Imprimir Republicar

Política C&T

Un saldo positivo

El número de publicaciones brasileñas sobre genómica ha crecido bastante

El avance de la investigación en genómica ha tenido un impacto positivo en la evolución de los indicadores de la producción científica nacional. Entre 1998 y 2003, el número de artículos abocados al tema publicados por investigadores brasileños en periódicos científicos internacionales indexados creció un 72,4%. Esta evolución, en términos porcentuales, solamente fue comparable con el desempeño de Estados Unidos e Inglaterra, países con una rica historia en investigaciones sobre el genoma. En Italia, Francia y Japón, por ejemplo, el ritmo de crecimiento de las publicaciones fue mucho menor: creció entre un 37,6% y un 44,6%.

Esta evolución fue observada por Rogério Meneghini, coordinador de investigaciones del Laboratorio Nacional Luz Sincrotón (LNLS) y un estudioso de la cienciometría, con base en el análisis comparativo del desempeño de 11 países en el Science Citation Index (ISI) de la base de datos del Institute for Scientific Information, divulgada por National Science Indicators . Y el desempeño de los brasileños sorprendió: en 1998 Brasil ocupaba el último puesto en publicaciones sobre genómica en el ranking de esos países. A la época, la estrella era Francia. Meneghini observa también que la mayor parte de las publicaciones brasileñas se relaciona con las investigaciones desarrolladas por la Organización para el Secuenciamiento y el Análisis de Nucleótidos (Onsa), patrocinada por la FAPESP.

En cifras absolutas, Estados Unidos mantiene una amplia ventaja con relación a los demás países, con más de 20 mil artículos sobre genómica publicados el año pasado. Inglaterra, Japón y Alemania disputan el segundo lugar, con alrededor de 4.500 artículos publicados, seguidos por Francia, con 3.887; Italia, con 1.565: y Brasil, con 508. Pero Brasil está dando fuertes indicios en el sentido de consolidar su capacidad para la investigación genómica, de acuerdo con el análisis de Meneghini.

La expectativa indica que el crecimiento del número de publicaciones también se reflejará en el número de citas, otro indicador generalmente utilizado para medir el vigor de la actividad de investigación en un país. La conclusión del secuenciamiento de la bacteria Xylella fastidiosa , por ejemplo, publicada en la revista Nature en julio de 2000, suma hasta ahora 200 citas, de acuerdo con los cómputos de Meneghini. “Es un número significativo, dado el corto lapso de tiempo hasta ahora”, acota. Y el secuenciamiento y la comparación de los genomas de otras dos bacterias, la Xanthomonas citri y la Xanthomonas campestri , también publicados por Nature en mayo de 2002, tuvieron una gran repercusión entre los investigadores y cuentan hasta ahora con 60 citas.

Republicar