Imprimir

Política C&T

El Arca de Noé digital

Una red integra datos de plantas, animales y microorganismos de colecciones paulistas y del exterior

Cuando encontró aquel arbusto de medio metro de altura, hojas verdes oscuras anchas y flores amarillas, la botánica Giselda Durigan se sorprendió. Jamás había visto en aquella especie en seis años de expediciones por las 1,3 mil hectáreas de Sabana de la Estación Ecológica de Assis, región este del estado de São Paulo. Luego de buscar registros de esa planta en herbarios, Giselda descubría que había reencontrado el chaparro, planta considerada probablemente extinguida en el estado – observada por última vez más o menos 30 años antes en Pedregulho, São Paulo. Típica de áreas abiertas en que el Cerrado [Sabana] se confunde con pasturas, el chaparro se esconde entre gramíneas: expone solamente sus hojas espesas y una vez por año, de noviembre a diciembre, los cachos de flores amarelas.

Hasta ahora, cualquier biólogo que pretendiera estudiar una planta, un animal o un microorganismo – no siempre resultando en la identificación de una especie nueva – tenía que seguir ese mismo trayecto, con muchas horas caminando, o peregrinar por las colecciones de los institutos de investigación. Pero la cosa ha cambiado. Desde el comienzo de este mes, las características físicas, la clasificación biológica y el área de ocurrencia, imágenes y estudios de referencia de millares de especies de animales, fungos, bacterias y plantas brasileñas, como el chaparro están en Internet, a unos pocos clics de cualquiera, reunidos en splink.cria.org.br (sin www). Ésa es la dirección del Species Link, una portentosa red de información que integra bases de datos nacionales e internacionales, desarrollada por el Centro de Referencia en Información Ambiental (Cria).

Dicha red, que constituye el primer inventario digital de la biodiversidad paulista y de parte de la brasileña, integra en este momento 38 colceciones científicas (24 paulistas y 14 internacionales) de plantas, animales y microorganismos de diferentes grupos taxonómicos, mantenidas por ocho instituciones de enseñanza e investigación en el país. Species link se encuentra todavía en fase de prueba, y alberga informaciones sobre 350 mil registros, tal como se denomina a la reunión de una especie en el campo.

De dicho total, que se duplicaría su tamaño al final de 2005, a medida que se vayan digitalizando los datos, casi 50 mil registros provienen del Sistema de Información del Programa Biota-FAPESP (SinBiota), responsable del relevamiento de la biodiversidad y los recursos naturales paulistas. Esta red crecerá más aún al incorporar datos de colecciones claves de otros estados, como las del Herbario del Jardín Botánico de Río de Janeiro, que desde hace más de un siglo documenta la diversidad biológica de los ecosistemas brasileños.

Pirañas
Esta especie de arca de Noé digital no reemplazará a las colecciones con las propias muestras de animales y plantas, que siguen siendo esenciales para estudios comparativos más detallados, pero facilitará bastante el trabajo científico. Recorriendo las bases de datos reunidas en la red, un biólogo podrá descubrir en cuestión de minutos cuántas pirañas se registraron en las colecciones científicas del estado de São Paulo, por ejemplo. De uno de los géneros más comunes, el Serrasalmus, existen 843 registros.

“El valor del Species Link es inestimable desde el ponto de vista científico, pues reunir en una sola dirección en Internet informaciones cuyo acceso de otro modo sería casi imposible”, comenta Vanderlei Perez Canhos, director presidente del Cria y coordinador del Species Link. Con esta red, las instituciones científicas de Brasil se ubican en el mismo grupo de las otros países, que cuentan con artificios similares hace al menos cinco años. El Species Link también abre el camino para que el país participe en el un proyecto más amplio: el Infraestructura Global de Información sobre Biodiversidad (GBIF, sigla en inglés), destinado a la construcción de una estructura compartida de datos sobre la biodiversidad del planeta.

Republicar