Imprimir Republicar

Reseñas

El retorno del hermano blanco

A Inconstância da Alma Selvagem / Eduardo Viveiros de Castro / Editora Cosac & Naify - 552 páginas, R$ 45,00

Nueve ensayos procuran dar nuevas dimensiones al pensamiento de los pueblos indígenas de la Amazonia

¿Cómo se da el encuentro con lo desconocido, cuando la verdad es que tan solamente retornamos al lugar de donde salimos? Los indios siempre estuvieron acá. Loa blancos, o los hermanos menores, son los que se fueron. El descubrimiento de un indio por parte de un blanco es signado por una tenue relación de parentesco. Los indios veían en ese reencuentro una posibilidad de autotransfiguración, de intercambio, de alteridad. Pero ese reacercamiento fue signado por la traición y la imposición de la identidad del europeo por sobre el indio. El “pariente lejano bastardo”, que a través la fuerza opresiva del lenguaje jesuítico, contribuyó a desestructurar pueblos tales como los tupinambás.

El desencanto de los misioneros obedece a la receptividad inconstante frente al discurso europeo. Muchos pueblos indígenas, generalmente dotados de un escepticismo indomable, eran acusados de “liviandad”. Hacían concesiones irrelevantes como el alma, lo que permitía la obtención de bienes preciosos, como instrumentos de hierro, o sencillamente tranquilidad. Pero poco a poco esto fue generando cambios culturales profundos e irreversibles entre los pueblos aborígenes.

A Inconstância da Alma Selvagem (La inconstancia del Alma Selvaje) es una compilación de nueve ensayos del antropólogo Eduardo Viveiros de Castro. Con excepción hecha del último capítulo, el inédito “Chamanismo y Sacrificio”, todos los textos fueron reformulados, en el marco de un proyecto gráfico de alta calidad. Viveiros de Castro, profesor del Museo Nacional de la Universidad Federal de Río de Janeiro desde 1978, toma como punto de partida los pueblos Yawalapíti –que habitan el Parque Indígena de Xingú– y los Araweté, que viven en el sur de Pará. Los Yawalapíti fueron el tema de su tesina de maestría, y los Araweté, de su tesis doctoral. Al final del libro, Viveiros concede una entrevista en la cual elucida de manera sencilla su trayectoria en la antropología, la influencia en su trabajo del estructuralismo de Lévy-Strauss y prácticas indígenas enigmáticas, como el chamanismo y la antropofagia.

El tema recurrente en los nueve ensayos es la tentativa de redimensionar el pensamiento de los pueblos indígenas amazónicos. Viveiros de Castro enuncia reflexiones sobre temas clásicos de la antropología, como el parentesco y la cosmología. Su intuición es certera: el lenguaje produce y reproduce el pensamiento. Pero, para entender el pensamiento indígena, ¿por qué no efectuar un registro de las variadas narrativas o lenguas de los indios? Esa actividad normativa revelaría el poder del lenguaje y el grado de relación entre los distintos pueblos aborígenes dispersos por Sudamérica.

El autor se ve fuertemente influido en sus estudios por Lévi-Strauss, que tematiza la corporeidad, en su libro Mitológicas. En el Xingú, se imprimen en el cuerpo cuestiones de índole abstracta o espiritual, por medio de remedios, escarificaciones o infusiones. Para los indios, la realidad emerge de la experiencia concreta. Y el cuerpo humano es el propio paradigma de la expresión y la representación.

Lo sensorial siempre rigió el universo indígena. Al considerar el abandono de ese “código de cinco sentidos”, formulado por Strauss, Viveiros de Castro remite al “origen de la vida breve”, en su ensayo “El Mármol y el Mirto: Sobre la Inconstancia del Alma Salvaje”. En la mitología tupí, una mala elección efectuada por los indios habría provocado su mortalidad o su permanencia en la selva, con las muertes y las enfermedades. La superioridad material de los blancos se explica en el plano mítico. El regreso de los blancos también es visto como una necesidad lógica, pues en la estructura del pensamiento dicotómico indígena, los blancos desempeñamos el rol de los otros, o de la contraposición, y eso ayuda a justificar la condición de su existencia.

El libro brinda un enfoque inédito de la antropología brasileña. En A Inconstância da Alma Selvagem las estructuras binarias de pensamiento no constituyen un modelo finalizado, transparente y simétrico. Viveiros de Castro demuestra de qué forma el pensamiento indígena es complejo, y se alinea en un desequilibrio perpetuo, en constante renovación.

Republicar