Imprimir Republicar

Carta de la editora | 91

Verde que te quiero verde

Esta edición llega a los lectores con un regalo: el mapa verde de São Paulo. Es un póster de un tamaño de 80 x 52 centímetros, que muestra la vegetación remanente del estado de São Paulo. Y aunque es posible que los vastos claros que aparecen en la primitiva – y a esta altura tan solo imaginaria-  cobertura vegetal del estado puedan resultarles chocantes a los observadores más sensibles, el mapa a decir verdad anuncia una excelente noticia: el área verde de São Paulo está creciendo, aunque este proceso sea lento. Es la primera vez desde la llegada de los colonizadores europeos a estas tierras situadas al sur del Ecuador que se registra una inversión en la tendencia a la deforestación por estos pagos. Los paulistas, y también todos los brasileños que se preocupan con las nefastas contribuciones del país a la amplia lista de amenazas perpetradas a diario en el todo el mundo en detrimento de la salud del planeta, pueden en este caso celebrar.

De nuestra parte, estamos celebrando no solamente esa buena noticia, sino también la propia publicación del mapa, uno de los productos del programa Biota-FAPESP. Es el resultado de la cooperación y el esfuerzo concentrado de mucha gente. En especial del equipo de investigadores del Instituto Forestal, con Francisco Kronka a la cabeza, que coordinó la elaboración del mapa, se encargó de pasarlo a un lenguaje que facilitase su publicación en la revista, acompañó su finalización en la redacción de Pesquisa FAPESP y, como si todo esto fuera poco, se abocó a la búsqueda de socios que hicieran posible financieramente su impresión y circulación sin costo adicional para la revista. Pero es menester reconocer acá también el esfuerzo del propio equipo de la revista y el apoyo de las empresas privadas que patrocinaron este obsequio que llega ahora a nuestros lectores. En tal sentido, cabe destacar que la coordinación del reportaje que detalla aquello que el mapa sintéticamente permite visualizar, es del editor Carlos Fioravanti.

En el artículo que aparece en la portada de esta edición, enfocamos una investigación cuyos resultados, si cediésemos ante la tentación fácil de las transposiciones mecánicas, serían alarmantes para los seres humanos. Sucede que investigadores de los estados de São Paulo y Río Grande do Sul, que trabajan conjuntamente en un proyecto de investigación sobre el sistema reproductor femenino, observaron que el estrés que provocan a las crías de animales de laboratorio los breves lapsos de separación de la madre, durante los días posteriores al parto, produce daños cerebrales irreversibles en los ratones recién nacidos, y desencadena un cuadro de infertilidad en gran parte de estos animales durante su vida adulta. Tal como observa el reportero especial Marcos Pivetta, autor de dicho artículo, sería temerario establecer una comparación simplista entre ratones y hombres; empero, y salvando la debida distancia, tal parangón no está enteramente exento de lógica. Y tanto es así que una de las líneas de estudio de los investigadores implicados en el proyecto procura medir los posibles efectos negativos de la escasa interacción existente entre las madres que padecen depresión post-parto y sus hijos recién nacidos, una situación que puede guardar alguna semejanza con la experiencia de manipulación neonatal de los ratones.

Siguiendo en los dominios de la ciencia, en esta edición también puede leerse un artículo que presenta un balance del proyecto Genoma Caña, aprovechando la oportunidad de la publicación en Genome Research en los próximos días de un artículo científico que describe las funciones de los principales grupos de genes de dicha planta, en un conjunto identificado de 33 mil genes.

Para concluir, en el área de tecnología destacamos el reportaje referente a las más diversas prótesis elaboradas con un biopolímero de ricino desarrollado por investigadores paulistas, que ahora, ya con la certificación de la Food and Drug Administration, la poderosa FDA de Estados Unidos, llega al mercado internacional.

Republicar