Imprimir

Política C&T

Comienza otro

El Senado brasileño autoriza la investigación con células madre y restablece los poderes de la CTNBio

ADVANCED CELL TECNOLOGOGYAl cabo de ocho meses de discusión, un amplio acuerdo entre los líderes garantizó la aprobación en el Senado Federal, por 53 votos a 2, del proyecto de ley de Bioseguridad. El proyecto sustitutivo del senador Ney Suassuna (PMDB-PB) modifica al aprobado por la Cámara de Diputados y autoriza el uso de células madre de embriones excedentes de los procesos de fertilización in vitro – siempre y cuando sean inviables para la implantación o estén congelados hace tres años o más -, pero mantiene la prohibición de la clonación terapéutica. Los cambios obligan a que el proyecto regrese a la Cámara para una nueva votación, antes de su sanción por parte del presidente Luiz Inácio Lula da Silva. En la Cámara el texto no puede alterarse. Los diputados podrán solamente acatar o rechazar integralmente el sustitutivo de Suassuna. En caso de rechazo, volvería a valer el polémico proyecto del diputado Renildo Calheiros (de Partido Comunista de Brasil por Pernambuco), aprobado en febrero.

Los científicos celebraron la decisión del Senado. “Fue un gran avance”, dijo Patrícia Pranke, experta en células madre umbilicales de las facultades de Farmacia y de Medicina de la Universidad Federal de Río Grande do Sul (UFRGS). Ellos querrían también haber obtenido autorización para avanzar en las investigaciones en clonación terapéutica. “Pero ése es un procedimiento que aún requerirá mucha investigación y afronta algunas limitaciones”, se conforma Mayana Zatz, de la Universidad de São Paulo (USP) y coordinadora del Centro de Estudios del Genoma Humano, uno de los Centros de Investigación, Innovación y Difusión (Cepid) solventados por la FAPESP. Las investigaciones con células madre, al contrario, ya están bastante avanzadas, asegura Mayana.

Los científicos, afirmó la investigadora, están a disposición de los diputados para participar en audiencias públicas y, a ejemplo de lo que se hizo en el Senado antes de la votación de la ley, aclarar eventuales dudas sobre las implicaciones y beneficios de las investigaciones.

Comisión técnica
El proyecto aprobado en el Senado también le reintegra parte de los poderes a la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNBio) que el proyecto de la Cámara le retirara. En el nuevo texto, la CTNBio vuelve a tener poderes para aprobar no solamente las investigaciones, sino también el uso comercial de organismos genéticamente modificados (OGMs). La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) y el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y de Recursos Naturales Renovables (Ibama) podrán cuestionar las decisiones de la comisión en lo que se respecta a la seguridad alimentaria o a los impactos sobre el medio ambiente provocados por el cultivo comercial de los transgénicos, y presentar apelaciones ante el Consejo Nacional de Bioseguridad, integrado por 11 ministros. “El texto es mejor que la legislación actual, la ley 8.974, de 1995”, compara Reginaldo Minare, abogado y experto en bioseguridad.

De acuerdo con la evaluación de Minare, uno de los principales avances del proyecto está en su artículo 36, que modifica la Ley Ambiental (6.938/81), eliminando la afirmación, considerada “dogmática”, de que cualquier introducción de especies genéticamente modificada constituye una actividad potencialmente contaminante, lo que obligaba a la concesión de licencias ambientales y estudio de impacto ambiental antes de su utilización comercial.El proyecto reglamenta el cultivo de transgénicos en Brasil. Pero la demora en la aprobación de la ley obligó al gobierno a promulgar un decreto de necesidad y urgencia autorizando el cultivo y la comercialización de la cosecha de soja de 2005. El texto permite la venta de soja hasta el 31 de enero de 2006.

Republicar