Imprimir Republicar

Memoria

Centenario y revitalizado

El Instituto Histórico y Geográfico de São Paulo cumple 110 años y se renueva

El Instituto Histórico y Geográfico de São Paulo (IHGSP) llega a los 110 años con una excelente expectativa de viva. Poseedor de documentos únicos, que cuentan e ilustran la historia paulista con una enorme riqueza de detalles, en los últimos tiempos su rico acervo se encontraba sumido en un estado de evidente abandono, sin el mantenimiento necesario para su preservación y con poquísima seguridad.

La institución nació en 1894, como resultado de la iniciativa del médico Domingos José Nogueira Jaguaribe Filho, del ingeniero Antônio de Toledo Pisa y del abogado Estevão Leão Bourroul. Los tres publicaron un anuncio en el periódico O Estado de S. Paulo donde hacían un llamamiento a “todos los hombres de letras” de la capital, para participar de una reunión en la Facultad de Derecho Largo de São Francisco para abordar la creación del IHGSP. Sesenta y seis personalidades atendieron al llamado y así se convirtieron en fundadoras del emprendimiento junto con los tres pioneros.

De acuerdo con el artículo 1º del estatuto de la entidad, su misión consiste en “promover el estudio y el desarrollo de la historia y la geografía de Brasil y principalmente del estado de São Paulo, como así también ocuparse de cuestiones y temas literarios, científicos, artísticos e industriales que puedan interesar al país desde cualquier punto de vista”. Sin embargo, cabe acotar que los paulistas no fueron los pioneros en este sentido.

El Instituto Histórico y Geográfico Brasileño fue fundado antes, en 1838, por iniciativa del emperador Don Pedro II, inspirado en el Institut Historique de París (de 1834). Los de Pernambuco (1862), Alagoas (1869) y Ceará (1887) le siguieron, y el de Bahia también es de 1894. Hoy en día este tipo de institución se ha vuelto común en las principales ciudades del país: son ogranismos depositarios de documentos que no siempre encuentran guarida en otros entes municipales.

También constituyen un punto de encuentro de sociedades científicas y literarias. En São Paulo, por ejemplo, en 1898 el ingeniero Euclides da Cunha (uno de los socios do IHGSP) hizo una lectura pública del trabajo intitulado “Climatología de los sertones de Bahía”. Se trataba de la presentación de una parte de Os sertões [Los sertones ], obra presentada en forma de libro cuatro años después. Pocos a poco el instituto se transformó en el guardián de una parte de la memoria paulista y también brasileña, en razón de las donaciones de bibliotecas y archivos personales.

Su acervo incluye documentación del pintor Benedito Calixto, sobre la vida privada del ex presidente Washington Luís, temas relativos a la historia de las ciudades del interior y del litoral paulista, una colección de cartas de los jefes de la Revolución de 1924, álbumes de música con himnos, marchas, conciertos y fragmentos de ópera del maestro Alexandre Levy y decenas de otras colecciones. Hay también allí piezas raras de la Marina Imperial durante la Guerra del Paraguay, objetos que pertenecieron a Santos Dumont, esquelas y cartas de Don Pedro II, de la princesa Isabel y del conde D?Eu. El salón dedicado a la Revolución Constitucionalista de 32 cuenta con una gran variedad de items originales de aquel período. Éste será el primer sector objeto de la revitalización.

Actualmente instalado en el cuarto piso de la sede del IHGSP, ese archivo se encuentra en precarias condiciones, requiere refacciones y un trabajo a cargo de investigadores, para reorganizar y poner en condiciones el material, como para que pueda consultárselo sin riesgo de deteriorar más aún esos raros documentos.La familia de José Celestino Bourroul, socio del instituto fallecido recientemente, donó la biblioteca de más de cuatro mil ejemplares referente a la Revolución del 32.

“Asimismo, la familia se dispuso a hacer efectivas las refacciones necesarias para la correcta instalación de los libros, conjugada así con el archivo existente en el instituto”, afirma Nelly Martins Ferreira Candeias, presidente del instituto desde 2002, una de las responsables de la revitalización de la institución y la primera mujer que lo preside. La Federación Paulista de Filatelia ha de instalar allí el Centro de Memoria Filatélica, con parte de la historia de las comunicaciones brasileñas. Asimismo, el instituto se aboca a la conscripción de nuevos socios, con intereses diversificados.

“Invitamos a investigadores, escritores y a diversas personalidades a dar nuevo vigor a la institución”, comenta Nelly. Entre ellos están Jorge Caldeira, autor de Mauá: O empresário do Império , que colabora con el instituto, Adriana Florence, investigadora y artista plástica descendiente del naturalista y dibujante Hercule Florence, y Maria Adelaide do Amaral y Alcides Nogueira, escritores y autores de la miniserie televisiva Um só coração . “Con el renacimiento del instituto pretendemos atraer a los estudiantes e investigadores de colegios y facultades del centro de São Paulo y convertirlo en un irradiador de conocimiento.”

Republicar