Imprimir Republicar

SALUD

Nuevas inversiones

El laboratorio Fleury y los hospitales particulares Sirio-Libanés y Einstein crean institutos de investigación

Hospitales y laboratorios de análisis clínicos privados están destinando recursos a la creación de institutos de enseñanza e investigación para el desarrollo de proyectos en el área médica. A comienzos del pasado mes de diciembre, Fleury Centro de Medicina Diagnóstica y el Hospital Sirio-Libanés se sumaron a este grupo de instituciones, que ya tenía como integrante pionero al Hospital Israelita Albert Einstein. El Instituto Fleury fue creado con el objetivo de expandir la investigación, las acciones educativas y la responsabilidad social. Con 250 médicos en su planta funcional, Fleury trabaja con 23 investigadores en el área de medicina. A cargo de 15 de ellos había 19 proyectos internos, 26 en cooperación con universidades y 19 tesis en preparación total o parcialmente en el área técnica del laboratorio, todo esto al final de 2003.

El instituto pretende fortalecer las asociaciones vigentes entre el laboratorio y diversos centros de investigación como la Universidad de São Paulo (USP) y la Universidad Estadual Paulista (Unesp), y establecer nuevos acuerdos. La idea es también expandir el radio de acción de los programas de educación permanente, perfeccionamiento y especialización que el laboratorio mantiene desde hace años, prioritariamente para su personal de nivel superior. “Pretendemos también dictar cursos de posgrado, que al menos en un primer momento se harán efectivos en las universidades socias”, comenta Rendrik Franco, uno de los directores del instituto.

De acuerdo con Franco, el laboratorio invertirá 3 millones de reales anuales en el instituto, esto sin considerar los fondos que desde hace ya algunos años destina a la investigación. “Estos recursos se volcarán principalmente a las áreas de educación y responsabilidad social”, acota Franco. Con este iniciativa, Fleury pretende también incrementar sus inversiones en la publicación de textos científicos. “Hemos lanzado varios manuales, y ahora pretendemos también editar periódicos y libros”, comenta Franco. El director afirma que las iniciativas de Fleury en el desarrollo de productos y procesos y en innovación tecnológica se han incrementado mucho en los últimos diez años. “Recientemente hemos notado que muchos de estos conocimientos acumulados y aplicados son pasibles de registro de propiedad intelectual”, dice.

Masa crítica
En tanto, Hospital Sirio-Libanés de São Paulo inauguró a comienzos de diciembre un Instituto de Enseñanza e Investigación con inversiones de 20 millones de reales. Dicho instituto aguarda la autorización del Ministerio de Educación para actuar como institución de enseñanza superior y en breve dictará cursos de posgrado lato sensu, con programas de residencia médica, especialización, perfeccionamiento y pasantías en diversas especialidades, tales como estudios del dolor, oncología y videocirugía. “La idea es formar masa crítica en investigación experimental y clínica, para posteriormente ofrecer también maestrías stricto sensu“, dice Roberto de Queiroz Padilha, director ejecutivo del instituto.

El Instituto del Hospital Sirio-Libanés cuenta con seis centros de capacitación con infraestructura para investigación, enseñanza y práctica de videocirugía, microcirugía, artroscopía, simulación de situaciones críticas, braquiterapia de próstata y emergencias cardiovasculares. También dará continuidad al trabajo del Centro de Estudios y Investigaciones del Sirio-Libanés, que desde 1978 fomenta la educación continua para médicos y otros profesionales de la salud mediante la realización de jornadas, simposios, congresos y reuniones científicas sobre los más variados temas, con relieve para el área de terapia intensiva. “Ahora será posible seguir desde nuestros anfiteatros cualquier procedimiento realizado en el centro quirúrgico del hospital y en los centros de capacitación”, observa Padilha.

El pionero, que es el Instituto de Enseñanza e Investigación del Hospital Albert Einstein, que nació formalmente en 1998, dicta carreras de grado en enfermería y posgrado lato sensu en diversas áreas de la medicina. “Al margen de los programas regulares, dictamos actualmente más de 80 cursos de actualización”, dice Carlos Alberto Moreira Filho, coordinador del instituto. “La investigación es una actividad estratégica para el hospital”, comenta. El Instituto del Albert Einstein mantiene acuerdos de colaboración con diversas universidades de Brasil y del exterior: la USP, Escuela Paulista de Medicina y la Cleveland Clinic son algunos ejemplos de estas aliadas. Con una inversión inicial de alrededor de 10 millones de reales, generó ingresos por valor de 12 millones de reales en 2003, y proyecta un crecimiento de un 25% en 2004. Atrajo casi 6 mil alumnos en 2003.

Republicar