Imprimir

Tecnociencia

Alboroto en el interior de la Tierra

Varían más de lo que se pensaba la densidad, la composición y la agitación de la región más interna del manto, la espesa capa de rocas ubicada entre la superficie y el núcleo de la Tierra. La base del manto, una región de algunas centenas de kilómetros –la capa D”–, es probablemente la parte más exótica del interior de la Tierra, de acuerdo con el sismólogo Edward Garnero, de la Universidad del Estado de Arizona (ASU). Garnero y otros geofísicos de Estados Unidos y de Noruega exploraron la capa D’’ ubicada debajo de América Central y del Caribe a través de las ondas sísmicas generadas por temblores de tierra (Science, 8 de octubre). Los resultados revelan variaciones de hasta 20 grados en la inclinación de las capas del manto inferior, en distancias relativamente cortas (centenas de kilómetros), que alteran la dirección de las vibraciones de las ondas sísmicas.

Existen señales de impresionantes cambios de densidad en puntos relativamente cercanos, que indican corrientes y turbulencias vigorosas causadas por el calor proveniente del núcleo, que mezclan el material más frío que desciende del manto y se acumula en la capa D’’. Esta agitación ayuda a enfriar el planeta, cuyo centro podría ser tan caliente como la superficie del Sol.

Republicar