Imprimir Republicar

Reseñas

Bocage a flor de texto

Biografía trae a la luz al poeta portugués, incluso en su paso por Brasil

Las biografías están de moda. Los que fueron a la 18ª Bienal del Libro de São Paulo tenían mucho para elegir: librazos y libritos, biografiados de aquí y de allá. Desde Edward Said hasta Adoniran Barbosa, el género se ofrecía para todos los gustos y para todos los bolsillos.No deja de ser curioso que este interés coincida con la tan pregonada muerte del sujeto. ¿Será posible que ? una vez muerto el sujeto, la biografía esté dando señales de resurrección.

Puede ser: al contrario de la ficción, en el caso de los personajes que pueblan una biografía, cualquier semejanza no es pura coincidencia. En este género, el pacto entre el autor y el lector endosa la promesa de que el personaje de papel y tinta es un doble de una figura de carne y hueso. Pero también puede ser que, de tanto girar en torno de sí misma, la ficción contemporánea más apreciada por la crítica haya fastidiado a los lectores: consumidor habitual de aventuras, el respetable público busca en la biografía aquello que la literatura le ha negado.

En el horizonte de ese intrigante (y bienvenido) florecer del género biográfico, Adelto Gonçalves publica Bocage: O perfil perdido . Fruto de una investigación universitaria, este texto lleva esa marca de origen a flor de piel.Esto es, en este caso, a flor de texto.El caso es que existen varios Bocages: empezando por el muy conocido del anecdotario popular, pornográfico y grosero. Y tantos otros, como el émulo de Camões, que sigue las huellas del maestro alrededor del mundo, o también el socio de agremiaciones poéticas convencionales y conservadoras.

Pero, cualquiera que sea el Bocage de cada uno de nosotros, convive con todos los otros en la persona física de Manuel Maria Barbosa du Bocage (1765-1805), ciudadano portugués que vivió en una época en que su país se atollaba en contradicciones. El Portugal del siglo XVIII estaba casi siempre a contramano de la modernización europea, aunque a veces compartiese efímeramente la vertiente iluminista. Medidas legales y episodios políticos evocados en el libro ilustran el tímido vaivén de la modernización portuguesa, cuyos retrocesos terminaron valiéndole al poeta su prisión.

Con mucha capacidad, Adelto Gonçalves sumerge a sus lectores en este clima de época, cuya reconstitución es con toda seguridad verosímil. Y desde la verosimilitud, la envergadura de su investigación se asegura su veracidad. Contribuye a lograr tal efecto la cuantiosa bibliografía que riega las páginas del libro con abundantes notas de pie.

En un intento por probar el perfil prometido desu biografiado, el autor no escatima detalles a la lectura: citas, referencias cruzadas, digresiones eruditas y polémicas con otros investigadores. Pero el caso es que no siempre el lector aprecia tamaño esfuerzo.

Entre la tesis y el libro, entre el fin de la investigación y la publicación de sus resultados, se abre un abanico de opciones sobre el cual el investigador necesita meditar profundamente. Pues sucede que no todo lo que éste rescató merece ser publicado, sobre todo cuando el producto final de la investigación es una biografía, cuya publicación comercial tiene en la mira el público masivo. En un género narrativo como el biográfico, el vaivén exagerado entre fuentes representa digresiones que no siempre son bienvenidas. En uno de sus bellos sonetos, Olavo Bilac aconseja al joven poeta que No se muestre en la fábrica el suplicio/ del maestro. Y natural, el efecto agrade,/ sin recordar los andamios del edificio.

Quizás el consejo quepa también para el trabajo del investigador.No obstante, no es únicamente en la formatación de su biografía que el libro de Adelto Gonçalves puede desencontrarse con un público menos celoso ante las minucias. Puede también tropezar entre lectores que esperan una relación menos ingenua y lineal entre la vida y la obra de un poeta.

La perspectiva desde la cual esta biografía fue escrita toma a la obra de Bocage (y de algunos de sus contemporáneos) como fianza biográfica y viceversa. Por un lado, esta interpretación podría sostenerse, pues se trata de un poeta (pre-romántico) para quien la poesía es (todavía) un género sujeto a una escritura fuertemente normativizada, y que no pocas veces sirve de capital social y de moneda de prestigio. Pero no es por esa senda que avanza la investigación de la cual resulta este Bocage: O perfil perdido .

El camino escogido por el investigador es diferente: es el aporte de algunas informaciones nuevas, la rectificación de otras y, para el lector brasileño, un atractivo extra: detalles del paso del poeta por Río de Janeiro y la presencia de un antepasado de Bocage entre las fuerzas portuguesas que lucharon contra los franceses a comienzos del siglo XVIII, cuando estos últimos invadieron la por ese entonces colonia portuguesa que éramos.

Marisa Lajolo es profesora de Teoría Literaria de la Unicamp, donde coordina el proyecto Memoria de Lectura http://www.unicamp.br/iel/memoria

Bocage: O perfil perdido [Bocage: El perfil perdido]
Adelto Gonçalves
Caminho (editorial de Portugal)
380 páginas / 29,93

Republicar