Imprimir Republicar

Estrategias

La vigorosa expansión de la Fiocruz

La Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) incorporó a su Instituto de Tecnología en Fármacos (Farmanguinhos) un parque industrial que pertenecía al laboratorio multinacional GlaxoSmithKline, emplazado en Jacarepaguá, zona oeste de Río de Janeiro. El gobierno brasileño gastó 6 millones de dólares en el negocio, que permitirá a la Fiocruz quintuplicar su capacidad productiva. La prioridad será abastecer los programas de distribución de medicamentos del Ministerio de Salud.

En 2005, la unidad empezará a producir antibióticos, items que hasta ahora no formaban parte de la lista de fármacos fabricados por la institución. El vínculo de la Fiocruz con GlaxoSmithKline es más profundo. Meses atrás, la fundación hizo un acuerdo con la multinacional para recibir la tecnología de fabricación de la vacuna triple viral (contra el sarampión, la rubéola y la papera).

El término de posesión de la planta industrial se suscribió en el marco de una ceremonia que contó con la presencia del presidente Lula, a comienzos de agosto. En el mismo evento se colocó la piedra fundamental del edificios de Prototipos, Reactivos y Biofármacos, y también se inauguró el Centro de Producción de Antígenos Bacterianos Charles Mérieux, una nueva unidad de la fundación. 

Se trata del más moderno laboratorio de vacunas bacterianas de Latinoamérica, que producirá anualmente 45 millones de dosis de inmunizantes. Con la inauguración de las instalaciones, dos vacunas pasan a integrar la línea de producción de la Fiocruz: la tetravalente (contra la difteria, el tétano, el coqueluche, la meningitis por Haemophilus influenzae del tipo B y otras infecciones) y la meningococo B. 

Republicar