. Y reiteró su creencia en que la formación profesional “de nuestros jóvenes estudiantes, al margen de dotarlos de la aptitud técnica de su especialización, debe también e imprescindiblemente formarlos en la experiencia integral y humanista que indica que la cultura es un aprendizaje y un enseñamiento”.

Republicar