Imprimir Republicar

Las artes del cuerpo

Conectados con el mundo

Un estudio innovador muestra de qué manera la danza y el cuerpo evolucionaron conjuntamente, ambos en sintonía con la tecnología

Una buena manera de entender la danza contemporánea es saber que ésta pretende estar conectada con el mundo. En el trabajo de los coreógrafos se hace presente el azar, la improvisación, los movimientos comunes del cotidiano. Cuanto más estén sus obras impregnadas de mundo, contaminadas por éste, mejor. Pero lo no que no se puede decir es que no hay ninguna regla, pues una al menos es seguida a rajatabla: la búsqueda de la diversidad. Como una de las propuestas de ese movimiento consiste en caminar al ritmo de la sociedad, la tecnología no podría quedar al margen de ese escenario.

Desde el final de la década del 80, sensores, cámaras y microcámaras filmadoras, videos, holografías, software y hardware específicos, láseres y escáneres entraron en escena como agentes del espectáculo, y representan un reflejo estético de esa evolución. Datan de 1964 los primeros registros de la utilización de la computadora en la danza, pero no existen prácticamente estudios en Brasil sobre el tema. Ésa fue la propuesta de la coreógrafa y bailarina Ivani Santana, que recientemente se doctoró en el Departamento de Comunicación y Semiótica de la Pontificia Universidad Católica de São Paulo (PUC-SP), con su libro Corpo Aberto: Cunningham, Dança e Novas Tecnologias , editado por Educ y que contó con el apoyo de la FAPESP.

La propuesta es entender que la danza y el cuerpo forman parte del mismo proceso evolutivo en una cadena semiótica. Siendo así, se nota que esta nueva forma de danza no emergió como un suceso aislado, y únicamente en calidad de agregada en el universo artístico, ni se trata de una estética inaugural, una forma de arte creada por la extensión de nuevos artefactos. La danza-tecnología surgió a partir del cambio del macrosistema.

La clave para asimilar el trabajo de estos artistas reside en el propio cuerpo, uno de los instrumentos utilizados para señalizar los cambios en el universo, pues éste mismo contiene muchas de estas transformaciones. Para entender cómo funciona la danza-tecnología, se debe tener en mente que la era digital no entra en escena como un mero recurso escénico. “No se trata de producciones que yuxtaponen varios medios, no es ?collage?”, dice Ivani. Para la autora, las creaciones que utilizan esta tecnología tan solo escenográficamente no forman parte de sus reflexiones. Los recursos tecnológicos son agentes del espectáculo, tan importantes como el bailarín, el músico y el programador, e interactúan con cada uno de éstos. El arte, la ciencia y la tecnología están entrelazados.

Software
El libro delinea un panorama relativo al uso de la tecnología en la era digital. Las primeras investigaciones conocidas referentes al uso de la computadora como asistente escenográfico fueron realizadas por Paul Le Vasseur en 1964, en Francia, y Jeanne Beaman en 1969, en Estados Unidos. Desde entonces, los software se desarrollaron para desempeñar varias funciones, tales como notación y composición coreográfica (una especie de partitura de la coreografía), investigación, análisis, creación y captura de movimientos, programas de auxilio educativo y ambientes de computación para interferencia en tiempo real.

Los sensores pueden colocarse en cualquier lugar del escenario en el piso, en las paredes, en las escenografías o en los cuerpos. Con todo esto a disposición, surgen performances como la presentada en L’Aprés-midi d’un Faune , de Marie Chouinard, en Canadá. Vestida con aparatos tecnológicos, la bailarina Pamela Newell danza entre cinco columnas de luz, y tiene la chance de controlarlas. Hay también obras más radicales. En Escultura del Estómago , Stelarc, en Australia, discute literalmente la cuestión del cuerpo en el arte.

Un minúsculo aparato, que se utiliza en implantes, es ingerido por el artista y capta así la imagen del interior de su cuerpo, exhibiendo una luz que se enciende y se apaga en sincronía con el sonido de una campanilla. El célebre bailarín Mikhail Baryshnikov utilizó el peso de la tradición de 400 años de ballet clásico para contribuir con la divulgación de la danza-tecnología. En Heartbeat: MB , de Christopher Janney y Sara Rudner, Baryshnikov celebró 50 años de tablas dejando audibles los latidos de su corazón.

El grupo Palindrome (de Alemania) utiliza la captura de imágenes para controlar el medio. Archivadas en la memoria del computadora, éstas constituyen inputs, que se transforman en una nueva información, que puede ser música, proyección o iluminación. Una cámara situada arriba del escenario, y otras dispuestas en los extremos del mismo registran la altura, la anchura y la profundidad de la imagen, y establecen una visión tridimensional (a este sistema se lo denomina Frame-Grabbing ).

Dichas cámaras se convierten en poderosos sensores, pues perciben cuál es la trayectoria realizada por el movimiento del cuerpo en el espacio y en el tiempo. Otro ejemplo de la sofisticación a la que estos programas pueden llegar es el Very Nervous System , del artista canadiense David Rokeby, que detecta, por medio de una cámara de video, la presencia, la inmovilidad y la velocidad de la acción del performer .

Las imágenes, captadas por uno o dos aparatos, son mapeadas con base en un retícula definida previamente. Cada pequeño cuadrado, u otra forma permitida, de esa retícula, informa sobre los cambios producidos y la alerta es hecha mediante alteraciones de luz en cada región. El programa más conocido en el medio es el Life Forms , utilizado para auxiliar en la creación coreográfica. Mediante transfiguraciones es posible crear y simular el movimiento en el espacio y en el tiempo. En ese ámbito, todo es posible. “El medio ambiente de la obra es controlado por tecnologías emergentes y experimentales”, dice Ivani.

Equipo
Con tantos protagonistas en el escenario, el trabajo en equipo se convierte en fundamental. En este tipo de espectáculo, la creación es compartida tanto por el coreógrafo como por los especialistas en tecnología y el bailarín, un co-creador en tiempo real, que muchas veces controla los distintos medios en uso en el palco durante la presentación. Para concebir la obra, cada uno debe conocer un poco el trabajo del otro. El artista multimedia debe entender sobre danza, y el performer tampoco puede ser analfabeto en nuevas tecnologías. “La creación de la danza-tecnología no necesita de la prestación de servicios de otras áreas, ella carece de verdaderos proyectos colaborativos, pues las artes funcionan entrelazadas”, dice.

Desde 1996, Ivani trabaja con el músico Fernando Iazzetta, investigador de la relación existente entre música y nuevas tecnologías. El coreógrafo norteamericano Merce Cunningham forma parte del título del libro debido a que es uno de los grandes responsables de toda esta apertura en el ámbito de la danza, por la inserción de ese arte en el mundo contemporáneo. Cunningham, un innovador desde los años 50, autor de frases tales como: “los bailarines trabajan con sus cuerpos, y cada cuerpo es único”, se mantiene en actividad hasta el presente, con 83 años.

Creó el proceso del azar, cambió la forma de trabajar, y aseveró que los bailarines podrían danzar en cualquier punto del espacio. Y desde 1989 está vinculado al mundo digital. Cuando Invani se interesó en la danza-tecnología, en 1994, no tenía ni siquiera una computadora. En aquel período, ya había trabajos en Australia, Japón y Estados Unidos, de acuerdo con su investigación.

En Brasil no existía ninguna bibliografía disponible, ni ningún estudio divulgado. Éste fue uno de los motivos por los cuales la autora entró en contacto con el Departamento de Comunicación y Semiótica de la Pontificia Universidad Católica de São Paulo (PUC-SP). El resultado práctico del trabajo de Ivani es el espectáculo Gedanken, Dança Imagem Tecnologia . Unos creen que la tecnología puede acabar con la danza. Otros, que ésta es la salvadora de la patria. Ivani procura comprender esos opuestos, en esa forma de danza que enciende pasiones.

El Proyecto
Corpo Aberto: Cunningham, Dança e Novas Tecnologias (nº 01/04092-0); Modalidad Auxilio a la publicación; Coordinadora Helena Katz ? Programa Estudios de Posgrado en Comunicación y Semiótica/ Pontificia Universidad Católica de São Paulo (PUC-SP); Inversión R$ 3.500,00

Republicar