Imprimir Republicar

Memoria

La exactitud y la razón en arte

Hace 590 años Brunelleschi redescubría la perspectiva lineal

El arquitecto italiano Filippo Brunelleschi (1377-1446) era un escultor talentoso, pero eso no era precisamente una excepción en la Florencia de los siglos XIV y XVI. En aquel tiempo, el Renacimiento florecía en todas las direcciones, y las actividades artísticas de la época cobraron gran relieve. Cuenta la leyenda creada en torno a Brunelleschi que éste optó decisivamente por la arquitectura después de participar de un concurso para esculpir una de las puertas del baptisterio florentino, entre 1402 y 1403.

Los responsables optaron por darle el trabajo a Lorenzo Ghiberti y a Brunelleschi, quien se rehusó a dividir la obra. Luego habría viajado a Roma con Donatello, otro escultor, y allí se inmergió profundamente en los estudios de arquitectura y escultura clásica. Como resultado de ello se dio el redescubrimiento de la perspectiva lineal, que ya había sido usada por los griegos y los romanos en la Antigüedad, cayendo luego en el olvido durante siglos. El florentino dio a sus estudios un carácter más científico que artístico precisamente habría sido el primero en medir los monumentos de la arquitectura antigua intentando siempreentender y llevar al papel la precisión de aquello que analizaba.

El propio Brunelleschi explicó este concepto de la siguiente manera: “La perspectiva consiste en mostrar con exactitud y racionalmente la disminución y el aumento de las cosas que aparece ante el ojo humano en su alejamiento o su aproximación: casas, planos, montañas, paisajes de toda índole, figurasy otras cosas”. En otras palabras, la perspectiva es el método que permite la representación tridimensional en superficies bidimensionales por medio de reglas geométricas de proyección. Su característica principal es el punto de fuga, hacia el cual cada serie de líneas paralelas parece convergir.

Estas técnicas, aunque se basaban en la geometría y la óptica,tuvieron enorme importancia para los artistas renacentistas, por ser objetiva y racional – algo muy diferente de los conceptos utilizados durante la Edad Media. Entre 1413 y 1415, las ideas de Brunelleschi se volvieron más claras al pintar el baptisterio de la ciudad exactamente de la misma manera que se lo podía ver desde la puerta principal de la catedral de Florencia.Esta experiencia impresionó a sus amigos artistas: Donatello, escultor, y Masaccio, pintor. En la actualidad, los tres son considerados los precursores de la estética renacentista.

Veinte años después, el también artista Leon Battista Alberti, profundamente erudito, dedicó a Brunelleschi su Trattato della Pittura, en el que explicitaba las bases teóricas del método. Como arquitecto, Brunelleschi fue elegido para proyectar y concluir la catedral de Santa Maria del Fiore, en Florencia, en 1420. La cúpula de la iglesia era enteramente original, ya que no usaba la estructura de madera que servía como molde y soporte para los arcos y bóvedas. Laconstrucción de la bóveda debería hacerse sobre una gran base octogonal: un interesante reto para los arquitectos de la época.

Para llevar adelante su proyecto, Brunelleschi creó máquinas y andamios especiales, y así concluyó una obra que aún hoy en día es un referente y es objeto de estudio en cualquier carrera de arquitectura. Su fama como arquitecto era tan grande que al morir fue enterrado en la catedral de Santa Maria del Fiore, un honor concedido únicamente a los nobles e integrantes del clero. Polémico, no escapó al espíritu efervescente de aquel tiempo y trabó ríspidas disputas con sus pares.

“Brunelleschi afirma implícitamente queel valor de la arquitectura no reside en la delicadeza y la variedad de ornamentos, sino en la lucidez distributiva de su estructura”, dice en su libro Brunelleschi (Xarait Ediciones), el también italiano Giulio Carlo Argan (1902-1992) uno de los mayores historiadores del arte y la arquitectura del mundo.

Republicar