Imprimir Republicar

Memoria

Los albores de la difusión científica

Uno de los primeros periódicos brasileños, creado en 1813, contenía noticias y comentarios sobre estudios e invenciones

Los artículos y comentarios sobre ciencia son tan antiguos como la propia prensa en Brasil. El modo de difundir y discutir el saber científico era obviamente diferente al de hoy en día. Un hermoso ejemplo de esa forma primigenia de divulgación científica llegará a las librerías brasileñas este mismo año. A pedido de la Casa de Oswaldo Cruz de Río de Janeiro, la Biblioteca Nacional digitalizó las 18 ediciones de la revista O Patriota, una publicación que circuló en la Capital Federal de ese entonces durante dos años: en 1813 y 1814. Una de sus principales características era el gran espacio destinado a las ciencias con artículos extranjeros, principalmente franceses, pese a que existiera la preocupación de fomentar la publicación de textos de autores nacionales.

Los artículos tenían un carácter enciclopédico y eran divididos por temas: matemática, navegación e hidrografía, hidráulica, botánica y agricultura, química, medicina y mineralogía (área ésta que comprendía a las observaciones meteorológicas). La publicación, que fue mensual durante el primer año de circulación y bimestral durante el segundo, contenía también temas tales como viajes, política, poesía y la descripción de los diferentes pueblos que integraban el Imperio Portugués.

“Esta miscelánea temática es representativa de la cultura de la época y demostrativa del peso que adquirían los asuntos científicos en el ambiente del Iluminismo tardío luso-brasileño”, observa Lorelai Kury, investigadora de historia de la ciencia de la Casa de Oswaldo Cruz y organizadora del libro de ensayos y del CD-ROM que contiene toda la edición facsimilar, que serán publicados este año en el marco de una colaboración entre Editora Fiocruz y la Biblioteca Nacional.

O Patriota fue el primer periódico con textos de difusión científica publicado en Río de Janeiro. Su editor era el bahiano Manoel Ferreira de Araújo Guimarães, también responsable de la Gazeta do Rio de Janeiro. Según sostiene Nelson Werneck Sodré, en su consagrada obra História da imprensa no Brasil (de la editorial Martins Fontes), la Gazeta fue el primer periódico brasileño, pese a que otros investigadores consideran que el Correio Braziliense fue efectivamente el pionero. Creada en septiembre de 1808, bajo los auspicios de la Corte, a la sazón instalada en Río, la Gazeta tenía cuatro páginas y era semanal en sus comienzos, para luego pasar a salir cada tres semanas.

Las únicas preocupaciones visibles en el periódico consistían en noticiar qué sucedía en Europa y agradar a la familia real — por lo tanto, nada había sobre ciencia. En tanto, Correio fuera fundado por Hipólito da Costa en Londres algunos meses antes, en junio de 1808. “Pero su inserción en la prensa brasileña es discutible, menos por el hecho de haberse elaborado en el exterior, cosa que sucedió muchas veces, y más por no haber surgido y no haberse mantenido por fuerza de las condiciones internas sino de condiciones externas”, argumenta en su libro Sodré.

ElCorreio era mensual y tenía una sección llamada Literatura y Ciencias, dedicada en muchas ocasiones a las discusiones relativas a la universidad francesa. En tanto, los textos de O Patriota, algunos de los cuales eran ilustrados, mostraban la preocupación por difundir aquello que era conocido como “conocimiento útil” para los lectores, en los moldes del enciclopedismo europeo.

Republicar