Imprimir

Política C&T

Balance positivo

Las duras mediada adoptadas por la FAPESP en 2002 le han permitido reanudar sus inversiones en 2003

En un año signado por la crisis económica y cambiaria como lo fue 2002 en Brasil, la acción de la FAPESP se rigió por la reflexión y la necesidad de adoptar medidas preventivas para adecuar el financiamiento a la investigación científica y tecnológica que lleva adelante a la nueva realidad coyuntural. Procurando mantener el equilibrio financiero de la institución, que es la garantía de su capacidad de inversión futura, la Fundación, al mismo tiempo, no descuidó los proyectos de investigación en andadura. Cerró el año con el desembolso de 455,5 millones de reales para la investigación hecha en el estado de São Paulo, tal como lo muestra el Relatório de Atividades [Informe de Actividades 2002] que está siendo lanzando.

Fueron decisiones maduras, tomadas en el momento en que la institución llegaba a su 40° aniversario. “Las decisiones se tomaron para preservar la capacidad de actuar en forma eficiente en el fomento a la investigación y en la generación de conocimiento que siempre caracterizó el accionar de la FAPESP”, comenta Carlos Vogt, presidente de la Fundación.La decisión del Consejo Superior de agosto del año pasado en el sentido de suspender las importaciones de bienes y servicios, como producto de la inestabilidad cambiaria, fue un remedio amargo, pero necesario para preservar la salud de la institución. Y en forma gradual, acorde con la estabilidad económica del país, las compras en el exterior fueron reanudándose. En octubre este año, se autorizaron importaciones de bienes y servicios para proyectos con vigencia hasta 2007.

“Con la autorización el mes pasado de esas nuevas etapas de importación, se atendieron todas las solicitudes que estaban depositadas en la FAPESP. Se está atendiendo así toda la demanda”, dice Vogt. Según el presidente, la reanudación de las importaciones fue posible precisamente porque se tomaron preventivas de contención de gastos en el momento justo, aliadas a una programación organizada de las inversiones. “Esto permitió la recuperación de la disponibilidad financiera de la Fundación, que alcanzó al final del pasado mes de septiembre la marca de 600 millones de reales, superando así las expectativas de 550 millones de reales para el final del año”, celebra Vogt. Y añade: “La recuperación de la disponibilidad financiera le permitirá a la Fundación mantener con tranquilidad su capacidad de apoyo a la investigación cultural, científica y tecnológica por medio de becas y auxilios, y al mismo tiempo, preservar su capacidad de generar recursos propios para complementar su presupuesto anual”.

Becas regulares
Otra medida amarga tomada en 2002 fue la aplicación de un mayor rigor en el análisis de las nuevas solicitudes de becas, algo que ya se había iniciado el año anterior, motivado por el ostensible y constante incremento de la demanda desde hace varios años, y agravado por la reducción de los fondos de los organismos federales de apoyo a la investigación en el estado de São Paulo. A esta situación la FAPESP estaba respondiendo con el incremento de concesiones de becas. En 1993, la Fundación aprobó 1.160 nuevas becas en el país; en 2000, fueron 4.965, lo que representa una expansión de 328% en referido período. En 2000 los gastos con becas representaban un 38,38% del total desembolsado por la FAPESP en el año.Para no comprometer el apoyo a otras modalidades de investigación, en 2001 el análisis de los proyectos de becas de maestría y de doctorado se volvió más rigurosa, y en 2002 los pedidos de beca empezaron a ser evaluados mediante un proceso de análisis comparativo. Pero, de cualquier modo, el año pasado se gastaron con las diversas modalidades de beca en el país 153,15 millones de reales, es decir, el 33,63% del total desembolsado por la FAPESP en el ejercicio, tal como se muestra el gráfico de la página 28 y el recuadro de la página 29. Es evidente que, pese a la alta competitividad, el desembolso con becas continúa siendo elevado, y lo propio sucede con el número de las concesiones, como se muestra en el gráfico de la página 29.

En el total del año se aprobaron 4.108 nuevas solicitudes de becas, de las cuales 3.959 fueron para becas en el país. En algunas modalidades, tales como Doctorado Directo y Posdoctorado, el número de concesiones corresponde respectivamente al 62,2% y al 66,3% de la demanda. En la modalidad de Iniciación Científica, las becas aprobadas corresponden al 64,4% de la demanda.”Con este nivel de concesiones, la FAPESP comprometió un porcentaje significativo de su presupuesto con becas. Se estima que para 2004 habrá un aumento de presupuesto y de inversiones en becas del orden del 12%, lo que acarreará también un incremento en el número de becas concedidas” informa el presidente de la FAPESP.

Auxilios regulares
La FAPESP aprobó en 3.141 nuevas solicitudes de auxilios regulares en todas las modalidades en 2002. El desembolso con esa línea de fomento totalizó 197,64 millones de reales, cifra que correspondió a un 43,39% del total gastado por la Fundación en el referido ejercicio (vea el gráfico y el cuadro). Del total desembolsado, un 92,92% se destinó a la modalidad de auxilio a proyectos de investigación. Con los proyectos temáticos – aquéllos desarrollados por equipos mayores, a veces integrados por personal de diversas instituciones de investigación – se gastaron 60,91 millones de reales, y se aprobaron 55 nuevos proyectos.

La demanda y la concesión de auxilios regulares por parte de la Fundación fueron creciendo en el transcurso de la década de 1990. En el período comprendido entre 1993 a 2002, las solicitudes treparon de 2.800 a 4.896, lo que corresponde a una expansión del 74,9%. En igual período, el número de proyectos aprobados saltó de 1.788 a 3.141, un crecimiento del 75,7%.Junto con las becas, los auxilios regulares componen la línea tradicional de fomento a la investigación de la FAPESP, y una prioridad de la Fundación. En los últimos ejercicios, éstos han absorbido alrededor de las dos terceras partes de los recursos desembolsados anualmente. Las modalidades de auxilio apoyadas por la Fundación son las siguientes: auxilio a la investigación, auxilio a la publicación, auxilio a la participación en reuniones científicas y/o tecnológicas en Brasil y en el exterior, auxilio a la llegada de investigadores visitantes y auxilio a la organización de reuniones científicas.

Programas
El año 2002 no abarcó el lanzamiento de nuevos programas, sino que más bien fue de consolidación de los ya existentes. En el período se gastaron con los Programas Especiales 45,23 millones de reales, y con los Programas de Innovación Tecnológica, 59,43 millones de reales. Estos valores representan un 9,93% y un 13,05% del desembolso total de la FAPESP, respectivamente (vea el gráfico y el recuadro).Los Programas Especiales comprenden aquéllos creados por la Fundación con el objetivo de capacitar recursos humanos para la investigación en áreas estratégicas o en las que existe un reducido número de cuadros, modernizar la infraestructura física del sistema estadual de investigación y asegurar a los investigadores el acceso electrónico a datos e informaciones de Brasil y del exterior. En síntesis: brindan apoyo a la formación y tienen en la mira el logro de un mejor desempeño de la actividad de investigación.

El año pasado, estaban en marcha los siguientes Programas Especiales: Apoyo a Jóvenes Investigadores, Capacitación de Recursos Humanos de Apoyo a la Investigación (o Capacitación Técnica), Enseñanza Pública, Incentivo al Periodismo Científico (Mídia Ciência) y Red ANSP – Academic Network at São Paulo. El Programa de Infraestructura, que ya fue dado por finalizado, tuvo aún en 2002 desembolsos referentes a proyectos aprobados en años anterioresCon el programa de Apoyo a Jóvenes Investigadores se gastaron 16,50 millones de reales. Los proyectos remanentes del Programa de Infraestructura y la Red ANSP absorbieron respectivamente 12,61 millones de reales y 11,33 millones de reales.El objetivo del programa Apoyo a Jóvenes Investigadores consiste en formar nuevos grupos y líderes de investigación en centros emergentes del estado de São Paulo. La Red ANSP constituye a su vez un soporte fundamental para las actividades de enseñanza e investigación. Conecta las redes de computadoras académicas y de los institutos y centros de investigación científica y tecnológica del estado de São Paulo entre sí y con Brasil y el exterior. La Red ANSP es la vía de conexión a Internet de todas las instituciones vinculadas al sistema estadual de ciencia y tecnología.En el marco del Programa de Infraestructura, que ya cerró la recepción de proyectos, se desembolsaron, desde su creación en 1995, 505 millones de reales en la recuperación y modernización de laboratorios, bioterios, redes de informática, bibliotecas y museos de universidades e institutos de investigación existentes en el estado de São Paulo.

Innovación Tecnológica
Los Programas de Innovación Tecnológica comprenden aquéllos creados por la Fundación cuyos resultados de investigación tienen evidente potencial de innovación tecnológica o de aplicación en la formulación de políticas públicas. Algunos de ellos tienen esos resultados como su principal objetivo. En 2002 estaban en marcha los programas Genoma-FAPESP, Biota-FAPESP, de Investigación en Políticas Públicas, Centros de Investigación, Innovación y Difusión, de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE, sigla en portugués), Asociación para la Innovación Tecnológica (PITE), Consorcios Sectoriales para la Innovación Tecnológica (ConSITec), Programa de Apoyo a la Propiedad Intelectual (PAPI/ Nuplitec), Tecnología para la Innovación de Internet Avanzada (Tidia), Red de Biología Molecular Estructural (SMolBNet), Red de Diversidad Genética de Virus (VGDN) y Sistema Integrado de Hidrometeorología del Estado de São Paulo (Sihesp).

En 2002 se gastaron con los diez Cepids financiados por la FAPESP 15,78 millones de reales. Son ellos los centros de Toxinología Aplicada, de Biología Molecular Estructural, de Investigación en Óptica y Fotónica, de Terapia Celular, de Estudios del Genoma Humano, de Estudios de la Metrópolis, de Estudios del Sueño, de Estudios de la Violencia, Centro Multidisciplinario para el Desarrollo de Materiales Cerámicos y Centro Antonio Prudente de Investigación y Tratamiento del Cáncer.Varios de ellos ya cuentan con resultados significativos, como son los ejemplos de una nueva droga antihipertensiva elaborada con base en el veneno de la serpiente yararaca, el perfeccionamiento de la técnica de terapia fotodinámica en el tratamiento del cáncer y el desarrollo de un sistema de diagnóstico del cáncer de piel con luz láser.

Con el programa Genoma-FAPESP se desembolsaron 14,87 millones de reales y con el PITE y el PIPE, 9,89 millones y 9,55 millones de reales, respectivamente. Desde su lanzamiento en junio de 1997, hasta el año pasado, el PIPE había aprobado 235 proyectos de investigación desarrollados en pequeñas empresas. Solamente en 2002 se aprobaron 65 nuevos proyectos. El PITE, a su vez, desde su lanzamiento al final de 1994 hasta el año pasado había aprobado 70 proyectos de investigación, que se desarrollan en forma de asociaciones entre instituciones de investigación y empresas. En 2002 se aprobaron 12 nuevos proyectos.

Perfil de los gastos
Si se clasifican los proyectos aprobados y el total gastado por la FAPESP en fomento a la investigación en 2002 en tres categorías – Investigación Básica volcada exclusivamente al avance del conocimiento, Investigación Básica con potencial de aplicación y Investigación Aplicada –, se verificará que las dos últimas categorías tienen casi el mismo peso, con una pequeña ventaja a favor de la investigación aplicada. Con los proyectos así clasificados se gastó un 39,83% del total del desembolso en el año y un 38,06% con la segunda categoría. En número de proyectos aprobados, un 39,53% se ubicó en la categoría de investigación aplicada y un 36,89% en la de investigación básica con potencial de aplicación.

Al contrario de los que tales porcentajes pueden indicar a simple vista, el perfil del desembolso traduce también el compromiso de la Fundación con el avance del conocimiento, finalidad primera de la investigación básica en cualquiera de las dos categorías. Juntas, éstas recibieron un 60,16% de los recursos y sus proyectos corresponden al 60,47% del número de aprobados en el año.Para esta clasificación no se consideraron las becas, sino únicamente los auxilios regulares y temáticos y los auxilios asociados a los programas de Apoyo a Jóvenes Investigadores, Biota-FAPESP, Genoma-FAPESP, PITE, PIPE, ConSITec y de Enseñanza Pública.

Republicar