Imprimir Republicar

Ciencia

Las prioridades de Minas Gerais

Sale un atlas que apunta 105 áreas de inmensa riqueza biológica como objetos de estudio y conservación

Más parecida a un pequeño oso que vive colgado de los árboles, la martilla [macaco-da-noite] reapareció en Minas Gerais entre la vegetación de un tramo de Bosque Atlántico, en el límite con Río de Janeiro. También denominada jupará oPotos flavus , esta especie había permanecido durante casi 60 años en un completo ostracismo, en riesgo de desaparición debido a la caza, pues su carne es bastante apreciada. Buenas noticias como ésta, junto con otras no tan buenas, marcan la segunda edición del Atlas da biodiversidade de Minas Gerais , coordinado por dos organizaciones no gubernamentales: la Fundación Biodiversitas y Conservação Internacional.

De la obra, patrocinada por Companhia Vale do Rio Doce, se desprende una conclusión principal: poco se ha avanzado en términos de conservación ambiental desde 1998, cuando salió la primera edición. La destrucción de los ambientes naturales, impulsada por la expansión de las ciudades, la producción agropecuaria, la minería y el turismo, aún forma parte del cotidiano de los habitantes del estado.

Frente a tal situación, Biodiversitas propone la ampliación del número de áreas consideradas como prioritarias para la conservación: de las 86 listadas en el primer Atlas a 105. Estos espacios, definidos según el tamaño o el grado de conservación de las áreas y la ocurrencia de especies endémicas (exclusivas) o amenazadas de extinción, corresponden a alrededor del 20% del área del estado, el equivalente a por lo menos el doble del área ya protegida en unidades de conservación, que cubren casi el 8% del territorio de Minas. Situados a veces dentro de haciendas o cerca de las ciudades, representan los remanentes de Bosque Atlántico, Sabana y Caatinga, los grandes ecosistemas de Minas Gerais.

Mantener esas áreas con el menor nivel de intervención humana posible significa preservar a las especies amenazadas de extinción, como los monos muriquíes (Brachyteles hypoxanthus ), los más grandes primates de Brasil, típicos del Bosque Atlántico. Hay especies endémicas incluso en los alrededores de las ciudades, como la libélula Aeshna eduardoi , de abdomen con manchas azules y tórax con franjas amarillas, encontrada en Morro do Ferro, en Poços de Caldas y en el Parque Estadual do Rola-Moça, en la Región Metropolitana de Belo Horizonte.

En la Sabana, es cada vez más difícil encontrar al pato serrucho (Mergus octosetaceus ), un ave de pico largo y fino que habita las aguas limpias de la Sierra da Canastra, el guacamayo grande (Anodorhynchus hyacinthinus ), de hasta un metro de longitud, o la abeja Melipona rufiventris , víctima de la deforestación y la explotación exagerada de la miel. Entre los árboles en riesgo de extinción se encuentran el palisandro del Brasil (Dalbergia nigra ) en el Bosque Atlántico y en la Caatinga, presionado por la agricultura de subsistencia y la ganadería extensiva, la aroeira (Myracrodruon urundeuwa ) y el embaré (Cavanillesia arborea ).

Producto del trabajo de 197 expertos de 56 instituciones de investigación, el Atlas clasifica las áreas prioritarias en cuatro grupos, de acuerdo con su riqueza biológica. Hay 16 áreas especiales, de belleza o importancia sin parangón, como el Valle do Peruaçú, en el norte de Minas, con cavernas de interés arqueológico, la Sierra da Mantiqueira, remanente del Bosque Atlántico al sur, y el Área Peter Lund, de interés paleontológico. Otras 35 son calificadas como de extrema importancia, con alta incidencia de especies animales y vegetales bajo amenaza de extinción ?a ejemplo de la región de Carirí, en el norte, donde viven el muriquí y anfibios raros.

Están también 36 áreas de importancia muy alta y otras 18 de alta relevancia, como el río São Francisco y sus principales afluentes, rodeados por la ganadería, la siderurgia y la agricultura. Existe una perspectiva de que esos espacios más delicados sean tomados en serio en el marco de las políticas públicas: el Consejo de Política Ambiental (Copam) incorporó el Atlas a la legislación ambiental oficial de Minas Gerais. “En la práctica”, comenta Yasmine Antonini, consultora de la fundación, “el Atlas se ha convertido en un instrumento cuyas recomendaciones pueden nortear, por ejemplo, el análisis de proyectos de empresas que puedan ocasionar impactos negativos al ambiente.”

Onicóforos
El Atlas , elaborado con el apoyo de la Secretaría de Medio Ambiente de Minas Gerais y de la unidad estadual del Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama), refleja las ganancias de conocimiento científico acumulado en cinco años. El Parque Nacional das Cavernas do Peruaçú, calificado hace cinco años como de importancia potencial, ya que no se sabía a ciencia cierta cuál era su riqueza biológica, es hoy en día tenido como de suma importancia, como consecuencia de las investigaciones realizadas en ese tiempo. En la Sabana de Peruaçú viven especies amenazadas de extinción, a ejemplo del aguará-guazú (Chrysocyon brachyurus ), el yaguareté (Panthera onca ) y el venado cenizo (Mazama gouazoubira ).

ElAtlas expresa también cuánto tiene Minas Gerais aún por contar. La región de nuevo Oriente de Minas, nordeste del estado, cercana a la localidad de Teófilo Otoni, por ejemplo, ingresó en la lista de prioridades debido a que en ella hay una caverna de granito con especies raras y poco estudiadas, como el onicóforo, una especie de babosa con patas, emparentada con el Peripatus acacioi , un raro animal de cuerpo alargado y piel húmeda, ubicado en la transición entre una lombriz y un insecto. En tanto, las áreas de las cuencas de los ríos Araguarí, en el oeste del estado y Alto Río Grande, en el sur, no son más prioritarias, como en 1998: sencillamente desaparecieron, cubiertas por las aguas de las represas formadas por las hidroeléctricas. “Fueron impactos irreversibles”, se lamenta Yasmine.

El Proyecto
Atlas para la Conservación del Biodiversidad del Estado de Minas Gerais
Coordinadores
Gláucia Moreira Drummond y Cássio Soares Martins ? Biodiversitas
Inversión
R$ 300.000,00

Republicar