Imprimir Republicar

Carta de la editora | 88

“Bate outra vez…” (Late otra vez…)

En la animada discusión en la que nos metimos para hallarle un título principal a la portada de esta edición, brotaban a borbotones en nuestras memorias las incontables frases del cancionero popular brasileño que hacen referencia al corazón. Al final, optamos por una salida por fuera de la música, pero una de esas hermosas frases permaneció insistentemente con nosotros en los días subsiguientes. Son los versos de apertura de un tocante samba canción de Cartola, intitulado As Rosas Não Falam (Las Rosas no Hablan ), que dice así: “Bate outra vez de esperanças o meu coração…” (Late otra vez de esperanza mi corazón). Poco importa que de allí surja un pequeño retazo de los dolores de un amor sin esperanza de realizarse en una relación real, pues lo que perdura de la atmósfera emocional de la música son sus palpitaciones positivas.

Creo que fue la palabra esperanza, o su combinación con corazón, lo que más pesó para esa buena y prolongada intromisión de la música de Cartola en las agruras del cierre de esta edición. Porque, si antes que nada es de aptitud científica de lo que trata el artículo sobre los experimentos con células madre que están llevando adelante grupos de Río de Janeiro, São Paulo y Bahía, para la recuperación del músculo cardíaco afectado por una insuficiencia resultantes de diferentes cardiopatías, con resultados prometedores, el texto habla también de esperanza. La esperanza, por ejemplo, en el prolongamiento de la vida con calidad para pacientes que hasta ahora tenían en el transplante de corazón la única alternativa de supervivencia. El poco invasivo transplante de células madre, aún en fase de experimentación, según informa Ricardo Zorzetto, editor asistente de Ciencia (página 34 ), es una hermosa promesa contra la insuficiencia cardíaca crónica provocada por la hipertensión, la bstrucción de las arterias coronarias y el mal de Chagas. En este vasto y no siempre bien entendido campo de la investigación genómica, los investigadores brasileños están librando esta importante batalla en favor del corazón.

Y hablando de investigación genómica, vale la pena también destacar el reportaje sobre la conclusión del proyecto genoma de la bacteria Leptospira interrogans por parte de investigadores paulistas, con la colaboración de colegas de Bahía. En dicho texto el reportero especial Marcos Pivetta, luego de recordar que un equipo del Centro de Genoma Humano Chino concluyó poco antes el secuenciamiento de otra variedad de la bacteria, la Lai, informa que el grupo brasileño, al margen de develar la estructura molecular de la variedad Copenhageni, responsable de la mayoría de los casos de leptospirosis humana en Brasil, solicitó en Estados Unidos la patente de 24 genes y de sus respectivas proteínas, que pueden ser útiles para el desarrollo tanto de una vacuna como de tests de diagnóstico más eficientes.

En Tecnología destacamos el artículo del editor Marcos de Oliveira sobre el Genius Instituto de Tecnología, de Manaos, que elabora innovaciones en las áreas de equipamientos electrónicos, telecomunicaciones y multimedia. Dicho instituto, creado por la empresa Gradiente, reúne a 90 investigadores de 14 estados brasileños, ha acumulado logros en poco tiempo y se prepara para ampliar sus bases, empezando por Campinas.

Para finalizar, una muestra de las contradicciones brasileñas en las páginas de la revista, iluminadas por la actividad de investigación: por un lado, a partir de la página 20, la editora Claudia Izique informa sobre los resultados de los trabajos del Centro de Estudios de la Violencia, entre los cuales se encuentra el siguiente: de los más de 600 mil delitos registrados en 16 comisarías de policía en la ciudad de São Paulo durante los últimos cinco años, tan solo alrededor del 5% redundará en penas. En el extremo opuesto, en la página 27, tenemos la noticia del editorial y de artículos de la edición del 22 de mayo de Nature , en donde, entre palabras de reconocimiento explícito al dinamismo mostrado por los sectores de la ciencia brasileña, la revista le sugiere al presidente Lula que no pierda la oportunidad de transformar la fuerza de la investigación brasileña en las ciencias físicas y biológicas en ventaja económica.

Republicar