Imprimir Republicar

Ciencia

Cuatro pastillas que valen por diez

Una cantidad menor de comprimidos de cloroquina tienen el mismo efecto que el tratamiento tradicional contra el paludismo

Luego de observar que hombres y mujeres con paludismo que no tomaban todos las pastillas recetadas y aun así mejoraban o se curaban, investigadores de la ciudad de Belém empezaron a considerar la hipótesis de que el tratamiento pudiese repensarse. Y tal hipótesis mostró ser consistente. Un equipo del Instituto Evandro Chagas y del Centro de Enseñanza Superior de Pará (Cesupa) chequeó esa posibilidad mediante un estudio llevado a cabo con 132 personas contaminadas con el protozoo Plasmodium vivax, divididas en dos grupos, sin que ninguna de ellas supiese si estaban tomando un medicamento o un placebo. Los 67 pacientes que integraban uno de los grupos tomaron cuatro comprimidos (600 miligramos) de cloroquina -el medicamento más utilizado en el tratamiento contra la malaria- durante un día y el placebo los dos días posteriores. Los 65 del otro grupo siguieron el tratamiento tradicional: cloroquina durante los tres días (cuatro pastillas el primer día y tres los dos días siguientes). Durante siete días, todos recibieron primaquina, que evita la recaída de la malaria, de la cual se registraron casi 370 mil casos en 2003, principalmente en la región norte de Brasil.

Los resultados fueron estadísticamente equivalentes: un 88,1% de cura -medida por la ausencia de fiebre- en el primer grupo que tomó placebo, y un 91,2% en el segundo, una vez pasado el cuarto día de tratamiento. “Cuatro píldoras de cloroquina en una dosis única, en lugar de diez durante tres días son lo suficiente como para tratar la malaria”, asegura José Maria de Souza, médico del Instituto Evandro Chagas y uno de los autores de este trabajo, publicado en la Revista do Instituto de Medicina Tropical de São Paulo. De acuerdo con el investigador, no existen riesgos de que un tratamiento más corto aumente la resistencia del Plasmodium vivax a los medicamentos.

Esta posibilidad de ajuste en el tratamiento de la malaria se suma a otra, verificada también el año pasado e informada en la Revista da Sociedade Brasileira de Medicina Tropical. Nagib Ponteira Abdon, otro investigador del Evandro Chagas, aplicó el tratamiento normal (diez comprimidos de cloroquina administrados durante tres días y uno de primaquina durante 14 días) a 40 pacientes, mientras que otros 40 tomaron cuatro comprimidos de cloroquina más dos por día de primaquina durante siete días. “Hubo una cura completa en los dos grupos”, afirma Souza, que dirigió ese trabajo. De acuerdo con Souza, los resultados de estos estudios, que implicarían costos menores y menos sacrificios para la salud de los pacientes, fueron comunicados oficialmente al Comité Consultivo del Ministerio de Salud, del cual el médico forma parte.

Republicar